Un Día Como Hoy en el Béisbol: Babe Ruth, el hombre que pegaba más jonrones que equipos completos

play
Las anécdotas sobre Babe Ruth que lo llevaron a ser el más grande en el béisbol (1:27)

Tim Kurkjian recuerda la espectacular carrera de Babe Ruth como bateador y lanzador. (1:27)

EN ESTA FECHA EN 1935, Babe Ruth conecta el último jonrón de su carrera.

Ese día en Pittsburgh, Ruth no solo conectó su cuadrangular número 714. También pegó el 712 y el 713. Sus últimos tres vuelacercas llegaron en el mismo choque. Jugaría cinco partidos más, yéndose de 9-0; tenía 40 años, estaba gordo y acabado. Se retiró como, al menos estadísticamente, el mejor jugador de todos los tiempos, un hombre cuyo poder salvó el juego a raíz del escándalo de los Black Sox.

El deporte se tambaleó en 1920, pero Ruth lo trajo de vuelta con jonrones kilométricos y un carisma abrumador. Se convirtió en el primer jugador en embellecer el jonrón, bateando 54 esa temporada, más que los siguientes tres jonroneros en la Liga Americana combinados. Aun así, los críticos dijeron que nunca volvería a pegar tantos. En 1921, quizás la mejor temporada para cualquier pelotero, Ruth llegó a 59, con 177 carreras anotadas, 168 carreras impulsadas y un OPS de 1.359.

"Solo hay un gran jugador", dijo Paul Richards, quien pasó 55 años en el juego, "y es Babe Ruth".

Ruth fue el primero en batear 30, 40, 50 y 60 jonrones en una temporada. En 1921, bateó su cuadrangular número 137, pasando a Roger Connor como el rey del jonrón de todos los tiempos: los siguientes 577 solo se agregaron a su récord. Cuando se retiró con 714 jonrones, nadie en el béisbol tenía la mitad de esa cantidad. En ciertas temporadas, bateó más jonrones que equipos completos, de 1926 a 1932, superó a los Washington Senators, 343-327. Ruth terminó con un porcentaje de slugging en su carrera de .690. Ningún jugador activo ha tenido un slugging en una temporada única de .690.

Pero Ruth era más que un toletero a pesar de que las películas sobre él lo representaban como un payaso para nada atlético; convirtieron al mejor jugador de todos los tiempos en un personaje de dibujos animados. Ruth fue una gran atleta. Era un gran jugador de baloncesto, rápido y ágil para un hombre grande, podía correr; pegó 136 triples, más que cualquier jugador activo, y 130 más que Mark McGwire. Además, Ruth era el mejor lanzador zurdo en la Liga Americana cuando decidió convertirse únicamente en bateador. El récord de Ruth para entradas sin carreras (29⅔) en juegos de Serie Mundial duró casi 42 años. Ruth todavía tiene tantas blanqueadas de por vida como Pedro Martínez (17).

El último jonrón de su carrera ese día en Pittsburgh fue el primero en superar el techo del jardín derecho en la historia de 26 años de Forbes Field, un final apropiado para una carrera increíble. En 1982, le pedí a Burt Hawkins, un escritor de béisbol que cubrió el juego a partir de la década de 1920, que nombrara al mejor jugador de la historia.

"Amigo", dijo, "me llevaré a Babe Ruth, y puedes quedarte con los próximos tres".

Otras notas de béisbol del 25 de mayo

  • En 1981, Bill Stein de los Texas Rangers pegó su séptimo hit en siete turnos al bate consecutivos como bateador emergente.

  • En 1982 vi al mánager de los Rangers, Don Zimmer ordenar a Stein corrido y bateo con las bases llenas, la única vez que vi que se pidiera esa jugada. No terminó muy bien del todo.

  • En 1935 nació el autor W.P. Kinsella. Su brillante libro condujo a la realización de la película "Field of Dreams". Tantas líneas y escenas geniales. No, Ray, fuiste tú.

  • En 1966 nació Dave Hollins. Era un buen jugador, un buen tercera base, pero en 1993 tenía un codo lesionado. Por supuesto, jugó a pesar de la situación. Pero tuvo problemas para tirar a segunda para los doble play. Entonces, los Phillies completaron dos dobles matanzas por la vía 5-4-3 ese año, así y todo, ganaron el banderín.

  • En 1979 nació el lanzador Chris Young. Buen lanzador, tipo brillante, gran tipo. Y el jugador más alto, 6 pies y 10 pulgadas (2.08 metros), en la historia de las grandes ligas en pegar un triple.