MLB está teniendo más dificultades para regresar que la NBA y la NHL. ¿Cuál es el problema del béisbol?

play
Propuesta indecente, así calificaron los peloteros la oferta de la MLB (4:51)

Enrique Rojas y Marly Rivera analizan las negociaciones que se ha realizado las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros, quienes catalogan la propuesta de los dueños como indecente. (4:51)

Las temporadas de tres de los cuatro grandes deportes de equipo en Estados Unidos fueron arrojadas a un limbo por la pandemia de coronavirus, un sorprendente giro de los acontecimientos con los que hemos estado lidiando durante 2 meses y medio. A medida que pasaron las semanas y el país comenzó a reabrir de manera muy tentativa, las Grandes Ligas de Béisbol, la NHL y la NBA se han metido en las aguas desconocidas de reanudar sus temporadas.

Si bien no es realmente una competencia, ya que diferentes aspectos de esos posibles planes se han desplazado a la esfera pública, se hace evidente que el tono de la conversación en el béisbol ha sido notablemente diferente al de los deportes de invierno. Por un lado, más de esas charlas de béisbol se han llevado a cabo en público, con propuestas de gestión que con frecuencia aparecen en los titulares y que los jugadores responden a ellas con un lenguaje a menudo duro, tanto en declaraciones públicas como en explosiones en redes sociales. El resultado final es al menos una percepción de que el baloncesto y el hockey estarán listos para reanudar si la crisis de salud pública lo permite, y mientras, las incertidumbres en el béisbol solo parecen crecer con cada semana que pasa.

El amplio contexto de todo esto se vuelve más complicado aparentemente cada día. Las preocupaciones de salud derivadas de la pandemia fueron lo suficientemente alarmantes, y el paso del tiempo no las ha mitigado realmente. Esas preocupaciones se vieron exacerbadas por el tipo de conflicto económico que es casi inevitable como resultado de una congelación sin precedentes en tantas empresas. Ese problema también ha mejorado poco con el paso del tiempo. Luego, la semana pasada, nuestra nación cayó en una crisis más profunda después de la horrible muerte de George Floyd en Minneapolis, lo que provocó protestas de costa a costa contra el racismo sistémico. Los últimos días han estado llenos de violencia en las calles y destrucción en nuestros vecindarios.

Todo esto ha servido para llevar las preguntas sobre deportes más allá del margen. Obviamente, esas preguntas aún deben abordarse, incluso si los problemas sociales más grandes marcan la creciente discordia en las discusiones de MLB, casi absurda en comparación. Al mismo tiempo, entendemos que estamos hablando de una industria de $10 mil millones por año y es natural que todos los involucrados busquen defender sus intereses. También entendemos que queremos que el béisbol regrese, y si es posible, nos gustaría que lo haga de una manera que todos los que amamos el juego podamos celebrar. Estamos un poco celosos de la suavidad y discreción, en comparación, que parecen haber caracterizado las conversaciones en los deportes de invierno.

Eso nos lleva a nuestra pregunta central: ¿Qué tiene de diferente el béisbol, como deporte y como industria, que parece haber tomado un camino tan diferente de los seguidos por la NBA y la NHL?

Factor 1: El calendario

Este es un simple producto del azar, pero es enorme y se perfila como una corriente subyacente a todos los factores posteriores. Si bien la NBA y la NHL están perdiendo mucho en términos de ímpetu, con sus carreras por los playoffs de toda una temporada detenidas, justo cuando estaban llegando al clímax que significan dos meses de postemporada, al menos completaron lo suficiente de sus calendarios que arrancar de plano en la postemporada es una alternativa viable. La temporada de béisbol se detuvo antes de que los clubes salieran de sus cuarteles de entrenamiento primaveral.

El calendario también funciona contra el béisbol de otra manera importante. Como deportes bajo techo, las condiciones ambientales y climáticas son irrelevantes para la NHL y la NBA, aunque los lugares cerrados de esos deportes generan un área de preocupación con respecto al coronavirus que no afecta al béisbol en el mismo grado. Sin embargo, el béisbol es tradicionalmente un maratón de seis meses en el que 162 juegos separan el trigo de la paja, estableciendo una postemporada que dura solo un mes, pero aun así, termina casi a tiempo antes de que comience el otoño dejando algunos mercados con la imposibilidad de extender la contienda más allá.

Por lo tanto, el béisbol tiene dos problemas generales: jugar una temporada regular suficiente para legitimar un grupo de playoffs, mientras completa la campaña a tiempo para evitar nevadas en la Serie Mundial. Por supuesto, jugar la postemporada en sitios neutrales de clima cálido es una posibilidad. Pero eso es menos que ideal para los mercados que perderían la oportunidad de organizar lo que sería un gran evento cívico. De esta manera, el calendario sirve como un reloj de arena para las esperanzas del béisbol en 2020 de una manera que no lo hace para los deportes de invierno.

Factor 2: Estructura económica

Incluso si la NHL y la NBA no hubieran completado la mayor parte de sus temporadas regulares antes del cierre, aún estarían más lejos que MLB en el área de compensación de jugadores. ¿Por qué? El tope salarial. Los deportes de invierno tienen uno, y el béisbol no, dependiendo de cómo se vea el sistema de impuestos de lujo de MLB.

Debido a que los niveles de tope salarial están vinculados a los ingresos, las negociaciones para ajustar la compensación en función de los cambios repentinos en los ingresos de los equipos son más sencillas. No es del todo simple: los límites salariales se establecen antes de una temporada, en función de los ingresos de la temporada anterior, pero el lado laboral y administrativo en esos deportes está acostumbrado a lidiar con este paradigma. El acuerdo de negociación colectiva de la NHL contiene una disposición para ajustar los salarios en caso de un déficit de ingresos o debido a un evento de fuerza mayor. El CBA de la NBA contiene una disposición similar, y con eso en mente, los jugadores acordaron retener el 25% de los salarios mientras ambas partes esperan el resultado de la pandemia. Los jugadores aún podrían recibir ese dinero si los ingresos no caen como se esperaba.

En cualquier caso, las temporadas en los deportes de invierno fueron lo suficientemente largas como para que las consideraciones salariales hayan sido secundarias a los problemas relacionados con la salud y la seguridad, así como a las estructuras competitivas. Eso no quiere decir que no habrá pérdidas de ingresos en los deportes de invierno, ya que el dinero perdido esta temporada tendrá en cuenta los futuros cálculos de tope salarial e impactará el flujo de efectivo a corto plazo, solo por citar un par de complicaciones. Es más para decir que las partes laborales y administrativas en la NHL y la NBA parecen haber podido dejar de lado esas preocupaciones por el momento.

En el béisbol, no solo la compensación está divorciada de una relación directa con los ingresos en las estructuras económicas del deporte, sino que existe una repulsión ideológica de larga data al concepto por parte de la Asociación de Jugadores de MLB. Eso pinta cualquier tipo de propuesta de los propietarios que basa el salario en los ingresos como un tabú, incluso si se trata de una medida temporal establecida debido a una anomalía histórica. Eso hace que los intentos de los propietarios de señalar los déficits de ingresos como justificación para la reducción de compensaciones sean un poco más complicados.

Además, para reiterar, el béisbol trata de cómo adaptarse a una temporada completa de flujos de ingresos perdidos; la NHL y la NBA no están en esa situación. La escala del problema del béisbol es exponencialmente mayor que la de la NHL y la NBA.

Factor 3: Naturaleza de la competición

Si la NBA y la NHL deciden regresar solo con la postemporada, mientras renuncian a lo que quedaba de sus temporadas regulares, el aspecto competitivo de sus playoffs no se verá afectado materialmente.

Sin duda, el plan anunciado de la NHL para regresar con una postemporada de 24 equipos no se ha aceptado universalmente, pero se ha acordado, dando al hockey un camino hacia la reanudación. Sin embargo, para los fanáticos del hockey desde hace mucho tiempo, el formato ampliado de postemporada podría no parecer tan extraño.

Piénselo de esta manera: la NHL se expandió por primera vez a un formato de 16 equipos en 1979-80, cuando la liga creció a 21 conjuntos al absorber parte de la extinta WHA. Eso es 76.2% de todos los equipos que van a los playoffs. A medida que la liga se ha expandido aún más, la amplitud de su estructura de playoffs no. De hecho, una vez que el equipo de expansión en Seattle comience a jugar, la NHL "solo" enviará a la mitad de sus equipos a los playoffs. En ese contexto, un año de 24 de 31 equipos (77.4%) no será completamente histórico. Aun así, en un deporte por el que se puede decidir una serie porque un disco rebota en el sky de alguien, cada equipo adicional de playoff amenaza la legitimidad del eventual campeón.

La NBA realmente no tiene estas preocupaciones. Si la liga adoptara un formato de serie corta (al mejor de tres, por ejemplo) durante las primeras rondas de un grupo ampliado, eso podría plantear un problema. Más allá de eso, la naturaleza de la competencia en la NBA es que no necesitas tantos juegos para determinar si un equipo es mejor que el otro. Por lo tanto, el mejor equipo, con ventaja en la cancha local y salvo una lesión importante, gana una serie de los mejores siete con más frecuencia que en otros deportes. Si pudieras sembrar la NBA con precisión de acuerdo con el verdadero nivel de talento de cada equipo, podrías poner a cada equipo en un bracket de playoffs, hacer que todos jueguen al mejor en una serie de siete y el eventual ganador sería un campeón viable.

El béisbol no tiene ninguna de estas ventajas. La cantidad de juegos necesarios para identificar verdaderamente al mejor equipo de una serie va mucho más allá de los siete juegos. Dada la naturaleza aleatoria de pequeñas muestras en el deporte, cada juego de temporada regular que juegas agrega una fracción de credibilidad a la temporada regular, y cada equipo que agregas a la postemporada resta valor a la legitimidad del eventual campeón. Sin embargo, al igual que la NHL y la NBA, la postemporada es la parte del calendario que genera más ingresos en el béisbol. Equilibrar todo esto en una negociación bajo presión es un acto de alto voltaje.

Factor 4: Naturaleza de la competencia en el campo / cancha / pista

Esta es el área en la que MLB tiene ventaja sobre las demás. Los juegos de béisbol se efectúan principalmente en lugares al aire libre durante los meses de clima cálido, y sus jugadores están en su mayoría relativamente separados durante el partido. (Si a los fanáticos no se les permite asistir a los juegos, ¿los Tampa Bay Rays simplemente jugarían en su complejo de ligas menores, que no está techado como Tropicana Field?) Hay excepciones a la falta general de proximidad, y en su salud inicial y propuesta de seguridad, la liga trató de dar cuenta de esas excepciones. Aun así, ya hemos visto que las cosas avanzan bastante bien en los diamantes de béisbol en Corea del Sur y Taiwán.

Afirmando lo obvio, la NBA y la NHL son deportes bajo techo, con mucho más contacto y tipo de competencia mano a mano. Si un jugador infectado entra en uno de sus juegos, el riesgo de propagación a través del juego es algo mayor. Esta es un área que en teoría debería ser menos compleja para el béisbol, a pesar de que las listas de los equipos de las grandes ligas son más amplias que las de los otros deportes.

Una cosa que se cierne sobre todo en este artículo es que no hace falta decir que ninguno de estos deportes volverá a menos que el riesgo de hacerlo sea lo suficientemente bajo como para que los participantes y todos los que entren en contacto con ellos estén cómodos. Eso en sí mismo es un gran tema, pero aquí, lo estamos tratando como una especie de ipso facto, nada de esto importa a menos que la situación de salud se estabilice primero.

Factor 5: Fuentes de ingresos

El comisionado de MLB, Rob Manfred, dijo que la liga obtiene alrededor del 40% de sus ingresos de la asistencia y las fuentes de ingresos relacionadas. Ese dinero se distribuye entre 81 fechas en casa por equipo, aproximadamente el doble del número de juegos en casa para las franquicias de la NHL y la NBA.

El béisbol atrae a más fanáticos por juego (28,198 en 2019 en comparación con las cifras previas al cierre de 17,380 para la NHL y 17,188 para la NBA). Los juegos de béisbol son menos costosos para asistir en promedio que los deportes de invierno, pero no hay duda de que una parte importante de sus ingresos proviene de tener gente en los asientos. Y nuevamente: MLB tiene cero juegos en los libros para la temporada 2020, mientras que la NHL había completado el 85% de su calendario de temporada regular y la NBA 79%. En pocas palabras: el béisbol tiene un déficit de ingresos mayor que abordar que sus deportes equivalentes, especialmente en una temporada que podría jugarse sin fanáticos.

Se pueden hacer observaciones similares sobre los ingresos de la televisión local. Si bien existe una importante disparidad de equipo a equipo en este flujo de ingresos en el béisbol, gran parte de la participación del deporte en general se basa en el interés regional. Existe una disparidad similar y quizás aún más marcada de equipo a equipo en la NBA, pero en la mayoría de los mercados con presencia de grandes ligas en el béisbol y el baloncesto, MLB se destaca en las clasificaciones. Los juegos de MLB transmitidos regionalmente a menudo han superado algunas de las transmisiones nacionales de mayor trascendencia en los otros deportes cuando se enfrentan cara a cara en ciertos mercados.

Con todos o la mayoría de los juegos restantes de la NBA y la NHL probablemente producidos a nivel nacional en los juegos de postemporada, es el béisbol el que tiene el acto de equilibrio más vertiginoso. Quiere organizar suficientes juegos para capturar los ingresos de transmisión local que son tan valiosos en el deporte. Pero persigue ese objetivo sabiendo que muchos, si no todos, los juegos se jugarán sin fanáticos, una perspectiva que los propietarios han afirmado que les llevará a perder $640,000 por juego. MLB busca ese equilibrio al mismo tiempo que combate las afirmaciones de MLBPA de que esas pérdidas proyectadas por juego son exageradas.

Sin embargo, la búsqueda del béisbol para delinear la estructura de una temporada retrasada sin juegos ya en los libros es mucho más desafiante que los acertijos de la NBA y la NHL sobre cómo determinar un campeón 2019-20.

Factor 6: Ligas menores

Una vez más, es el momento: la G League de la NBA se ha convertido en una verdadera liga menor como nunca antes, pero los equipos pueden funcionar bien con ese circuito cerrado hasta el próximo año. Del mismo modo, el sistema de liga menor bastante expansivo de la NHL es menos esencial para el desafío de atravesar incluso un formato de playoff ampliado.

El desafío en el béisbol es 180 grados diferente. Los equipos usaron un promedio de aproximadamente 55 jugadores para pasar la temporada 2019, y la mayoría de los clubes cambiaron a los jugadores hacia y desde las ligas menores casi a diario. Si bien no habría tantos juegos para cubrir en una temporada acortada 2020 y los lanzadores no se verían incrementando las cargas de trabajo completas, los jugadores podrían ser inusualmente susceptibles a lesiones después de un receso de más de tres meses y contando. La propuesta reportada a la MLBPA, que sugiere expandir la lista activa a 30 jugadores con un escuadrón que dará a los equipos acceso a 20 jugadores adicionales, podría ser suficiente.

El problema: ¿cómo se mantendrán listos todos esos jugadores cuando es casi seguro que la temporada de ligas menores no se jugará? En esencia, el béisbol tendrá que establecer un nuevo sistema de gestión de la lista sobre la marcha, un problema con el que la NBA y la NHL simplemente no tienen que lidiar.

Factor 7: Tiempo de caducidad de CBA

El acuerdo de negociación colectiva de la NBA expira después de la temporada 2023-24, con una posible exclusión un año antes. El acuerdo de la NHL se extiende hasta la temporada 2021-22, y el otoño pasado, las partes comenzaron a discutir sobre extender el acuerdo actual más allá de eso.

El CBA de MLB expira después de la temporada 2021 y el período previo a esas conversaciones ya ha sido amargo. Eso es impulsado por un par de factores. Una es la percepción de que el sindicato se vio forzado en la última ronda de negociaciones. El cargo es que el jefe de la MLBPA, Tony Clark, favoreció las consideraciones de estilo de vida sobre los artículos de mayor tamaño, como una mejora del sistema de impuestos de lujo del béisbol que se parece al menos al tipo de límite salarial formal que los jugadores temen como el Hombre del Saco. Cuando ese acuerdo fue seguido por un par de mercados de agentes libres estancados, los jugadores comenzaron a quejarse, y Clark comenzó a comportarse como un hombre que teme por su trabajo.

play
2:15

¿Es esta la semana más importante en MLB en tiempos recientes?

Jeff Passan analiza la razón por la que esta semana podría ser considerada crucial para MLB mientras intentan resolver los problemas para tener una temporada en el 2020.

Del lado de los propietarios, aunque la economía del acuerdo ha sido buena para su grupo, la falta de cooperación de los jugadores con respecto a los cambios en el campo que Manfred quisiera ver se ha sumado al rencor. El resultado es que, si bien la NBA y la NHL han sido capaces de compartimentar sus conversaciones, al ver los planes posteriores a la pandemia como algo separado de su diálogo general de negociación, la MLBPA y, en menor medida, los propietarios han operado como si cualquier acuerdo hecho ahora sobre la temporada 2020 tendrá un impacto en las inminentes negociaciones.

Que esas negociaciones fueron percibidas como polémicas incluso antes de la crisis de COVID-19, y considerando que la historia entre las partes siempre ha sido de acritud y desconfianza, existe un aparato multipunto de presión sobre las conversaciones de béisbol que no existe en los otros deportes.

Factor 8: Relaciones laborales / gerenciales

La NBA y la NHL han tenido problemas laborales en el pasado. La NHL es el único de los principales deportes de equipo estadounidenses en perder una temporada completa por la discordia laboral. A pesar de eso, la relación histórica entre los lados laboral y administrativo en el béisbol es mucho más rencorosa que los otros deportes. Después de una larga historia de propietarios que ejercen sus ventajas sistémicas como un garrote, la MLBPA bajo Marvin Miller, director ejecutivo de 1966 a 1982, creció gradualmente de un comienzo modesto a uno de los sindicatos más poderosos del país, no solo en el deporte. Miller ayudó a lograr esto luchando contra los propietarios en todos los frentes, y los propietarios de su tiempo nunca dudaron en pelear.

Las cosas son diferentes en la NBA, aunque lejos de ser perfectas. El comisionado de la NBA, Adam Silver, es ampliamente admirado entre la mayoría de las estrellas de la liga, y la relación entre el sindicato y la liga se siente principalmente como una verdadera asociación. No se puede decir lo mismo sobre la NHL. Por un lado, el comisionado Gary Bettman es el mismo tipo que estaba a cargo cuando la liga perdió una temporada hace 15 años. A pesar de eso, según los informes, Bettman y el sindicato han estado trabajando bien en conjunto durante el proceso de descubrir cómo reiniciar su temporada, que culminó con el anuncio de la semana pasada. De hecho, según Hockey News, Bettman calificó las relaciones entre las partes como "lo mejor que ha visto en su carrera".

Vale la pena señalar que el director ejecutivo de la NHLPA es Donald Fehr, quien dirigió la MLBPA durante la carnicería laboral de 1994-95. Para el caso, como Silver, Bettman comenzó a trabajar en la oficina de la liga de la NBA bajo David Stern. El béisbol nunca obtuvo el beneficio de la orientación y la capacidad de Stern para equilibrar las necesidades de los jugadores y los propietarios. El béisbol siempre ha tenido éxito a pesar de las relaciones entre su talento y su gestión.

Factor 9: percepción pública y el lugar único del béisbol en nuestra cultura

La NBA ha sido vista como una liga prometedora durante tanto tiempo que a veces es difícil dar un paso atrás y contemplar el gigante económico en el que se ha convertido. El deporte se ha convertido en una entidad nacional de una manera no muy diferente de la NFL, aunque su pujanza es más generada por las estrellas que por el equipo. Por el contrario, la NHL siempre ha sido una "cuarta rueda" en la jerarquía deportiva del equipo estadounidense, con una base de aficionados impulsada más por las pasiones locales que por el atractivo nacional; la percepción de esto como un producto deportivo realmente no ha cambiado mucho a lo largo de las décadas.

Por otro lado, el béisbol --algo generalmente injusto-- ha sido visto como un deporte en declive y eso crea un factor de complicación adicional en las negociaciones ya laberínticas que tienen lugar. Cuando el béisbol da pasos en falso, los fanáticos de los deportes tienden a acumular más resentimiento que en otros deportes, o al menos así es como se siente.

Más que el baloncesto y similar al hockey, el béisbol se ha convertido en un deporte impulsado más por el interés regional que por el interés nacional. Si eso socava o no el antiguo apodo del béisbol del "pasatiempo nacional" es una cuestión de perspectiva. Hace mucho tiempo, el factor que impulsó el atractivo nacional del béisbol y, de hecho, la adopción de la designación de pasatiempo nacional fueron las ligas menores. Las mayores existieron en relativamente pocas ciudades, y aunque los Yankees, los Red Sox y los Giants, entre otros, despertaron las pasiones nacionales, fue a través del universo expansivo de las ligas menores que el deporte llegó a todos los rincones de la nación. Esa dinámica ha evolucionado con el tiempo, pero hasta la temporada pasada, las ligas menores continuaron siendo muy populares y sirviendo como punto de entrada al béisbol para innumerables fanáticos en áreas del país sin acceso conveniente a un club de grandes ligas.

Como resultado, la pandemia golpeó en el momento en que MLB estaba involucrado en negociaciones combativas con las ligas menores en un nuevo Acuerdo de Béisbol Profesional. Para muchos, esas conversaciones se han visto como un asalto. Ese ha sido el caso desde el otoño pasado, cuando se filtraron los planes que pedían la pérdida de afiliación de más de 40 equipos. Esas conversaciones han continuado en la misma línea, incluso cuando las franquicias de ligas menores han caído en una crisis existencial debido al cierre, con una temporada casi segura que se cancelará, dejando a los clubes con una pérdida de ingresos casi completa.

Si bien los mercados de grandes ligas pueden esperar el retorno a corto plazo del béisbol, todos esos mercados entre ciudades de MLB no pueden. Incluso, que esos mercados lleguen a un acuerdo con eso, todo se desarrolla con la clara posibilidad de que el próspero sistema de ligas menores que existía regrese en una forma muy diferente, si es que lo hace. Nada de esto ayuda a generar simpatía de los fanáticos del béisbol por los esfuerzos de negociación de MLB.

No es que todos los fanáticos estén enamorados del punto de vista de los jugadores en todo esto. Si bien es justo preguntarse si es productivo elegir lados en las negociaciones (¿no estamos del lado del béisbol?), El sentimiento anti-jugador está impulsado en gran medida por un conjunto bastante pequeño de erupciones en las redes sociales. Al final, incluso si favorece a uno u otro lado, todavía se reduce a una negociación dominada por el dinero en un momento en que la población general tiene poco estómago para las negociaciones relacionadas con el deporte sobre el dinero, especialmente entre personas ricas.

Los funcionarios de béisbol han hablado sobre la oportunidad de su reanudación para significar un retorno a la normalidad, como lo hizo en otros tiempos de crisis nacional, como las guerras mundiales y los ataques terroristas de 2001. En cambio, las negociaciones públicas en curso entre los propietarios y los jugadores, y las Grandes Ligas y las menores, crean la percepción de que solo el béisbol está más preocupado por dividir el efectivo y mitigar la pérdida que por ayudarnos a todos a avanzar hacia algún tipo de nueva normalidad. Nuevamente, justo o no, parece que la NBA y la NHL simplemente quieren encontrar una manera de terminar sus temporadas de manera segura. Si lo hacen mientras MLB sigue estancado en las negociaciones, será un duro golpe para el lugar del béisbol en el orden jerárquico deportivo. La calificación en la lista de popularidad del béisbol podría terminar en algún lugar al sur del lacrosse.

Justo o no, esa es la nube que se cierne sobre las conversaciones de béisbol. No es exagerado decir que los legados de Clark y Manfred están en la balanza a medida que se desarrollan los eventos en los próximos días. El béisbol tuvo una oportunidad de oro para ayudar en nuestra curación colectiva y, al hacerlo, recordarnos todo el tipo de impacto cultural que nuestra liga más antigua puede tener. Por desgracia, a menos que Clark, Manfred y sus respectivos bandos saquen un conejo proverbial del sombrero, esa oportunidad ya podría haberse perdido.