Los mejores jonrones que hemos visto: Desde Rajai hasta el cuadrangular fantasma de Jeter

play
El cuadrangular de Rajai Davis que empató el Juego 7 de la Serie Mundial de 2016 (0:51)

En el Juego 7 de la Serie Mundial 2016, Rajai Davis se la desapareció a Aroldis Chapman para empatar el juego a seis, en la octava entrada. (0:51)

Se suponía que esta era la Semana de Apertura, el momento en que los fanáticos de las Grandes Ligas de todas partes esperan crear recuerdos de una temporada. Como no tendremos juegos con los que emocionarnos por un tiempo, pensamos que sería divertido dar un paseo por el camino de la memoria reviviendo algunos de nuestros momentos de béisbol favoritos.

En la primera entrega de una serie de una semana centrada en un tema de béisbol diferente cada día, les pedimos a nuestros reporteros de la MLB que nos contaran sobre el mejor jonrón que hayan visto, con una sola regla: tenían que haber estado en el lugar para presenciarlo.

Ve a ...
Increíble historia de un HR en un Juego 7 | Miggy arranca el techo |
Schwarber saluda la pizarra | Una sorpresa Gigante |
Brosius imita a Tino | El jonrón que no fue, pero sí lo fue |
Hammermania | Trout... simplemente 'El Mejor' |
Hendu lo hizo | La Noche de los Bates en Seattle


Jeff Passan: Una increíble historia de un jonrón en un Juego 7

Gran parte de este trabajo implica pensar en palabras que coincidan con el momento, y cuando vi a Rajai Davis pegar un jonrón en el Juego 7 de la Serie Mundial 2016, sentí que estaba fallando miserablemente, porque todo lo que pude reunir, en los caóticos segundos posteriores, fue un: "No f... way".

Seguí diciéndolo, primero en un susurro cuando la pelota volaba hacia el jardín izquierdo, luego más fuerte cuando aterrizaba sobre la pared de 19 pies en Progressive Field, luego casi repetía una canción, como un loro con un dueño descarado, cuando observaba a Davis recorrer las bases. Todo Cleveland estaba embelesado, y todo Chicago estaba abatido, y simplemente me sorprendió.

Rajai Davis era un jardinero de 5 pies y 9 pulgadas (1.75 metros) que, en sus 3,999 apariciones al plato en temporada regular de su carrera, había bateado 55 jonrones. Se enfrentaba a Aroldis Chapman, el relevista más temido del juego, quien, aunque agotado por el exceso de trabajo en octubre, había logrado tirar una recta de 101 mph justo afuera de la esquina tres lanzamientos antes y otra de 99 mph con la que Davis se fajó dos pitcheos antes, además de una recta de 101 mph que Davis se inclinó para conectar de foul un lanzamiento antes.

Ese lanzamiento dejó la mesa servida para el pitcheo de Chapman a 98 mph, bajo y adentro, y Davis, dejó caer la cabeza de su bate y con esa conexión borró un déficit de dos carreras. La decisión de Joe Buck fue perfectamente simple: "La bola se fue por el jardín izquierdo. Empate, Rajai Davis, 6-6".

Aunque parezca extraño elegir un jonrón bateado por un jugador del equipo perdedor, creo que el poder de permanencia del jonrón de Davis a pesar de que los Cubs ganaron la Serie Mundial valida aún más la elección. Ese batazo convirtió en histórica la victoria de la Serie Mundial y le otorgó un drama y un significado aún mayores. No fueron Bill Mazeroski o Joe Carter. Fue algo que nunca olvidaré.


Dan Mullen: Miggy arranca el techo de Wrigley

Cuando miramos hacia atrás a los Cubs de 2016, recordamos al equipo que hizo historia. Es fácil olvidar que mientras transcurrió ese mes de octubre, todos estábamos convencidos de que las cosas irían terriblemente mal en algún lugar del camino, tal como lo habían hecho tantas veces antes.

Estaba viendo el primer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional desde la sala de prensa ubicada en la parte posterior del jardín izquierdo cuando esa sensación de fatalidad se apoderó de Wrigley al desaparecer una ventaja de 3-1 en la parte alta del octavo. El nivel de fatalidad aumentó aún más cuando parecía que los Cubs estaban a punto de dejar escapar una oportunidad de anotar cuando el bateador emergente Miguel Montero cayó detrás en el conteo, 0-2, con las bases llenas y dos outs.

Pero en lugar de poncharse, roletear o elevar inofensivamente para poner en movimiento el último capítulo del largo libro de los colapsos de los Cubs, Montero hizo algo completamente diferente: bateó la pelota de béisbol con la mayor fuerza de su vida (o al menos en un jonrón en 2016, según datos de Statcast) y casi arranca el maldito techo de Wrigley en el proceso. O al menos eso es lo que yo sentí en ese momento, al igual que Javy Báez (quien dijo después del partido: "Pensé que el techo se estaba cayendo por el salto de los fanáticos") y los 42,376 alborotados fanáticos de los Cubs.

play
0:23

El grand slam de Miguel Montero que rompió el empate en la NLCS de 2016

En el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2016, Miguel Montero conectó un grand slam para romper un empate 3-3 y guiar a los Cubs a la victoria sobre los Dodgers.

He visto jonrones conectados con más fuerza y otros viajar más lejos (crecí yendo al Coors Field), pero el grand slam de Montero fue cuando realmente entendí que estos no eran los típicos Cachorritos; estábamos a semanas de presenciar la historia y no hay nada mejor que eso.


Jesse Rogers: Schwarber propina un golpe de gracia ... en la parte superior de la pizarra

La pizarra más allá de las gradas del jardín derecho acababa de instalarse. De lo contrario, este majestuoso batazo del jardinero izquierdo de los Chicago Cubs, Kyle Schwarber, habría terminado en la calle y, finalmente, sería olvidado. Pero cuando Schwarber aterrizó su cuadrangular de 419 pies en la parte superior de la pizarra, instantáneamente se convirtió en una conexión legendaria.

La escena fue la Serie de División de la Liga Nacional. Los odiados St. Louis Cardinals estaban en sus últimas etapas, perdiendo 1-2 la serie. Anthony Rizzo había puesto a los Cubs al frente 5-4 con un jonrón solitario ante el zurdo Kevin Siegrist una entrada antes, en el sexto. La conexión de Schwarber sería el último clavo en el ataúd de los Cardinals, un equipo que había sido dueño de la división, y de los Cubs, durante años. Siegrist lanzó una bola rápida por el medio, que Schwarber conectó con el tipo de swing de abajo hacia arriba que los fanáticos al ángulo de salida en el bateo podrían estar babéandose hasta el día de hoy. Fue glorioso, Wrigley Field se volvió loco.

play
0:29

El gigantesco jonrón de Schwarber en la NLDS de 2015

En la Serie Divisional de la Liga Nacional de 2015, Kyle Schwarber descargó un vuelacercas en la séptima entrada que golpeó la pizarra y aumentó la ventaja de Chicago.

En 79 turnos al bate contra zurdos esa temporada regular, Siegrist había permitido solo dos jonrones. En menos de dos entradas en el Juego 4, había igualado ese total. Los Cubs dejarían la pelota de Schwarber en la parte superior de la pizarra y finalmente la pondrían dentro de un vidrio. Se convirtió en una especie de santuario y colocó a Schwarber en un estado mítico. Algo que solo mejoraría un año después durante la Serie Mundial.


Tim Keown: Espera, ¿quién acaba de enviar a los Gigantes a la Serie Mundial?

Esta es una pregunta difícil. Cubrí a Barry Bonds todos los días durante dos temporadas, y nunca lo olvidaré verle sacar el aire a todo un estadio con un jonrón de más de 450 pies en Anaheim, California, en la Serie Mundial de 2002. Seguí el circo Mark McGwire-Sammy Sosa durante varias semanas en 1998 y estuve en una sala de prensa sofocante en St. Louis cuando McGwire alcanzó el número 62. Una vez me senté en las gradas del Coliseo de Oakland y vi a Jim Rice golpear un jonrón a Dave Beard que, en mi recuerdo, aterrizó detrás de mí antes de que el sonido del contacto llegara a mis oídos.

play
0:43

El cuadrangular de Ishikawa que envió a los Giants a la Serie Mundial

En el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2014, Travis Ishikawa despachó un jonrón de 3 carreras para que San Francisco ganara el banderín de la Liga Nacional.

¿Pero lo más memorable? Esto puede ser un poco esotérico, pero en 2014 Travis Ishikawa pegó un jonrón para dejar sin aliento a Michael Wacha y ganar el banderín de la Liga Nacional para los San Francisco Giants. Incluso ahora, más de cinco años después, esa oración no tiene más sentido que el día en que sucedió.


Buster Olney: Brosius imita la hazaña de Tino Martinez en el Clásico de Otoño

Con dos outs en el final del noveno del Juego 4 de la Serie Mundial de 2001, Tino Martínez conectó un jonrón de dos carreras frente al cerrador de Arizona Byung-Hyun Kim, el primer jonrón para empatar un juego en la novena entrada de un Clásico de Otoño desde 1929.

La tarde siguiente, me topé con el tercera base de los Yankees, Scott Brosius, afuera del clubhouse, y él sonrió, confirmando lo que asumí, que todavía estaba pensando en el jonrón de Tino. Scott dijo que generalmente no tenía problemas para conciliar el sueño después de los juegos, pero después del jonrón de Tino, todavía estaba despierto a las 5 a.m., por lo que llamó a un amigo en su estado natal de Oregon para revivir el juego y quemar un poco de adrenalina. Antes de que Brosius continuara en el clubhouse, dijo, en muchas palabras, eso es algo que nunca volveremos a ver en nuestras vidas.

Aproximadamente cinco horas después, Brosius estaba en la caja de bateo, en la novena entrada. Byung-Hyun Kim estaba en el montículo. Los Yankees estaban atrás por dos carreras, nuevamente. Brosius se balanceó y, mientras seguía y seguía la pelota que se elevaba hacia el jardín izquierdo, levantó los brazos para celebrar; Brosius había empatado el juego con un jonrón. Algo que no había sucedido en un juego de la Serie Mundial en 72 años sucedió en noches consecutivas en el Yankee Stadium.


Matt Marrone: El jonrón que no fue... entonces fue

Yo era un estudiante de primer año en la universidad cuando vi el infame jonrón Derek Jeter / Jeffrey Maier. Aunque eso no es del todo cierto: en realidad no lo vi. Sí, estaba en el Yankee Stadium. Sí, estaba enfocado con láser en cada lanzamiento y cada jugada de ese Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 1996. Pero estaba sentado en la cubierta superior del jardin derecho, a lo largo de la línea de primera base, y la esquina de la pradera derecho estaba oscurecida. No importa: había estado yendo al Yankee Stadium prácticamente desde mi nacimiento y no necesitaba ver todo el campo para saber a dónde iba una pelota.

Me enorgullecía de nunca ser uno de esos fanáticos que se vuelven locos con cada elevado y que terminan siendo out. Así que mientras observaba el arco de la pelota salida del bate de Jeter, me recosté en mi asiento y suspiré. Ese fue un elevado al jardín derecho. Los Orioles todavía lideraban 4-3 y ahora tenían dos outs en la parte inferior de la octava entrada. La multitud vitoreaba, pero, nuevamente, esos tenían que ser los fanáticos que suponían que cada elevado profundo se había ido.

¿Y entonces? Estaba Jeter, dando vueltas alrededor de las bases. Solo descubrí de boca en boca lo que realmente había sucedido: que un fanático de 12 años se acercó al guante de Tony Tarasco y agarró la pelota. Solo vi la jugada más tarde. Pero nunca necesité verla. Supe de inmediato que el jonrón no era legítimo. Pero lo acepté, y 2½ semanas después, estaba de vuelta en el Bronx para ver a Wade Boggs pasear por el estadio en la parte trasera sobre un caballo de policía, celebrando el primer título de la Serie Mundial de los Yankees desde el año en que nací.


Bradford Doolittle: Hammermania alcanza un punto alto

El 24 de julio de 1994, decidimos ir a un juego de los Royals un par de semanas antes de nuestro traslado pendiente a Chicago. Estaban jugando contra los White Sox. Era 1994, el año después de que George Brett se retirara, y Kansas City estaba envuelta en la Hammermania. Eso se refiere al toletero novato Bob Hamelin, quien había bateado 19 jonrones, incluido uno en cada uno de los dos juegos antes de este.

El juego se fue al inning 12 cuando Chicago anotó una carrera a Hipólito Pichardo para tomar la delantera. Los White Sox trajeron a Roberto Hernández, quien era muy bueno en ese momento. Dave Henderson y Wally Joyner pegaron sencillos con un out, poniendo a los corredores en las esquinas para el turno de Hammer. Primer lanzamiento: ¡Boom! La pelota salió por el jardín central. Kansas enloqueció. Resultó ser el tercer juego de una racha ganadora de 13 que puso a los Royals en una carrera a tres bandas con los Indians y los White Sox en la división Central de la Liga Americana.

También resultó ser el punto culminante de la carrera de Hammer. Dos semanas después de ese partido, nos mudamos a Chicago, lo suficientemente cerca de Wrigley Field para escuchar a Harry Carey cantar durante el tramo de la séptima entrada. Pero no lo escuchamos más durante meses. La huelga de 1994 cerró todo hasta la primavera siguiente. No hubo béisbol ni canto ni resolución en esa incipiente carrera de división. Últimamente, he estado pensando mucho sobre cómo se sintió ese tiempo.


Alden González: el mejor jugador de béisbol en su mejor momento

He tenido la suerte de presenciar en persona la gran mayoría de los 285 jonrones de Mike Trout en su carrera, pero el grand slam que bateó a Chris Sale el 7 de junio de 2014 es el que más destaca. Llegó en la octava entrada, con Los Angeles Angels de Trout perdiendo ante los Chicago White Sox por cuatro carreras. Vino tras el tipo de lanzamiento sin mucha velocidad en la zona baja que Trout siempre ha aplastado de manera asombrosa. Y se produjo después de que Trout se hubiera quedado atrás en el conteo 0-2, una habilidad inherente que fue la principal entre las razones por las que Trout fue considerado un bateador de élite a una edad tan joven.

Tenga en cuenta: este era el pico de Sale, en su camino a su tercer de siete resultados consecutivos entre los seis primeros en la votación de Cy Young, y Trout todavía tenía solo 22 años. Trout entró en ese turno bateando de 10-1, con tres ponches y dos bases por bolas en su carrera contra Sale. Observó una bola rápida navegar alto, luego dejó pasar un cambio. Conectó de foul una bola rápida a la altura del pecho, luego cazó un cambio bajo y afuera, justo en el borde de la zona de strike, levantándolo hacia la pila de rocas del jardín central en el Angel Stadium de Anaheim. "Es por eso que es el mejor en la liga", dijo Sale más tarde sobre Trout, que ni siquiera estaba en la mitad de su tercera temporada completa en ese momento. "El mejor."


Tim Kurkjian: Hendu aturde a los Angels en el '86

Juego 5, 1986 Serie de Campeonato de la Liga Americana: Red Sox ante Angels. David Henderson frente a Donnie Moore (quien, años después, tras una tremenda agitación en su vida, se quitó la suya). Los Angels se adelantaron por tres carreras entrando en la novena entrada. Estaban a tres outs de ir a la Serie Mundial por primera vez. También sería el primer viaje del gerente Gene Mauch a la Serie Mundial y sería otro capítulo en la historia maldita de los Red Sox, que no habían ganado la Serie Mundial desde 1918. Henderson llegó al plato con un corredor en primera, dos outs en el noveno y abajo por una carrera.

Durante la temporada, él había bateado de 13-1 sin carreras impulsadas con dos outs y corredores en base en situaciones de presión en las últimas entradas, y no había bateado un jonrón en toda la temporada (71 apariciones en el plato) con dos outs y corredores en base. Así y todo agarró un lanzamiento en la esquina de Moore y la botó sobre la cerca del jardín central izquierdo para darle a los Red Sox una ventaja de 6-5. Fue el único hit de Henderson en la serie.

play
0:22

El jonrón de Dave Henderson pone a los Red Sox en la cima

En el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 1986, Dave Henderson conectó un cuadrangular en la novena entrada para darle a Boston la ventaja, en el partido que los Red Sox ganarían en 11 entradas.

Los Angels empataron en la parte baja de la novena, pero el elevado de sacrificio de Henderson en la 11ma entrada sirvió para ganar el juego. Después del partido, Henderson dijo que el famoso jonrón "lo pongo como si hubiera anotado cuatro touchdowns en un partido de fútbol americano de secundaria". Luego sonrió con esa gran sonrisa, con esa gran brecha entre sus dientes delanteros, y se alejó. Los Red Sox ganarían los Juegos 6 y 7 en casa, ganándose el derecho de ir a la Serie Mundial, donde perderían en siete juegos contra los Mets.


David Schoenfield: No hay nada mejor para un niño que un poco de historia sobre el jonrón para dejar al campo a los Yankees en el Bat Night

Los Mariners de mi juventud eran terribles. (No bromeo sobre el hecho de que los Mariners de mi edad adulta también lo sean). No era una sorpresa dado que eran una franquicia de expansión, pero incluso para una franquicia de expansión eran terribles. En esos primeros días, los Mariners atraían grandes multitudes tres veces por temporada: el día de apertura, cada vez que jugaban con los Yankees, y la Noche del Bate (Bat Night), que era mucho más popular que la Noche del Rain Jacket.

El 9 de mayo de 1981 fue un sábado por la noche, los Yankees estaban en la ciudad y era Bat Night. Una multitud de 51.903 llenó el Kingdome, generalmente gris y deprimente, hasta su techo de hormigón. El juego anterior, Tom Paciorek había abierto la parte baja del noveno con un jonrón contra Rudy May para dejar al campo a los Mulos. Fue una rara victoria de los Mariners sobre los malvados Yankees. En este juego, los Mariners consiguieron una ventaja de 3-0 en la primera entrada, pero Reggie Jackson rompería un empate 3-3 en la octava con un jonrón de dos carreras.

Nos dirigimos al final del noveno con Ron Davis de relevo para los Yankees (fue un All-Star ese año). Jerry Narron se poncha. El bateador emergente Dan Meyer bateó sencillo y Julio Cruz lo siguió con un sencillo. Lenny Randle es puesto out con elevado, entonces entra a la caja... Tom Paciorek. Y, lo que es improbable, lo vuelve a hacer: da un jonrón de tres carreras al jardín izquierdo. Sigue siendo uno de solo 11 jugadores que batearon jonrones para dejar al campo en juegos consecutivos. La multitud se vuelve absolutamente loca, por supuesto, pero eso no describe el ruido. El Kingdome tenía casi todas las gradas de metal en ese entonces y todos los niños comenzamos a golpear nuestros bates contra las gradas con escandalosa alegría. Parecía que el Kingdome se estaba desmoronando.

El béisbol nunca es mejor que cuando tienes 11 años.