El coach de lanzadores de los Cubs, Tommy Hottovy, detalla su lucha emocional contra el coronavirus

play
Mánager de pitcheo de los Cubs rompe en llanto hablando de su viacrucis por culpa del coronavirus (2:32)

Tommy Hottovy se pone muy sensible contando lo que padeció al haberse contagiado de COVID-19. (2:32)

Mientras luchaba contra las lágrimas, el entrenador de los Chicago Cubs Tommy Hottovy detalló su lucha contra el coronavirus, que lo envió al aislamiento en su hogar durante 30 días.

"Sentí que era importante para mí hablar sobre lo que pasé porque demasiado de lo que hay ahí fuera son las historias fáciles de lo que la gente pasa con esto", dijo Hottovy, de 38 años, mediante teleconferencia en Zoom el miércoles después de componerse. "Si mi viaje a través de esto ayuda a una persona a darse cuenta de cuán grave puede ser esto, y eso puede salvar una vida, entonces quiero que mi historia se escuche".

Hottovy no está seguro de cómo contrajo el virus, alegando que tomó todas las precauciones habituales sugeridas, como lavarse las manos con frecuencia. Aún así, fue difícil para él no culparse a sí mismo, sintiendo que puso a su esposa e hijos en peligro.

"Pasé por algunas etapas realmente extrañas durante todo el proceso", dijo Hottovy. "Depresión. Pensar que hice algo mal. ¿Cómo podría poner a mi familia en esa situación?"

Hottovy nunca tuvo que pasar una noche en el hospital, pero tuvo un largo día en uno, ya que necesitó ayuda con su respiración. Al principio, sus síntomas iban y venían antes de que su fiebre aumentara.

"Durante 30 días, este virus siempre fue peor de noche", dijo Hottovy. "No dormía desde la medianoche hasta las seis de la mañana. Luego, de 6 a 10, dormía un poco. Todas las noches me levantaba a las 2 y mi esposa todavía estaba limpiando. Tenía que traerme comida y agua todos los días".

Basado en la gravedad de sus síntomas, se le preguntó a Hottovy si era factible jugar béisbol o deportes en el corto plazo.

"Creo que hacer deporte es importante", dijo Hottovy. "Al mismo tiempo, un pequeño paso en falso, una pequeña situación de contacto por parte de una persona, puede descarrilar a toda una industria".

Como muchos en el juego ya han dicho, Hottovy cree que solo se podrá lograr si todos reman en la misma dirección.

"Quiero hacer todo lo posible para devolver el béisbol a los fanáticos", dijo Hottovy. "Tenemos que cuidarnos a nosotros mismos y a los demás y responsabilizarnos mutuamente o podría descarrilarse fácilmente".

Hottovy dijo que los lanzadores de los Cachorros sabían de su dolencia desde el principio, y que no siempre podía comunicarse lo mejor que podía durante las llamadas de Zoom, ya que le faltaba el aliento. Pero son esos lanzadores, y el resto de su equipo, por quienes quiere estar allí. Contempló optar por no participar en la temporada, pero finalmente decidió participar.

"Todavía hay muchachos que no quieren acercarse a mí", dijo Hottovy con una sonrisa. "Ellos (los lanzadores de los Cachorros) que viven ese tipo de experiencia conmigo saben un poco de lo que hablo. Cuando conoces a alguien que lo consigue, te pega duro, cuando es significativo. Nadie es inmune".

Hottovy dijo que perdió mucho peso, se queda sin aliento fácilmente y todavía se está recuperando, alegando que está en un 80% en este momento. Pero espera que lo peor haya quedado atrás y ahora cuenta una historia emotiva y preventiva.

"Te muestra lo fresco que es para mí y cómo quiero estar aquí para estos tipos porque tienen preguntas", dijo Hottovy. "Sus familias tienen preguntas. Creo que es importante para mí y mi familia ser accesibles para estos tipos".