Fuentes: MLB y sindicato valoran alternativas para reinicio de temporada

play
Una huelga, el próximo 'fantasma' que podría seguir al coronavirus en la MLB (2:30)

El actual pacto colectivo, entre sindicatos y dueños de equipos, vence en diciembre 2021. (2:30)

La Major League Baseball maneja las consecuencias del coronavirus pandémico e intenta determinar cuándo o, incluso, si comenzará su temporada, la liga está lidiando con una serie de problemas clave que podrían surgir en los próximos días, dijeron fuentes familiarizadas con las negociaciones a ESPN.

Los temas con los que MLB está haciendo malabares, según las fuentes, incluyen:

  • Un acuerdo con la Asociación de Peloteros de MLB que aumentaría una parte de los salarios de los jugadores y cubriría una amplia franja de problemas laborales.

  • Recibir garantías de los equipos de que los empleados que no son jugadores recibirán cheques de pago al menos hasta abril, con la posibilidad de reducir los costos en mayo.

  • Entrega de pagos a jugadores de ligas menores, la mayoría de los cuales no han recibido un cheque de pago desde el final de la temporada pasada a principios de septiembre.

MLB y MLBPA han trabajado para lograr un posible acuerdo en los últimos 10 días, reconociendo la inevitabilidad de una temporada más corta que ambas partes esperan comience a principios de junio y garantice a los jugadores un salario prorrateado que dependerá de la cantidad de juegos jugados, según las fuentes. Múltiples jugadores le dijeron a ESPN que están dispuestos a jugar un número significativo de dobles juegos, hasta dos por semana, para compensar los partidos perdidos y tratar de acercarse lo más posible a un calendario completo de 162 juegos.

Si bien las partes han discutido innumerables opciones para una temporada potencial, ambas acuerdan que, si es necesario, los juegos de temporada regular podrían extenderse hasta octubre y los de playoffs se podrían jugar en sitios neutrales en noviembre, ya sea en ciudades de clima cálido o, si los funcionarios del gobierno permiten eventos en interiores, en los estadios bajo techo, dijeron las fuentes. Se han discutido escenarios de playoffs ampliados, pero es probable que se resuelvan a medida que el alcance del brote de coronavirus se aclare y se establezca un esquema firme de una temporada de campeonato, dijeron las fuentes.

Si las partes llegan a un acuerdo -la temporada estaba programada para comenzar el jueves y las partes se han fijado el miércoles como fecha límite-, los jugadores probablemente recibirían tiempo de servicio completo si se juega una temporada de campeonato. Un punto muerto sobre el escenario de una cancelación de la temporada 2020 y su impacto en el tiempo de servicio, que cuenta la cantidad de días jugados en las ligas mayores y determina una cantidad de hitos, incluso cuando un jugador llega a la agencia libre y al arbitraje, ha complicado las negociaciones, dijeron las fuentes.

El miedo en ambos lados es comprensible y palpable. Para grandes jugadores como Mookie Betts y Trevor Bauer, perder un año de servicio podría retrasar un año su agencia libre en el invierno de 2020. Los Angeles Dodgers y los Cincinnati Reds, que intercambiaron por Betts y Bauer, respectivamente, durante el año pasado, serían perjudicados de manera similar si ambos llegaran a la agencia libre sin haber jugado en 2020. Las partes podrían acordar reservar su derecho a litigar el caso en un entorno de arbitraje.

Para mitigar las preocupaciones financieras a corto plazo para los jugadores, MLB ha prometido un adelanto de más de $150 millones en salarios que el sindicato dividiría entre cuatro clases de jugadores, según las fuentes: jugadores por primera vez en la lista de 40 hombres; jugadores con contratos divididos de bajos salarios que ganan diferentes cantidades dependiendo de si están en ligas menores o ligas mayores; jugadores con repartos salariales más altos; y jugadores con ofertas garantizadas de Grandes Ligas. El adelanto no se devolverá a la liga en caso de una temporada cancelada, dijeron las fuentes.

Una cláusula en el contrato uniforme del jugador permite al comisionado Rob Manfred suspender los contratos en caso de una emergencia nacional, que el presidente Donald Trump ha declarado, pero MLB no ha mostrado el apetito de invocarlo, dijeron las fuentes.

Algunos de los jugadores de más alto perfil del juego han participado en debates, con Mike Trout, Gerrit Cole, Bryce Harper, Zack Greinke, Pete Alonso, Alex Bregman, Kris Bryant, Anthony Rizzo, Anthony Rendon y David Price entre los 100 que, más o menos, participaron en una conferencia telefónica sindical el domingo para discutir los problemas, dijeron las fuentes.

Con los equipos preparándose para pérdidas financieras significativas y la industria enfrentando un posible déficit multimillonario, Manfred, en una conferencia telefónica el lunes, instó a los equipos a continuar pagando a los empleados al menos hasta abril, dijeron las fuentes. Los recortes salariales, permisos, pagos diferidos o despidos podrían venir en mayo si el comienzo de la temporada permanece en el limbo, según los funcionarios de los clubs. A diferencia de la NBA y la NHL, que habían efectuado la mayoría de sus juegos de temporada regular antes de cerrar en medio de preocupaciones por el coronavirus, MLB y sus equipos no han aprovechado sus dos mayores fuentes de ingresos: contratos de televisión y tickets de entrada.

Aunque algunos equipos siguen confiando en sus capacidades para retener a los empleados a largo plazo, las crisis de efectivo a otros les ha llevado a considerar la reducción de empleos en cuestión de semanas, dijeron las fuentes. Manfred, según tres fuentes familiarizadas con la llamada, advirtió contra eso mientras la liga navega por las complicadas implicaciones financieras del brote de coronavirus.

En medio de una reacción violenta el martes, el grupo propietario de los Philadelphia 76ers y los New Jersey Devils revirtió un plan para exigir a los empleados que ganen más de $50,000 al año aceptar reducciones salariales del 20%.

Otro desembolso, aunque a un costo mucho más bajo, podría provenir de la opción de pagar a jugadores de ligas menores, dijeron las fuentes. Múltiples gerentes generales dijeron que creían que los jugadores de ligas menores, a quienes no se les pagó durante los entrenamientos de primavera, pero recibirán asignaciones de $400 hasta el 8 de abril, se les pagará a tasas similares a sus salarios esperados para el futuro inmediato.

La incertidumbre ha sacudido el béisbol, que inicialmente retrasó el día inaugural dos semanas y luego retrasó el inicio de la temporada al 10 de mayo como mínimo. La probabilidad de que la pausa dure más es lo suficientemente significativa como para que MLB y los jugadores reconozcan una serie de interrupciones en los negocios regulares, que incluyen:

  • Un comienzo de la temporada posterior a junio: Varios funcionarios señalaron hacia julio, y específicamente alrededor del Juego de Estrellas en Los Angeles, como una fecha potencialmente poderosa de comenzar la temporada 2020. Por otro lado, si los juegos comienzan a fines de junio o principios de julio, podría complicarse la semana de las Estrellas.

  • Juegos sin fanáticos: Si bien ambas partes preferirían juegos con multitudes, se estima que el 30% de los ingresos provienen de los tickets de entrada, reconocen que los funcionarios de salud podrían anular esa idea dependiendo de la gravedad de los brotes. Además, la adopción generalizada del distanciamiento social podría reducir la cantidad de fanáticos que asisten a los juegos cuando se reanuden.

  • Juegos en sitios neutrales: Incluso durante la temporada regular, los equipos en áreas metropolitanas con la mayor prevalencia de COVID-19 podrían jugar en instalaciones de entrenamiento de primavera si los brotes no son sofocados.

  • Un "entrenamiento de primavera" acortado: En lugar de pasar un mes aumentando la velocidad de los lanzadores, MLB podría optar por una segunda primavera abreviada y en su lugar expandir las listas para permitir que los equipos lleven lanzadores adicionales.

  • Preguntas sobre el draft y el período de firma internacional: Con cientos de millones de dólares gastados anualmente en jugadores aficionados, los equipos se resisten a tal gasto, particularmente si los juegos no han regresado para el draft programado para el 10 de junio, y el 2 de julio comienzan a firmar amateurs internacionales. Las preocupaciones son particularmente graves con las temporadas de secundaria y la universidad canceladas y los exploradores actualmente se retiraron de la carretera.

  • Congelamiento de transacciones: Si se llega a un acuerdo, los equipos podrían adoptar un embargo sobre firmas y transacciones.

  • Cambios en el sistema de arbitraje: El arbitraje, que es un sistema basado en precedentes que utiliza estadísticas para otorgar los salarios de los jugadores en su cuarta, quinta y sexta temporada de Grandes Ligas, probablemente necesitará un ajuste, particularmente con la expectativa de que los salarios se depriman entrando en 2021 debido a la disminución de los ingresos.