Estrellas Orientales del 2001-02, una escuadra que no aprovechó su gran talento

El equipo de Estrellas Orientales es uno de los conjuntos de béisbol profesional más antiguos de la República Dominicana. A pesar de ello, las Estrellas únicamente cuentan con tres títulos que las acreditan como campeonas del béisbol invernal, esto debido a una racha perdedora de más de 50 años.

Durante la temporada de béisbol invernal 2001-2002, los orientales buscaban acabar con sus 34 años de sequía y para ello ensamblaron uno de los mejores equipos que la historia de la pelota dominicana ha podido observar. Era una escuadra que combinaba el talento joven con figuras establecidas en el béisbol de las Grandes Ligas, así como en la pelota dominicana.

El equipo contó con nombres relevantes de Grandes Ligas como lo fueron Vladimir Guerrero, Alfonso Soriano, Julio Lugo, Pedro Julio Astacio y Odalis Pérez, así como jugadores de renombre en el béisbol invernal como Félix José, Abraham Núñez, Pablo Ozuna y como refuerzo, contaron con los servicios del estadounidense Morgan Ensberg.

El desempeño del equipo durante la temporada regular fue excelente. La rotación de lanzadores abridores estuvo conformada por los mencionados Odalis Pérez y Pedro Julio Astacio, así como por los abridores José Mercedes, Efraín Valdez y Willis Roberts, quienes se combinaron para ganar 10 partidos, con un promedio colectivo de carreras limpias permitidas (ERA) de 3.13.

Adicionalmente contaron con el líder en ponches del torneo, el relevista Julián Heredia, quien culminó su temporada con 60 bateadores ponchados, así como otros relevistas de nivel en el béisbol dominicano, entre los que se debe mencionar a Jesús Colomé, Damaso Marte y Agustín Montero.

A nivel ofensivo, los verdes tuvieron a Félix José compartiendo el liderato de cuadrangulares de la temporada regular con Eric Byrnes de Tigres del Licey, al conectar 11 vuelacercas. Otro de los jugadores del club, Morgan Ensberg, terminó en segundo lugar en jonrones con 10.

La temporada inició sin sobresaltos para el equipo oriental, el cual clasificó a la serie semifinal luego de quedar en tercer lugar durante la etapa regular, al acumular 26 victorias con 23 derrotas. Las Estrellas iniciaron la segunda fase del torneo con varios problemas, perdiendo sus tres primeros encuentros, pero lograron reponerse y colocarse en el segundo lugar, con récord de 10-6.

Todo parecía apuntar a que las Estrellas tendrían una gran oportunidad de clasificar hasta el último partido del round robin, en el cual enfrentaron a las Águilas Cibaeñas, quienes, al ya haberse clasificado en el primer lugar, colocaron a múltiples jugadores de la banca con la finalidad de descansar a los titulares.

Las Estrellas Orientales y su gran conjunto decepcionarían, perdiendo el partido ocho carreras por tres, lo que combinado con un triunfo de Tigres del Licey en el otro partido celebrado en dicha jornada, marcó su eliminación del torneo y añadiría otro año a la larga racha de derrotas que en ese momento llevaba más de tres décadas.