Pitchers mexicanos, perfectos en efectividad en Juegos de Estrellas de MLB

play
¿Falta poco para que un mexicano llegue al Salón de la Fama de la MLB? (1:31)

Guillermo Celis analiza las posibilidades de los peloteros aztecas de ingresar al recinto de Cooperstown. (1:31)

En la historia de Grandes Ligas, nueve pitchers mexicanos han sido convocados a Juegos de Estrellas, pero solo cinco de ellos han tenido la fortuna de subir a la loma…

Y los cinco, que han aparecido en 10 partidos de clásicos de media temporada, han tenido algo en común hasta ahora: han mantenido en cero el casillero de las carreras admitidas, para una efectividad perfecta.

Fernando Valenzuela, Teo Higuera, Esteban Loaiza, Joakim Soria y Roberto Osuna son los únicos lanzadores nacidos en México que han actuado en el clásico de media temporada, de 1981 a 2017.

Entre los cinco pitchers aztecas han compilado 16.1 entradas lanzadas, con 11 hits admitidos, siete bases por bolas --una sola intencional--, 14 ponches, un wild pitch y 64 bateadores enfrentados. Suman dos juegos iniciados, sin victorias, ni derrotas ni juegos salvados.

Los cuatro pitchers que fueron convocados a Juegos de Estrellas, pero no participaron por decisión de su manager o lesión, son Sid Monge, Aurelio López, Yovani Gallardo y Marco Estrada.

De 1942, año en que apareció el primer lanzador mexicano en las Ligas Mayores, hasta 1981, en que jugó el primero en un partido estelar, solo uno había sido seleccionado antes, pero no tuvo la oportunidad de pitchear.

El sonorense Monge fue el primer pitcher mexicano seleccionado a un Juego de Estrellas en 1979 cuando jugaba para los Cleveland Indians, pero el manager Bob Lemon no lo utilizó al dejarlo fuera junto con Don Stanhouse, Dave Lemanczyk y Tommy John.

FERNANDO VALENZUELA

Dos años después de la elección de Monge, en el nacimiento de la “Fernandomanía”, el “Toro” de Etchohuaquila hizo historia al abrir a los 20 años de edad como novato el Juego de Estrellas de 1981, para después aparecer en relevo en 1982, 1984, 1985 y 1986.

Valenzuela lanzó en total 7.2 episodios tolerando cinco hits, con tres bases por bolas y nueve ponches, además de un wild pitch. En total enfrentó a 29 bateadores de la Liga Americana, pues todos en todos los partidos vistió el uniforme de Los Ángeles Dodgers por la Liga Nacional.

El zurdo sonorense brilló en su despedida de los All Star en 1986, cuando enfrentó a su compatriota Higuera en tres episodios --cuarta a sexta entradas-- e igualó la marca de cinco ponches seguidos en un partido. Sus nueve ponches los consiguió en su últimos tres partidos en 84, 85 y 86, sumando seis ponches al hilo entre 85 y 86.

En su debut en Juegos de Estrellas en 1981 fue recibido con hits seguidos de Rod Carew y Willie Randolph. Pero el primero fue retirado en intento de robo de segunda y después domino a George Brett y Dave Winfield con rolas a sus manos y a la antesala, respectivamente.

En 1983, en la octava entrada en dos tercios de labor regaló par de pasaportes a Eddie Murray y Hal McRae y necesitó el relevo de Greg Minton, quien no permitió que los corredores que recibió de herencia anotaran.

Valenzuela ocupa la quinta posición con efectividad perfecta entre quienes han lanzado más entradas, después de Mel Harder (13 innings), Mariano Rivera (9), Johnny Vander Meer (8.2) y Don Sutton (8).

Hasta la fecha es el único pitcher nacido en México que ha lanzado para la Liga Nacional.

play
1:30

VIDEO: ¿Tendremos un MVP mexicano en las Grandes Ligas?

Guillermo Celis analiza el panorama para los peloteros mexicanos en la mira de obtener este reconocimiento.

TEO HIGUERA

En el Juego de Estrellas de 1986, Higuera no entonó mal y realizó una gran labor lanzando por Milwaukee Brewers y la Liga Americana. El zurdo sinaloense lanzó tres episodios aceptando un solitario hit con una base y par de ponches en 11 bateadores enfrentados.

Higuera se paró a batear en la quinta entrada y fue ponchado por Valenzuela, quien así empataba el récord de cinco ponches al hilo establecido por Carl Hubbell en 1934. En la loma retiró en orden a los primeros cuatro y también a los últimos cinco. Sus ponches fueron contra Tony Gwynn y Ryne Sandberg, futuros inmortales en ese momento que se fueron de 2-0 cada uno ante el mexicano.

Higuera tuvo a corredores en segunda y primera con un out en la quinta entrada, pero salió ileso al dominar con elevado al prado central a Dale Murphy y con rola a la intermedia a Hubie Brooks.

ESTEBAN LOAIZA

Pasaron 17 años para que otro mexicano apareciera en otro clásico de media temporada, cuando el tijuanense Esteban Loaiza abrió por la Liga Americana con uniforme de Chicago White Sox y al siguiente año repitió en relevo.

En par de actuaciones, el pitcher derecho compiló tres entradas lanzadas, con par imparables, un pasaporte y un ponche ante 12 bateadores que enfrentó. En 2003 retiró en fila a los últimos cinco bateadores que enfrentó, tras recibir hit de Jim Edmonds con un out en el primer inning.

En el año siguiente, enfrentó a tres jugadores que ahora suman 2,027 jonrones, Albert Pujols (656), Barry Bonds (762) y Sammy Sosa (609), pero salió ileso pese a dar pasaporte a Bonds y aceptar sencillo a Scott Rolen.

JOAKIM SORIA

Junto con Valenzuela y Loaiza, el coahuilense Soria es el único otro pitcher nacido en México con dos llamados al Juego de Estrellas, aunque solo ha participado en uno. En 2008 vistiendo el uniforme de los Kansas City Royals subió a la loma por la Liga Americana y lanzó 1.2 episodios en par de hits y dos pasaportes --uno intencional-- y par de ponches ante nueve bateadores.

Su actuación fue en las entradas 11 y 12 relevando a Mariano Rivera en un juego de 15 entradas celebrado en el Yankee Stadium. Inició su labor ante Adrián González aceptando hit y la terminó al ser relevado por George Sherrill para enfrentar al mismo González.

En 2010 también fue seleccionado, pero no jugó. En el mismo partido estuvo convocado Gallardo y tampoco lanzó.

ROBERTO OSUNA

El sinaloense Osuna recibió su llamado en 2017 y lanzó una entrada portando el uniforme de los Houston Astros por la Liga Americana. Lanzó la séptima entrada en tres bateadores aceptando un inatrapable.

Osuna obligó a Paul Goldschmidt a elevar al derecho en terreno de foul y después de tolerar hit a Michael Conforto, hizo que Corey Seager pegara rola para doble play por la segunda base.

López en 1983 --año en que Valenzuela también fue seleccionado y no pitcheó-- y Estrada en 2006 fueron los otros dos lanzadores mexicanos convocados a Juegos de Estrellas, pero que no lanzaron.