MLB espera presentar los próximos propuesta a MLBPA para reanudar actividades

Las Grandes Ligas esperan ofrecer una propuesta para reanudar los juegos a la Asociación de Jugadores dentro de una semana, al tiempo que los equipos comenzaron a animar a sus peloteros a prepararse para un campamento de “primavera” que podría iniciar a mediados de junio y una temporada que arrancaría a inicios de julio, indicaron fuentes familiares con las discusiones a ESPN.

Mientras aún hay varios obstáculos importantes que superar y algunos líderes dela industria creen que regresar en junio y julio son optimistas, la aprobación de los dueños en un plan y el diálogo con el sindicato sobre las especificaciones serían dos pasos clave para que regrese el beisbol, que ya sufre una pausa de seis semanas por la pandemia por el coronavirus.

Los gerentes generales y los managers de al menos una docena de equipos se han comunicado con los jugadores y les han sugerido aumentar su entrenamiento, dijeron a ESPN directivos, peloteros y agentes familiarizados con las conversaciones.

Algunos equipos han sugerido a los jugadores que se preparen para un campamento de primavera que comenzaría el 10 de junio y una temporada que iniciaría el 1 de julio, fechas que fueron sugeridas en primera instancia por el ex jugador Trevor Plouffe. Otros equipos, señalaron las fuentes, tienen otra programación al entender las complicaciones que pueden causar fechas específicas y con el deseo de animar a los peloteros a estar en forma de juego.

Ya docenas de jugadores entrenan en instalaciones de los equipos alrededor de Estados Unidos, de acuerdo a las fuentes, y la posibilidad de tener un campamento de primavera de tres a cuatro semanas en el estadio del equipo es atractiva para varios. Tras analizar ideas las ideas de poner en cuarentena a todos los jugadores en Arizona o de usar tres o cinco ciudades para celebrar partidos, hay inclinación en el sentido de que la liga dispute sus duelos en los estadios de sus equipos, dijeron las fuentes.

Las complicaciones podrían ser múltiples, ya sea por el contagio por coronavirus en una ciudad o el riesgo por viajar, pero las preocupaciones logísticas no son tan agudas como la adaptación de los centros de trabajo. Tres representantes de jugadores consideran que el sindicato sería más receptivo a ese plan, porque los peloteros podrían pasar la mitad de sus juegos en casa con sus familias.

Esto no significa que la propuesta de la liga al sindicato será recibida con brazos abiertos. Los dueños han presionado a la liga para pedirle a los jugadores que acepten recortes salariales por la baja en las ganancias, exacerbada por la posible ausencia de aficionados en los estadios en caso de reanudar las actividades.

En un acuerdo entre la liga y el sindicato, los jugadores acordaron que se les pagara una porción prorrateada de sus sueldos con base en los juegos en que participación, lo cual, afirma el MLBPA, cubre cualquier disminución de salario que los peloteros deben tomar.

Los posibles inconvenientes van más allá del dinero. Regresar a jugar en este ambiente presenta un riesgo para los jugadores, uno que esperan se disipe lo más posible en la propuesta de la liga. Varios peloteros se han comunicado con el sindicato para preguntar que sucedería si optan por no jugar en 2020 para cuidar su salud o por su deseo de permanecer con sus familias durante la pandemia, indicaron fuentes a ESPN.

Además, una pregunta más directa en una videoconferencia de Zoom con jugadores de los Cleveland Indians y que fue reportada en primera instancia por The Athletic fue la siguiente: ¿Qué pasa si regresamos y un jugador da positivo (por coronavirus)?

La respuesta de la liga a esa duda, y otras, es anticipada con ansias por jugadores cuyo sentido de optimismo ha aumentado la última semana. Al mismo tiempo, varios directivos y jugadores han expresado reservas sobre negociar un acuerdo, mientras el país reanuda las actividades, temerosos de que para llegue la fecha de reapertura del beisbol en junio, el clima para el deporte quizá no sea el más conveniente.

Lo desconocido, indicaron las fuentes, es parte de la motivación para iniciar el proceso de negociación en algún punto de la próxima semana. No sólo las Grandes Ligas necesitan la aprobación de dueños y jugadores para comenzar la temporada, se espera que directivos de la Casa Blanca y autoridades de salud sean consultadas para dar su visto bueno. Ya las Grandes Ligas han entrado en contacto con autoridades federales y estatales para buscar guía al tiempo que organiza un nuevo día inaugural.

Cómo se jugará la temporada será determinado en un acuerdo entre la liga y el sindicato. Varios directivos han sugerido que hasta 50 jugadores estarán disponibles para los equipos y que tendrán un roster de hasta 30 peloteros activos en cada juego. De iniciar en julio, la duración de la temporada sería de 80 a 100 partidos.

Cualquier acuerdo deberá incluir planes de contingencia, señalaron las fuentes. Algunos directivos temen una segunda ola de infecciones por coronavirus que autoridades de salud han pronosticado y consideran que, en lugar de planear jugar hasta finales de noviembre con un sistema de Playoffs expandido, las Grandes Ligas quedarían en mejor posición con una temporada mças corta que le dé a la liga mayor margen de maniobra en caso de que se presenten complicaciones.

Los efectos del COVID-19 no sólo han eliminado una gran porción de la temporada 2020, también ha dejado a las directivas temerosas del impacto inmediato y a largo plazo. Directores de scouteo esperan a las indicaciones oficiales, pero dijeron a ESPN que esperan que el draft de Grandes Ligas de junio sea de cinco rondas y no de las 40 estándar. Además, mientras la mayoría de los equipos garantizaron a sus empleados pagarles sus sueldos íntegros al final de mayo, la pausa en el beisbol más allá de julio podría provocar una cascada de permisos laborales y despidos, de acuerdo a las fuentes.