Un Día Como Hoy en el Béisbol: La alegría y el dolor del jonrón para dejar tendido al rival

play
La celebración del jonrón para dejar tendido al rival (1:47)

Tim Kurkjian recuerda algunas historias grandes sobre cuadrangulares para acabar un juego, incluyendo a novatos de los Dodgers que conectaron batazos así por tres juegos consecutivos. (1:47)

Ustedes aman el béisbol. Tim Kurkjian también ama el béisbol. Así que mientras esperamos ansiosamente por el regreso del deporte, cada día les daremos una historia o dos, atada a lo ocurrido en esta fecha en la historia del béisbol.

UN DÍA COMO HOY EN 2012, Jim Thome conectó su cuadrangular No. 13 para dejar tendido al rival, mejor conocido en inglés como 'walk-off', récord de Grandes Ligas.

Seis jugadores tienen 12 jonrones para dejar tendido al rival de por vida, el único activo es Albert Pujols. Por lo tanto, en honor al número 13 para Thome, celebraremos el siempre emocionante jonrón para acabar un partido.

Nunca había escuchado ese término en inglés hasta 1988, cuando Kirk Gibson de los Dodgers terminó el Juego 1 de la Serie Mundial con su famoso batazo ante Dennis Eckersley. Después del juego, Eck usó esa frase. Le pregunté al respecto.

"Un chico pega un jonrón... y todos se van del campo", dijo Eck.

Bill Mazeroski bateó el mejor jonrón para acabar un partido en la historia del béisbol: el Juego 7 contra los Yankees en la Serie Mundial de 1960; Mazeroski solo conectó un jonrón para dejar tendido al rival en temporada regular en su carrera. Bobby Thomson, Joe Carter, Carlton Fisk, Kirby Puckett, David Freese, Derek Jeter, Ozzie Smith, Eddie Mathews, David Ortiz, Aaron Boone y muchos, muchos otros tienen cuadrangulares para dejar tendido al rival que vivirán para siempre. En el Juego de Estrellas se han conectado tres jonrones de esos: Ted Williams (1941), Stan Musial (1955) y Johnny Callison (1964).

Williams conectó tres cuadrangulares para acabar un juego en su carrera en temporada regular. También lo hicieron Jeff Bagwell, Manny Ramírez y Lou Gehrig. Y, sin embargo, el jugador del cuadro Charlie Culberson, que tiene 23 jonrones de por vida, ya ha logrado cuatro batazos para dejar tendido al rival, incluido uno que aseguró el título de la División Oeste de la Liga Nacional para los Dodgers en 2016 en el último partido en casa de la temporada regular de Vin Scully como locutor. En 1935, el lanzador de los Medias Rojas Wes Ferrell conectó dos jonrones para acabar un juego, estos fueron en juegos consecutivos, el primero como bateador emergente, y el segundo le dio la victoria de juego completo como lanzador.

El año pasado, los Dodgers se convirtieron en el primer equipo en conseguir un jonrón para dejar tendido al rival en tres juegos consecutivos, todos por novatos: Matt Beaty, Alex Verdugo y Will Smith. En 2008, Ryan Zimmerman conectó un jonrón para acabar un partido en el primer juego en Nationals Park, lo que lo convirtió en el tercer jugador en bautizar un estadio con un batazo para dejar tendido al rival, uniéndose a Bill Bruton en el County Stadium en 1953, y Dante Bichette en Coors Field en 1995.

Tyler Naquin, de los Indians, en 2016, es el último jugador en pegar un cuadrangular dentro del parque para acabar un partido. Antes de eso, Angel Pagán de los Giants lo hizo en 2013. Los jugadores a lo largo de los años se han vuelto muy creativos en su celebración de un batazo para acabar el partido, aunque las duchas con Gatorade ahora son estándar. La mejor (aunque no para el oponente) fue cuando Prince Fielder de los Cerveceros conectó un jonrón para dejar tendido al rival, sus compañeros se alinearon alrededor del plato como bolos, luego Fielder, fingiendo ser una bola de boliche, los derribó a todos como si fuera una chuza.

Norm Cash nunca ha tenido un momento así: sus 377 cuadrangulares en su carrera son la mayor cantidad sin haber logrado uno para acabar un partido. J.D. Martínez de los Medias Rojas tiene 231 jonrones, incluyendo cuatro en un juego, pero sin jonrones para dejar tendido al rival. Esa es la mayor cantidad entre jugadores activos sin haber logrado uno.

Mark Teixeira tuvo un cuadrangular para acabar un partido en la postemporada de 2009, pero logró 408 jonrones durante sus campañas de temporada regular sin un batazo como ese. En la última semana de su carrera, alcanzó el No. 409, un grand slam para acabar el juego y vencer a los Medias Rojas. Boston había ganado el título de la División Este de la Liga Americana temprano ese día, por lo que de todos modos celebraron con champán a pesar de que acababan de perder el partido con un grand slam para dejarlos en el terreno.

Teixeira jugó tres juegos más para terminar su carrera. Su último cuadrangular fue su primer jonrón para dejar tendido a un rival en temporada regular.

"Debí haberme retirado en ese momento", dijo.

Otras notas de béisbol del 23 de junio

  • En 1971, Rick Wise lanzó un juego sin hits y conectó dos jonrones contra los Rojos. El out final fue hecho por Pete Rose.

  • En 1984, Ryne Sandberg se fue de 6-5 y conectó jonrones contra el cerrador estrella de los Cardenales Bruce Sutter en la novena y décima entrada. Era la primera vez que Sutter permitía dos jonrones al mismo bateador en un juego.

  • En 2003, Barry Bonds se convirtió en el primer miembro del club 500-500: 500 jonrones, 500 robos. No hay nadie más que siquiera haya entrado al 400-400.

  • En 1960, nació el lanzador Jim Deshaies. Él es de Massena, Nueva York, ciudad natal de Hal Smith, el actor que interpretó a Otis Campbell, el borracho del pueblo en "The Andy Griffith Show". En 1991 en el Astrodome, Deshaies se hizo ciudadano honorario de Mayberry, Texas, por el capítulo local del Andy Griffith Show Fan Club. Alguien parecido a Barney Fife estaba a la mano, entre otros dignatarios. "Incluso recibí uno de los libros de cocina de tía Bee", dijo Deshaies. "Fue una noche especial".