¿Cómo es jugar sin fanáticos? Les preguntamos a los chicos que ya lo están haciendo

play
Dan Straily describe lo 'extraño' que es jugar sin fans en Corea (1:22)

El lanzador de los Lotte Giants Dan Straily describe lo que es jugar en un estadio vacío sin fanáticos durante la jornada inaugural de la temporada 2020 de la KBO. (1:22)

El lanzador de los Lotte Giants Dan Straily no puede pensar en nada comparable desde sus ocho años en las ligas mayores a los últimos meses jugando sin fanáticos. Los peores días para la asistencia tanto en Baltimore como Miami, el sitio que más recientemente Straily llamó su casa mientras jugaba en Estados Unidos, tenía mucha más energía que los hoy vacíos estadios de béisbol de la Organización de Béisbol de Corea (KBO, por sus siglas en inglés). Incluso los juegos menos concurridos en las ligas menores tenían más que cero fanáticos en las gradas.

"Puedes hablar con la gente en el dugout desde el montículo", dijo Straily por teléfono entre los juegos de esta semana contra los Kiwoom Heroes en el Gocheok Sky Dome en Seúl. "Se puede escuchar todo. Estaba muy tranquilo esta noche dentro del domo. Cuando el equipo local está lanzando, no hay música. Debido a que es un domo, ni siquiera hay ruido de tráfico desde fuera del estadio. Es un silencio absoluto.

"Es incómodo lo silencioso que se vuelve".

Si bien aún no sabemos si veremos béisbol de Grandes Ligas en el 2020, la KBO, una de las pocas ligas profesionales en el mundo que actualmente está en funcionamiento, nos dice mucho sobre cómo será para los atletas cuando los deportes vuelvan aquí sin fanáticos en medio de la pandemia de coronavirus.

En un esfuerzo por traer al menos una sensación de normalidad, algunos equipos coreanos han colocado animales de peluche en los asientos, mientras que otros han usado cartelones con personas con máscaras. Durante un juego típico de la KBO, los vítores y los cantos desde las gradas, famosos por su entusiasmo y adaptados a los jugadores individuales, sirven como ruido de fondo colorido para aquellos en el campo. En una pandemia, esas mismas aclamaciones y canciones se dejan a las porristas, que transmiten en línea para los fanáticos que miran desde sus casas.

"Ahora al menos lo hemos hecho, aunque se vuelve molesto, pero tenemos los tambores [tocados por las porristas o escuchados por el sistema local de sonido] que no se detienen generalmente. Estoy seguro de que ni siquiera escuchas realmente esos tambores cuando tienes tanto ruido de la multitud", dijo Straily. "En este momento eso es todo lo que tienes algunas veces".

'Si hay una gran situación, casi no te das cuenta'

La última vez que el derecho de los LG Twins Casey Kelly jugó en un entorno incluso remotamente cercano a los juegos de KBO durante esta pandemia, se produjo en los primeros días de su carrera profesional en el béisbol, en los campos de juego de las ligas menores, donde el público generalmente consistía completamente en los padres de los jugadores y otras personas importantes. Pero Kelly dijo que caminar al montículo en el Estadio Jamsil de Seúl, con sus más de 25,000 asientos vacíos, es surrealista.

Kelly pasó 2019 lanzando para el LG, por lo que vio de primera mano la agitación y el júbilo que definen los juegos en la KBO. Su experiencia en 2020 ha sido todo lo contrario.

"Por lo general, todo el estadio está cantando, y [ahora] solo escuchas a estas cinco bailarinas gritando, y entonces es un poco diferente", dijo Kelly. "Y luego lanzando en casa, el otro equipo no tiene sus bailarines allí, por lo que no tienen ningún canto. Cuando lanzas en casa, es completamente silencioso".

El silencio hace que las pequeñas cosas se destaquen. Se puede escuchar a los compañeros de equipo y oponentes parlotear desde los dugouts. Está el estallido y el eco del guante del receptor después de un lanzamiento, y el golpe del bate contra la pelota. Algunos equipos aprovechan para canalizar el ruido de la multitud y así reaccionar al juego en el campo, pero esto no es lo mismo.

"Siento que cuando los muchachos golpean pelotas, suenan muy fuerte cuando salen del bate; y siento que aplastan cada pelota, porque no estoy acostumbrado a escucharla", dijo Kelly. "Por lo general, cuando hay fanáticos en las gradas, realmente no escuchas las pelotas, el bate, realmente tan bien. Y aquí, por lo general, es muy ruidoso".

Para un bateador como Preston Tucker de los Kia Tigers, el ruido de la multitud a menudo sirve como indicador de la importancia de la situación. El jardinero de 29 años, que jugó para los Houston Astros, Atlanta Braves y Cincinnati Reds de 2015 a 2018 antes de firmar con Kia en 2019, a veces se encontró perdiendo el enfoque durante los turnos al comienzo de la temporada porque no estaba acostumbrado a batear sin el ruido.

"Si hay una gran situación, casi no te das cuenta, es muy tranquilo", dijo Tucker. "Podrías estar con las bases llenas y dos outs al final del juego, y no te das cuenta de la situación hasta que caminas y miras el marcador, y dices, 'OK, esto es realmente importante, "porque no se puede notar la diferencia sin una multitud".

'No tienes nada de qué alimentarte'

Antes de firmar con Lotte, Straily investigó en YouTube sobre cómo era jugar en la KBO. La cultura de los fanáticos de la liga ayudó a venderle la idea de dar el salto al béisbol al otro lado del planeta. No ha salido como esperaba.

Por mucho que los fanáticos puedan extrañar asistir a los juegos, Straily sabe cuánto los extraña, solo que ahora aprecia completamente la relación simbiótica entre las personas en las gradas y las que están en el campo, sin importar cuán pequeña o grande sea la multitud.

"Tienes que encontrar tu propio enfoque. Tienes que encontrar tu propia voluntad, adrenalina a veces. Pero todavía es béisbol, y todavía estás luchando por tu trabajo y tratando de mantener a tu familia y todo ese tipo de cosas", dijo Straily. "Hay otras motivaciones además de las multitudes ruidosas. Pero te diré qué, estar aquí y jugar frente a nadie realmente me mostró cuánto aprecio a los fanáticos en las gradas".

Kelly extraña los comentarios de la multitud que suelen escucharse después de un gran ponche. Incluso al prepararse para los juegos, Kelly dijo que ha estado buscando nuevas fuentes de la adrenalina que suele experimentar antes de subir al montículo.

"Te alimentas de su energía; te alimentas de su emoción", dijo Kelly. "Y para no tener eso este año, te tienes que mentalizar de diferentes maneras, porque no estás recibiendo los comentarios de los fanáticos que te van dando esa energía. Definitivamente ha sido difícil. Ha sido notable. Ponchas al rival, y nadie está vitoreando. No tienes nada de qué alimentarte".

A medida que la temperatura sube en Corea del Sur, conocida por veranos excepcionalmente húmedos, puede ser aún más difícil mantener el enfoque sin la multitud, dijo Tucker.

"Te mantiene la adrenalina, te mantiene la atención, así que eso es lo que hace que sea realmente difícil encerrarse, especialmente más adelante en el juego cuando estás cansado y también está empezando a calentarse bastante", Tucker dijo. "Así que todo empieza a alargarse un poco".

'Los aficionados son la razón por la que podemos tener nuestro trabajo'.

Cuando sale del estadio Sajik en Busan después de los juegos en casa, Straily se encuentra con apasionados fanáticos de la KBO que simplemente quieren probar el béisbol. En algunos estadios, los jugadores notan que los fanáticos se instalan en estacionamientos adyacentes tratando de echar un vistazo a la acción en vivo.

Recientemente, cuando los Hanwha Eagles terminaron su racha perdedora récord de 18 juegos, los fanáticos incluso se treparon a una montaña cercana para mirar y agitar pancartas.

"Sin duda, nunca me di cuenta, nunca pensé que era siquiera una posibilidad de jugar sin gente allí", dijo Straily. "Simplemente te das cuenta de lo importantes que son en realidad para toda la experiencia. Y no solo para la experiencia visual, para la experiencia de juego, la experiencia para todos en esa dirección en un día determinado. Cuantas más personas, mejor". p>

Cuando Tucker llegó a Corea a mediados de la temporada 2019, se enamoró de la atmósfera. "Los estadios albergarán [20,000] a 25,000 personas, y son más ruidosos que los estadios de grandes ligas que albergan [40,000] a [50,000]", dijo.

Al igual que Straily, Tucker se encuentra con fanáticos después de los juegos, y también los nota durante los juegos.

"Tenemos fanáticos fuera del estadio en los juegos, detrás de las gradas y todo en el campo izquierdo y derecho, tratando de animarnos lo mejor que pueden", dijo Tucker. "Están casi al otro lado de la calle. Tenemos un par de cientos de personas para ver el juego todas las noches. Así que sé que los fanáticos están ansiosos por venir y mirar, y sabemos que van a dar lo mejor de sí cuando finalmente tengan la oportunidad de entrar ".

Las circunstancias sin precedentes consolidaron para Straily lo que a veces dio por sentado durante su carrera profesional.

"Me recordó tanto que los fanáticos son la razón por la que podemos tener trabajos", dijo Straily. "Podemos jugar este juego que amamos frente a las personas que aman el juego como nosotros".