Principales estrellas de un año en cada equipo de la Liga Nacional

Rick Wilkins pegó 30 jonrones en la temporada de 1993. Getty Images

Uno de los aspectos más hermosos de Major League Baseball: Grandes temporadas pueden venir de la nada. La línea entre grande y mediocre es más pequeña en el béisbol que en otros deportes. Unos cuantos strikes extras por juego. Un par de swings al aire extras. Unos cuantos hits más cada mes o un par de jonrones adicionales y eres un All-Star en lugar de un jugador de banco. Algunos años, sin embargo, todo se une y un no-estrella puede convertirse en una estrella, seis meses mágicos donde podrían batear como Bench o lanzar como Maddux.

Estas son algunas de esas temporadas, comenzando con una de cada equipo de la Liga Nacional. Llegaremos a la Liga Americana más adelante esta semana.

Ve a ...
División Este | División Central | División Oeste

División Este

Atlanta Braves: Buzz Capra (1974)

Estadísticas: 16-8, 2.28 ERA, 217 IP, 137 SO, 5.4 WAR

Cuando bromeo recuerdo haber visto este extraño nombre de un lanzador del que nunca había oído hablar y que una vez lideró la Liga Nacional en efectividad. ¿Lo que le sucedió? Años después, sigue siendo uno de los campeones de efectividad más improbables de todos los tiempos. ¿Fue solo una temporada casual? Tal vez, pero una lesión nubla lo que podría haber sucedido después. Capra había lanzado 24 juegos para los Mets en 1973, todos de relevo. Era un pequeño diestro de 5 pies y 10 pulgadas (1.78 metros) que aparentemente lanzaba por el lado del brazo, como dice una nota de 1974 en Sports Illustrated, "cae tan bajo del montículo que parece lanzar la pelota desde la proximidad de sus rótulas. "

De todos modos, los Braves, desesperados por ayuda en el pitcheo, lo compraron a fines del entrenamiento de primavera de 1974 por $25,000. Un perfil de 2016 en el Atlanta Journal-Constitution dice que inmediatamente entró en la rotación, pero eso no es exacto. Sus primeras 11 apariciones fueron de relevo, lo que sugiere que los Braves realmente no sabían lo que tenían, de hecho, nada en su historial sugiere grandeza. Capra tuvo la oportunidad de abrir después de lanzar seis entradas sin carreras en una salida de relevo a mediados de mayo y procedió a irse con balance de 9-0 en sus primeras 10 aperturas con una efectividad de 0.96. Una blanqueada, 1-0, en 10 entradas sobre los poderosos Reds coronaron esa carrera y le valió un lugar en el equipo All-Star.

Capra dice que sintió dolor al final de esa temporada del 74, aunque terminó fuerte, lanzando 35 entradas en sus últimas cuatro aperturas, incluida otra victoria en un juego completo sobre los Reds para terminar la temporada.

"Traté de superar el dolor en el 75 y gané mis primeras aperturas, pero llegó un momento en el que ni siquiera podía levantar el brazo", dijo al AJC. "Mi tendón del bíceps estaba pegado al hueso del húmero y tuvieron que hacerme un trasplante. Trabajé hasta la locura para volver a salir, pero nunca fue lo mismo después de esa primera cirugía.

Capra lanzó hasta 1977 y luego pasó 20 años como entrenador en las menores.


Miami Marlins: Chris Coghlan (2009)

Estadísticas: .321/.390/.460, 9 HRs, 47 RBIs, 1.1 WAR

La historia de los ganadores del Novato del Año es polarizante: hay ganadores incluidos en el Salón de la Fama como Willie Mays, Frank Robinson y Cal Ripken y futuros miembros como Albert Pujols y Mike Trout, pero también maravillas de un año como Joe Charboneau, Bob Hamelin y Ángel Berroa. Coghlan ganó los mejores honores de novato sobre J.A. Happ (12-4, 2.93 ERA) y Andrew McCutchen (.836 OPS, 2.4 WAR). Bateó bien, aunque fildeó terriblemente, pero incluso hace una década ese promedio de bateo de .321 fue suficiente para convencer a los votantes.

De todos modos, y por cualquier razón, Coghlan dejó de batear por los Marlins tras lograr OPS de .850 como novato. Durante las siguientes cuatro temporadas tuvo un OPS de .659 y los Marlins finalmente se rindieron con él. Se recuperó con un par de temporadas decentes con los Cachorros en 2014-15 y fue un jugador de banco en los campeones de la Serie Mundial 2016. Aún así, su guante siempre fue un problema y terminó con un WAR de por vida de 0.2.


New York Mets: Bernard Gilkey (1996)

Estadísticas: .317/.393/.562, 30 HRs, 117 RBIs, 8.1 WAR

OK, este es quizás un poco injusto. Gilkey bateó dos veces .300 con los Cardinals y fue regular durante cinco temporadas en las mayores. Pero no tuvo nada parecido a otra temporada como esta. Su segundo total de jonrones más alto en cualquier año fue 18. Su segundo total más alto de RBI fue 78. Su segundo WAR más alto fue 4.5, que es bueno, pero no está cerca del 8.1, que es una temporada de nivel MVP. (Se ubicó en segundo lugar entre los jugadores de la posición de la Liga Nacional ese año detrás de un tipo llamado Bonds). Gilkey jugó dos temporadas más con los Mets y tuvo un WAR combinado de 2.2. Su WAR de 8.1 lo clasifica como el tercer total más alto para un jugador de posición en la historia de los Mets, pero cuando se habla de grandes temporadas en la historia de los Mets, nadie menciona a Gilkey.

Aquí está lo sorprendente del equipo de los Mets de 1996. Esa fue también la mejor temporada de por vida de Lance Johnson, cuando bateó .333 con 227 hits, 21 triples y 117 carreras anotadas. Eso le valió un 7.2 WAR, quinto en la lista para una temporada de los Mets. El receptor Todd Hundley estableció un récord de franquicia con 41 jonrones, roto solo el año pasado por Pete Alonso. Ese es un trío bastante fuerte sobre el cual construir. Pero los Mets perdieron de todos modos 91 juegos.


Philadelphia Phillies: Jim Konstanty (1950)

Estadísticas: 16-7, 2.66 ERA, 22 saves, 152 IP, 56 SO, 4.5 WAR

Basado en el WAR de por vida, Konstanty es el jugador menos exitoso en ganar un premio MVP. Terminó con solo 11.8 WAR, por lo que el 38% de eso llegó en su única temporada mágica. Sin duda es el ganador más oscuro de MVP, un relevista con gafas fuera de moda. Todo eso simplifica lo que fue una temporada notable. Por un lado, era un jornalero de 33 años con solo 234 entradas en su carrera al entrar a esa temporada. Esto sería como, oh, no lo sé, un Oliver Drake ganando el MVP en 2020.

Pero el ascenso de Konstanty a MVP es aún más extraño. Ingresó en cuatro deportes en Syracuse, jugando principalmente en tercera base y primera base en el equipo de béisbol. Después de graduarse, enseñó educación física y jugó pelota semiprofesional, donde el mánager del equipo de Syracuse en la Liga Internacional lo vio y lo firmó por $0. Su carrera profesional comenzó así a los 24 años. Llegó a las mayores con los Reds en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial, se unió a la Marina en 1945 y pasó la mayor parte de 1946 y todo 1947 en las menores. Finalmente encontró el camino a los Phillies. En los días previos a los verdaderos ases de relevo, todas las 74 apariciones de Konstanty en 1950 fueron en relevo (aunque abriría un juego en la Serie Mundial). Los Whiz Kids fueron los sorpresivos ganadores del banderín de la Liga Nacional, el primero de los Phillies desde 1915. Konstanty era un jugador clásico de lanzamientos basura, ya que tiraba un slider, un cambio que agarraba con toda la palma de la mano y una bola de tornillo. Recibió 18 de los 24 votos de primer lugar para vencer a Stan Musial, quien bateó .346 con 109 carreras impulsadas, por el premio de MVP.

¿Sabes qué? En realidad, no es una selección TAN tonta. Si bien su WAR no fue tan alto como el de Musial (7.3) o incluso su compañero de equipo Robin Roberts (6.9), el récord de victorias y derrotas, los salvados y la efectividad muestran que Konstanty fue excelente en los momentos cumbre. La probabilidad de ganar de Baseball-Reference lo tiene empatado con Roberts en 5.4 como mejor entre los lanzadores. Musial estaba en 5.8, pero los Cardinals también terminaron en quinto lugar, a 12½ juegos de los Phillies. Aunque los escritores no tenían estas métricas avanzadas a su disposición en ese entonces, supusieron correctamente que Konstanty fue una razón clave por la que los Phillies ganaron el banderín.


Washington Nationals: Mike Morse (2011)

Estadísticas: .303/.360/.550, 31 HRs, 95 RBIs, 3.4 WAR

Apodado "La Bestia", Morse era un imponente jugador de 6 pies 5 pulgadas (1.96 metros) y 245 libras y fue, sin duda, el humano más grande jamás jugó en el campocorto en las mayores. Fue titular en 49 juegos allí en su carrera, y digamos que no era un gran campocorto. Para ser justos, tampoco era un gran jardinero o primera base. La Bestia disputó partes de 13 temporadas en las mayores, aunque se clasificó para el título de bateo solo en esa temporada y jugó 100 juegos solo tres veces.

A pesar de todo ese tiempo en las Grandes Ligas, consiguió solo un WAR de 4.0 en su carrera, la mayor parte de eso llegó en 2011, cuando dividió el tiempo entre la primera base y el jardín izquierdo y ocupó el cuarto lugar en la Liga Nacional en porcentaje de slugging, noveno en jonrones y décimo en carreras impulsadas. Comenzó la temporada como suplente en el jardín izquierdo con Laynce Nix, pero luego se hizo cargo de la primera base cuando Adam LaRoche se sometió a una cirugía de hombro.

Sin embargo, Morse podría ser el más famoso por su parte en la pelea de Bryce Harper-Hunter Strickland en 2017. Sufrió una conmoción cerebral en un choque con Jeff Samardzija y nunca volvió a jugar (estaba bateando .194 en ese momento), pero podría haber salvado la carrera de Harper en el proceso, ya que Samardzija se apresuró hacia Harper e intentó infligir un daño grave:


División Central

Chicago Cubs: Rick Wilkins (1993)

Estadísticas: .303/.376/.561, 30 HRs, 73 RBIs, 6.6 WAR

Solo 12 receptores han bateado .300 con 30 jonrones en una temporada. Mike Piazza lo hizo ocho veces. Otros tres, Roy Campanella, Gabby Hartnett e Iván Rodríguez, son miembros del Salón de la Fama y otros tuvieron carreras largas y distinguidas, como Joe Torre y Javy López. Luego está Wilkins, quien bateó .303 con 30 jonrones. Su clasificación en bWAR de 6.6 lo colocó empatado en el puesto 24 de todos los tiempos entre las temporadas de receptores, y representa casi la mitad del total de por vida de Wilkins de 14.0. La única otra temporada que él alcanzó los dos dígitos en jonrones fue en 1996, cuando llegó a 14.

Wilkins había compartido tiempo en 1992 con Joe Girardi, pero cuando los Rockies seleccionaron a Girardi en el draft de expansión, Wilkins se convirtió en titular. Él bateó solo .122 en abril, pero luego se calentó, incluyendo un monstruoso junio durante el cual bateó .414 con ocho jonrones. Sus números tampoco eran simplemente un espejismo de Wrigley Field: promedió .356 y tuvo slugging de .712 en la carretera. Permaneció alternando la mayor parte de la temporada, bateó .316 con 27 jonrones contra los derechos, pero parecía dejar su marca como uno de los mejores receptores en el juego a la edad de 26 años.

Los Cubs lo recompensaron la primavera siguiente renovando su contrato, por menos de la mitad de lo que Wilkins estaba pidiendo. "Estoy devastado", dijo Wilkins en ese momento. "La forma en que me han tratado y manejado, simplemente no es justo".

¿Esa mala sangre afectó su juego? Difícil de saber. Él bateó .197 en abril y nunca encontró ese impulso de 1993 nuevamente, promediando .227 en 1994 y .203 en 1995.


Cincinnati Reds: Wayne Simpson (1970)

Estadísticas: 14-3, 3.02 ERA, 176 IP, 119 SO, 3.0 WAR

Oh, lo que podría haber sido. A finales de los años 60 y principios de los 70, el sistema de granjas de los Reds estaba produciendo una enorme cantidad de jóvenes talentos: Gary Nolan en 1967, Johnny Bench en 1968, y luego Dave Concepción, Hal McRae, Don Gullett, Bernie Carbo y Simpson en 1970. Nolan todavía estaba presente en los campeones de la Serie Mundial de 1975-76, aunque había luchado contra lesiones en el camino. Nolan había logrado una efectividad de 2.58 con 206 ponches como novato de 19 años en 1967, liderando la liga en ponches por nueve entradas. Se lastimó el hombro en el entrenamiento de primavera de 1968, y aunque ganó 110 juegos en su carrera, nunca volvió a estar completamente sano.

Simpson ni siquiera tuvo tanta suerte. Había sido la selección de primera ronda del equipo en 1967 saliendo de Centennial High School en Compton, California, cuando Los Angeles produjo numerosas estrellas afroamericanas (su programa American Legion también produjo a Roy White, Reggie Smith, Don Wilson, Al Cowens y Lenny Randle alrededor de ese tiempo). Simpson abrió la temporada de 1970 en la rotación de Cincinnati a los 21 años y lanzó una blanqueada de dos hits en su primer juego, comenzando una notable carrera en la primera mitad. Después de vencer a los Astros el 5 de julio con un juego completo, tuvo marca de 13-1 con efectividad de 2.27. Había completado la mitad de sus 18 aperturas, permitió un promedio de .177 y ya había lanzado 139 entradas. Años después, Johnny Bench decía: "Wayne Simpson me agotó; nadie lanzó más duro que él en 1970". Simpson hizo el equipo Todos Estrellas.

Pero así como llegó, todo eso se fue. El 31 de julio, Simpson escuchó un repentino estallido en el hombro. Se había roto el manguito rotador. Me pregunto si realmente sucedió antes que eso; Simpson había tenido una efectividad de 6.28 en sus cinco aperturas anteriores. En aquel entonces, un manguito rotador roto significaba intentar lanzar así y soportar el dolor. Ganaría solo 23 juegos más en las Grandes Ligas. Nolan y Simpson lucharían con la oficina de Cincinnati por la naturaleza de sus heridas. Un artículo de 1972 en Sports Illustrated mencionaba: "Gary Nolan y Wayne Simpson fueron acusados de tener problemas en los brazos más mentales que físicos".

¿Podría Simpson haber sido uno de los mejores jugadores de todos los tiempos? Quizás. Claramente tenía cosas premium, aunque no tenía el control de Nolan. También era un novato de 21 años que estaba aprendiendo a aprovechar su velocidad. Quién sabe cuántos títulos podría haber ganado la Gran Maquinaria Roja si Simpson y Nolan se hubieran mantenido saludables.


Milwaukee Brewers: Jesús Aguilar (2018)

Estadísticas: .274/.352/.539, 35 HRs, 108 RBIs, 3.2 WAR

¿Hay menos maravillas de una temporada de lo que solía haber? Parece que es así, en parte porque los lanzadores están mejor protegidos de las lesiones, pero quizás también porque hay menos jugadores mayores como Aguilar que tienen la oportunidad de jugar (Cuando jugó en el 2018 tenía 28 años). Obviamente, todavía está activo, pero después de no poder replicar sus números de poder en 2019, ser cambiado a Tampa Bay y ahora con los Marlins, parece que la temporada Todos Estrellas 2018 de Aguilar podría terminar como su mejor año profesional.

Aguilar había sobresalido durante años en las menores y se desempeñó bien en un papel de medio tiempo con los Brewers en 2017. Sin embargo, los Brewers en realidad comenzaron 2018 con cuatro posibles inicialistas en la lista: Ryan Braun abrió los primeros dos juegos de la temporada, aunque ese experimento fue abandonado rápidamente; Eric Thames y Aguilar se alternaron; y Ji-Man Choi estuvo cerca y eventualmente fue intercambiado. Aguilar comenzó solo siete juegos en abril, pero como otros en esta lista, tomó un descanso para ingresar a la alineación regularmente. Thames se lastimó y Aguilar se calentó en el momento adecuado, bateando 18 jonrones en mayo y junio. Formó el equipo Todos Estrellas, participó en el Home Run Derby y se convirtió en sensación en Milwaukee, para nunca será olvidado.


Pittsburgh Pirates: Evan Meek (2010)

Estadísticas: 5-4, 2.14 ERA, 4 saves, 80 IP, 70 SO, 2.4 WAR

Si los fanáticos de los Pirates piensan que lo tienen difícil ahora, bueno, no tienen que mirar demasiado atrás para un período aún más oscuro de la historia de los Pirates. Desde 1993 hasta 2012, la franquicia sufrió 20 temporadas perdedoras consecutivas. En la mayoría de esos años, no llegaron ni a oler la marca de los .500. Hicieron un montón de tonterías en esos días. En 2001, reclutaron al líder de jonrones de la NCAA con su selección de primera ronda, y dijeron que sería un lanzador. Terminó con marca de 2-13 en su carrera en las Grandes Ligas. Al año siguiente, con la primera selección general, reclutaron a un lanzador que dijeron que algún día podría ser su tercer abridor. Tuvo balance de 1-9 en las mayores. En 2007, crearon revuelo cuando seleccionaron al abridor de Clemson, Daniel Moskos, sobre Matt Wieters para ahorrar dinero, y luego anunciaron que Moskos sería un relevista. Lanzó 24 entradas en las mayores.

Pero cada equipo necesita un representante Todos Estrellas. Un año fue el cerrador Mike Williams, que tenía una efectividad de 6.44 en ese momento. Ed Sprague lo hizo en una temporada que tendría un valor de WAR de 0.2. En 2010, fue Meek, un relevista de segundo año que ni siquiera era el cerrador del equipo. Él podría calificar como el Todos Estrellas más anónimo de toda la década, ya que lanzaría solo 196 entradas en su carrera. Para ser justos, tuvo una muy buena temporada y tuvo una efectividad de 1.11 en la primera mitad. Lanzaba a 95 mph y los bateadores le promediaron solo .185, pero en 2011 sufrió una lesión en el hombro y nunca volvió a ser el mismo. Tuvo un último momento de infamia: el pitcheo final que hizo en las Grandes Ligas fue en el último turno al bate de Derek Jeter en el Yankee Stadium, un sencillo al derecho en la novena entrada que sirvió para remolcar y dejar en el terreno a los Orioles.


St. Louis Cardinals: Kent Bottenfield (1999)

Estadísticas: 18-7, 3.97 ERA, 190⅓ IP, 124 SO, 3.2 WAR

Bottenfield era un diestro fornido que llegó por primera vez a las Grandes Ligas con los Expos en 1992, cuando Montreal estaba generando prospectos como un pozo petrolero de Arabia Saudita. No fue abrumador y rápidamente se mudó, primero a los Rockies, y luego a los Giants y Cubs antes de aterrizar en el bullpen de St. Louis en 1998. Pasó a la rotación en 1999, ganó sus primeras cuatro aperturas y para el receso del Juego de Estrellas lideraba la Liga Nacional con 14 victorias. Hizo el Juego de Estrellas, celebrado ese año en el Fenway Park, y se enfrentó a cinco miembros del Salón de la Fama en su entrada: Jim Thome, Cal Ripken, Ivan Rodríguez, Roberto Alomar y Derek Jeter, además de Rafael Palmeiro y Kenny Lofton. Es un recuerdo de toda una vida, incluso pese a haber permitido dos carreras.

Bottenfield duró solo dos años más en las mayores, pero los Cardinals obtuvieron muchos más beneficios de él. Aprovechando la mejor temporada de su carrera, en marzo de 2000 los Cardinals lo cambiaron a él y a Adam Kennedy a los Angels por Jim Edmonds, quien los ayudó a alcanzar la Serie Mundial de 2004 y ganarla en 2006. Edmonds luego fue cambiado por David Freese, el héroe de la Serie Mundial de 2011. Freese fue cambiado por Randal Grichuk, quien ayudó durante algunas temporadas. Bottenfield se convirtió en el entrenador en Palm Beach Atlantic University en Florida.


División Oeste

Arizona Diamondbacks: Junior Spivey (2002)

Estadísticas: .301, 16 HRs, 78 RBIs, 103 runs, 3.9 WAR

Seleccionado en la ronda 36, saliendo de un colegio comunitario de Kansas, Spivey alcanzó las mayores en 2001 a los 26 años, pero con Tony Womack y Craig Counsell en el roster de Grandes Ligas para jugar en la segunda base, parecía destinado a pasar más tiempo en Triple-A Tucson para 2002. De hecho, fue fotografiado para la portada del calendario de bolsillo de los Sidewinders. En cambio, Jay Bell y Matt Williams se lastimaron en los entrenamientos de primavera, Spivey formó el equipo y luego formó el equipo Todos Estrellas, junto a sus compañeros más famosos Randy Johnson, Curt Schilling, Luis González y Byung-Hyun Kim. Spivey luchó contra las lesiones en 2003, fue enviado a los Brewers como parte del intercambio de Richie Sexson después de esa temporada, y luego se fue a los Nationals en 2005, su última temporada en las mayores.

Como con muchos otros aquí, las lesiones sin duda jugaron un papel en por qué Spivey no pudo repetir su temporada 2002. También fue la tormenta perfecta para una temporada casual: aprovechó la oportunidad para ingresar a la alineación en primer lugar y tuvo esa temporada a los 27 años, la edad más común para el mejor año en una carrera profesional. También tuvo un buen comienzo antes de que la liga se ajustara a él, con un OPS de .966 en la primera mitad en comparación con .763 en la segunda mitad. Aun así, siempre podrá llamarse a sí mismo un Todos Estrellas.


Colorado Rockies: Marvin Freeman (1994)

Estadísticas: 10-2, 2.80 ERA, 112⅔ IP, 67 SO, 4.5 WAR

Freeman era un derecho de 6 pies y 7 pulgadas (2.01 metros) con una bola rápida que se hundía, una buena slider y una recta de dedos separados o un cambio. Su efectividad de por vida fue de 4.64 y su WAR de 6.5, pero tuvo una temporada mágica en Denver: su efectividad de 2.80 sigue siendo el récord de la franquicia. Terminó cuarto en la votación de Cy Young de la Liga Nacional y su ERA+ ajustada por parque de 179 está empatada como la 13ª mejor de la década. Los que están por encima de él: Greg Maddux, Pedro Martínez, Roger Clemens, Kevin Brown y Randy Johnson. Luego Marvin Freeman, justo por delante de otras tres temporadas de Clemens.

La temporada de Freeman fue aún más notable ya que no había abierto un juego desde 1990. Con los Braves en 1993, lanzó 21 juegos en relevo, registrando efectividad de 6.08 y siendo liberado después de la temporada. Los Rockies, entonces en su segunda temporada y todavía jugando en el Mile High Stadium, lo firmaron. Tuvo la oportunidad de comenzar cuando Kent Bottenfield se lastimó la mano en el entrenamiento de primavera. Lo único que Freeman hizo esa temporada mejor que el resto de su carrera fue lanzar strikes. Promedió 1.8 boletos por cada nueve innings, en comparación con un promedio de por vida de 3.8. Con corredores en posición de anotación, los bateadores promediaron contra él solo .221. Ocho de los 10 jonrones que permitió fueron en solitario, por lo que sobrevivió a pesar de su baja tasa de ponches.

No duró. Tuvo una efectividad de 5.89 en 1995, cuando luchó contra un dolor en el codo, luego 6.15 en 1996 y su carrera en las Grandes Ligas había terminado. Freeman está activo en Twitter y puedes ver algunos de los aspectos más destacados que ha publicado allí, incluido un movimiento vacilante similar a Satchel Paige:


Los Angeles Dodgers: Billy Grabarkewitz (1970)

Estadísticas: .289/.399/.454, 17 HRs, 84 RBIs, 6.5 WAR

Grabarkewitz era un novato de 24 años para los Dodgers en 1970, jugando principalmente en la tercera base mientras que también comenzó 51 juegos en el campocorto y la segunda base. Incluso formó parte del equipo Todos Estrellas después de un buen comienzo, ya que bateaba .340 a fines de junio, y su sencillo con dos outs en la parte inferior de la 12ª entrada avanzó a Pete Rose a la segunda base, lo que dio paso a la infame colisión de Rose en el plato con Ray Fosse después del sencillo de Jim Hickman. Grabarkewitz terminaría en .289 con 17 jonrones, más 95 boletos y 149 ponches que hablaron de un enfoque paciente en el plato. Su bWAR de 6.5 ocupó el quinto lugar entre los jugadores de posición de la Liga Nacional.

En 1971, se lastimó el brazo en los entrenamientos de primavera y luego aterrizó en la lista de lesionados con un problema en el hombro que requirió cirugía después de la temporada. Bateó solo 90 veces. En 1972, perdió el trabajo de tercera base ante Steve Garvey y promedió solo .167 en un rol de utility. Intercambiado con los Angels, luchó por algunas temporadas más, terminando con un promedio de bateo de .236. Las lesiones ciertamente influyeron en lo que sucedió después de 1970. "Me han hecho tanto rayos X que brillo en la oscuridad", bromeó una vez.

¿Habría sido una estrella sin las lesiones? Quizás, aunque mi instinto dice que probablemente no. La mayoría de los novatos de 24 años no se convierten en grandes estrellas. Había bateado solo .264 para Spokane en 1969, sin mucho poder. Tenía paciencia, pero en su gran temporada se benefició de un BABIP de .368. Además, Ron Cey estaba a punto de llegar y Cey era una estrella. Pero quién sabe, tal vez el famoso cuadro interior de los Dodgers de la década de 1970 habría incluido a Grabarkewitz en lugar de Garvey.


San Diego Padres: Cito Gaston (1970)

Estadísticas: .318/.364/.543, 29 HRs, 93 RBIs, 5.1 WAR

El mayor reclamo a la fama de Gaston llegó como manager del equipo campeón de la Serie Mundial Blue Jays en 1992 y 1993, pero tiene otro reclamo más oscuro: una de las mejores "temporadas de casualidad" en la historia de las grandes ligas. Dicho de esta manera: su WAR de por vida fue de menos-0.8, a pesar de tener esta notable temporada de 5. Bateó .256/.298/.397 en una carrera de 11 años, con el 32% de los jonrones de su carrera y el 24% de sus carreras impulsadas en 1970.

Los Padres habían seleccionado a Gaston de la organización de los Braves en el draft de expansión de 1968 y bateó .230 como novato, terminando con la tercera tasa de ponches más alta en la Liga Nacional. Solo negoció 24 boletos contra 117 ponches, por lo que su disciplina en el plato no era exactamente la de Ted Williams. No fue mucho mejor en 1970, ya que terminó con 142 ponches y 41 bases por bolas, pero bateó .318 gracias a un BABIP de .378 que ocupó el tercer lugar detrás de Roberto Clemente y Bobby Bonds (Grabarkewitz fue cuarto). Gaston tenía poder, pero su mal enfoque condujo a promedios de bateo bajos y bajas cifras de OBP.


San Francisco Giants: Dick Dietz (1970)

Estadísticas: .300/.426/.515, 22 HRs, 107 RBIs, 4.5 WAR

Entonces, ¿qué estaba pasando en el Oeste de la Liga Nacional en 1970? Este es el cuarto jugador de 1970 en hacer esta lista, todos de la misma división, los cuatro Todos Estrellas esa temporada. (Sí, niños, los Reds estaban en el Oeste de la Liga Nacional, lo cual es una historia completamente diferente.) Primero, 1970 fue una temporada extraña, una temporada de bolas vivas comparable a 2019. Echa un vistazo a las carreras por juego en la Liga Nacional:

1969: 4.05
1970: 4.52
1971: 3.91

Esa cifra de 4.52 coincide con el famoso año de la bola viva de 1987 como el promedio más alto por juego en la Liga Nacional entre 1962 y 1993. Dietz aprovechó un año de alta ofensiva, pero su 153 OPS+ sigue siendo el tercero mejor para un receptor en la década, detrás de Johnny Bench y Carlton Fisk, ambos en 1972. Fue una temporada ofensiva monstruosa, que incluyó 109 boletos y 36 dobles, una especie de temporada de Yasmani Grandal, excepto con 50 puntos más de promedio de bateo. Tres años después, Dietz estaba fuera del béisbol, incluso después de lograr un OBP de .474 en un rol de medio tiempo con los Braves en 1973. El único jugador con un OBP más alto en su última temporada (mínimo 150 apariciones en el plato) es Barry Bonds.

Entonces, ¿cuál es la historia? Dietz, quien murió en 2005, diría que fue marginado. Y no está lejos de la verdad. Él siguió a 1970 con otra temporada sólida en 1971, no tan buena, pero los Giants ganaron el título de la división. Dietz no fue un gran receptor defensivo, habiendo liderado la liga en passed balls tanto en 1970 como en 1971, con una tasa de atrapados robando por debajo del promedio. Más importante para los Giants y el propietario Horace Stoneham: Dietz era el representante de jugadores de los Giants en el entonces emergente sindicato. Los jugadores se declararon en huelga en 1972, eliminando el comienzo de la temporada. El 12 de abril, tres días antes del comienzo de la temporada, los Giants colocaron a Dietz en waivers.

El exlanzador de los Giantsç, John D'Acquisto, escribió en un blog hace unos años: "Creo que la mayoría de los representantes del sindicato de jugadores tenían problemas si estaban en los límites (de calidad). Los propietarios no podían meterse con las estrellas, solo con el jugador marginal". Dietz no era una estrella, pero era más que un jugador marginal. Pero D'Acquisto tenía razón: otros cuatro representantes de jugadores fueron liberados y otros cinco fueron intercambiados dentro de un año, la mayoría de ellos jugadores de tipo marginal.

Los Dodgers recogieron a Dietz y sirvió como suplente en 1972. Bateó .161 en 27 juegos antes de romperse la muñeca. Fue a los Braves en 1973, jugando más primera base que receptor en un papel de reserva. Regresó a los entrenamientos de primavera con los Braves en 1974, pero lo cortaron a fines de marzo y como nadie lo recogió, su carrera terminó a los 32 años.