Red Sox, Astros adaptan sus estadios para entrenamientos

Uno de los estadios más antiguos de Estados Unidos se está adaptando al coronavirus. En los últimos días, los Boston Red Sox convirtieron varias áreas del Fenway Park para apoyar una apertura segura de los campamentos de verano y permitir el distanciamiento social entre los jugadores a medida que las Grandes Ligas continúan aumentando su intensidad para intentar un comienzo de la temporada 2020.

Entre los cambios está la conversión de las lujosas suites de Fenway en vestuarios, con cada habitación con capacidad para dos jugadores. Debido a que el estadio fue inaugurado en 1912, los vestuarios de Fenway Park permanecen entre los más pequeños en todos los deportes profesionales, un entorno que sería físicamente imposible para los atletas a una distancia social segura.

Además, el equipo convirtió la explanada del jardín derecho, un área que normalmente está llena de fanáticos que esperan para comprar en las concesiones, en un área ampliada de gimnasio y entrenamiento, que incluye la instalación de una jaula de bateo al aire libre, un césped artificial encima la parte superior del piso de concreto existente y un montículo de lanzamiento debajo de las gradas.

"Además del importante espacio expandido brindado en las explanadas, la circulación de aire mejorada también es un beneficio de las áreas cubiertas, pero no completamente cerradas", según un comunicado de prensa de los Red Sox.

Los Medias Rojas también utilizarán el estadio en Harrington Athletic Village y el estadio McCoy de Boston College en Pawtucket, Rhode Island, hogar de su equipo Triple A, como sitios alternativos de entrenamiento.

Boston no es el único equipo que convierte el espacio típicamente reservado para los fanáticos en una instalación de entrenamiento utilizable. Los Houston Astros también están convirtiendo el Minute Maid Park en un campamento de verano.

"Estoy usando cada centímetro de Minute Maid", dijo el entrenador de banca de los Astros, Joe Espada, al diario Houston Chronicle. "La tormenta definitivamente no ha terminado. Ahora es el momento de hacer un horario en el que puedas espaciar a los muchachos, maximizar el espacio que tenemos, ser eficiente con el tiempo que pasamos en el campo, de modo que eso crea muchos desafíos. Pero creo estamos en un buen lugar".