Contamos las razones por las cuales los Rays (¡sí, los Rays!), ganarán la Serie Mundial 2020

play
Preocupación en las Grandes Ligas por la baja de algunos jugadores (1:49)

Tras conocerse la ausencia de David Price para la recortada temporada 2020, Buster Olney analiza la posibilidad de que otros peloteros tomen la misma medida y cómo está la situación actual en la MLB de cara al arranque de la campaña. (1:49)

Los Tampa Bay Rays van a ganar la Serie Mundial 2020.

Honestamente, parece un poco tonto hacer predicciones en esta temporada impredecible para las Grandes Ligas, pero suponiendo que haya béisbol y que superemos los 60 juegos y los playoffs sin cancelación, los Rays serán el último equipo en pie. No tengo idea de cómo será la celebración, pero sería apropiado que ese juego decisivo se juegue dentro en el Tropicana Field, dado que allí es donde muchos de nosotros hemos estado atrapados en los últimos meses.

Elegir a los Rays no es realmente una elección extravagante, ya que llegaron a los playoffs el año pasado y casi sorprendieron a los Astros en la Serie Divisional de la Liga Americana. Este es un buen equipo con una profundidad excelente en todo su roster de 40 hombres (o, en realidad, en todo su roster de campamento de verano de 60 hombres). Se ha estado moviendo en la dirección correcta, de 68 victorias en 2016 a 80 a 90 al 96 del año pasado. Tiene un núcleo de veteranos jóvenes, y aunque la ofensiva carece de una superestrella de renombre, los Rays tienen tres abridores en la rotación que pueden ser tan buenos como cualquier trío en las mayores:Charlie Morton, Blake Snell y Tyler Glasnow.

Morton, que sigue mejorando con la edad, terminó tercero en la votación del Premio Cy Young en 2019. Snell ganó el premio en 2018. Glasnow podría ser la mejor apuesta de los tres para ganarlo en 2020. Esas son tres grandes razones para la elección de los Rays para ganarlo todo. Hablaremos sobre ellos en un momento, pero la corta temporada y la rápida aceleración hacia el nuevo Día Inaugural el 23 de julio (habrá dos juegos ese día, con el inicio de todos los demás equipos el 24 de julio) plantea una pregunta importante sobre cómo la temporada jugará de manera diferente en 60 juegos de lo que se jugaría en 162.

Hay dos corrientes de pensamiento sobre la importancia de la profundidad del pitcheo en el calendario acortado:

(1) Es más importante porque los abridores no estarán listos para lanzar tantas entradas al principio, y una o dos lesiones graves o un contagio con el COVID-19 podrían ser devastadores en una temporada corta si se carece de profundidad.

(2) Es menos importante porque la temporada corta significa que es más probable que un equipo la supere sin lesiones y, por lo tanto, pueda confiar más en sus mejores lanzadores.

Aquí está la cosa con los Rays: tienen ambas posibilidades cubiertas. Además de Morton, Snell y Glasnow, tienen mucha profundidad en su rotación:

Ryan Yarbrough, quien tuvo marca de 11-6 con efectividad de 4.13 el año pasado, pero mantuvo a los bateadores opuestos con un OBP de .267, noveno entre los lanzadores con al menos 100 entradas

Yonny Chirinos, quien tuvo marca de 9-5 con una efectividad de 3.85 y tuvo el 12º OBP más bajo permitido entre los lanzadores con 100 entradas

• Brendan McKay, el principal lanzador prospecto del equipo, quien lanzó 49 entradas en las mayores el año pasado luego de pasearse por las menores con efectividad de 1.10 en 73⅔ entradas

• Trevor Richards, adquirido la pasada temporada desde los Marlins

• Joe Ryan, ouno de mis prospectos favoritos escondidos en liga menor, quien ponchó 183 en 123⅔ entradas y maniató los rivales a promedio de .173

Yarbrough es el lanzador subestimado, la antítesis de la tendencia actual de lanzar rectas a alta velocidad y alto giro en la zona. Es un zurdo fino de la vieja escuela con un sinker, un cambio, una curva y una recta cortada que lo ayudan a lanzarle adentro a los derechos e inducir mucho contacto débil. Se clasificó en el 99º percentil en la tasa de bolas bateadas duro, razón por la cual los bateadores batearon apenas .228 contra él. Yarbrough no tenía ese lanzamiento cuando estaba en el sistema de fincas de los Marineros, pero ha sido el arma clave que lo ayudó a tener marca de 27-12 en sus dos temporadas en las Mayores.

Mientras tanto, el bullpen lideró las mayores en efectividad en 2019 y está lleno de brazos de poder y relevistas que pueden lanzar múltiples entradas. Nick Anderson llegó en ese cambio con los Marlins con Richards, y en 21⅓ entradas con los Rays, tuvo una impresionante tasa de ponches a boletos de 41-a-2. Debería ser el cerrador junto a Diego Castillo, Colin Poche, Oliver Drake and Jose Alvarado como preparadores principales.

Sin embargo, son los tres grandes quienes llevarán al cuerpo de lanzadores. El año pasado, el trío se combinó para comenzar 68 de los 162 juegos de los Rays, o el 42%, y el equipo comoquiera ganó 96 juegos. Si cada uno puede hacer 12 aperturas en esta temporada abreviada, eso es el 60% de los juegos, un gran impulso a las posibilidades de los Rays de no solo llegar a los playoffs, sino también destronar a los Yankees en la División Este de la Liga Americana.

Snell es la clave. Siguió su temporada de Cy Young con un 2019 estropeado por lesiones, perdiendo tiempo debido a un dedo roto y una cirugía por cuerpos sueltos en su codo. Hizo 23 aperturas, pero lanzó solo 107 entradas, terminando 6-8 con una efectividad de 4.29. Sin embargo, las cosas se mantuvieron eléctricas, y algunos de los números subyacentes sugieren que tuvo mala suerte. Su xwOBA, promedio ponderado esperado de embasamiento, basado en la calidad del contacto, fue en realidad mejor en 2019 que en su temporada de Cy Young y se ubicó en el 8% superior de la liga. En otras palabras, lanzó mucho mejor de lo que indica su efectividad de 4.29.

"Sí, me sé todos los números", me dijo en marzo, justo antes del cierre de los entrenamientos de primavera. "Fue una temporada frustrante con las lesiones, y siento que hubo algo de mala suerte, pero no hay excusas. La conclusión es que tengo que mejorar".

Snell ha tenido un momento interesante desde que terminó la temporada 2019. Primero, se metió en un poco de agua caliente en la temporada baja, cuando criticó el intercambio que envió a Tommy Pham a los Padres mientras hacía transmisiones en línea de partidas de videojuegos. La oficina central de los Rays rápidamente se encogió de hombros. De hecho, cuando hablé con el gerente general Erik Neander en los entrenamientos de primavera, estaba más impresionado de que Snell supiera sobre Xavier Edwards, el prospecto que adquirieron los Rays junto con el jardinero Hunter Renfroe, que preocupado sobre el cuestionamiento de su estelar lanzador sobre un cambio.

El entrenamiento primaveral de Snell tuvo un mal comienzo cuando se perdió un par de semanas después de recibir una inyección de cortisona por un dolor en el codo. Cuando regresó en marzo, caminó a cuatro de los cinco bateadores que enfrentó en una salida de 22 lanzamientos. En mayo, mientras el sindicato y los propietarios negociaban los parámetros de un posible retorno, Snell fue noticia cuando dijo que se oponía a que los jugadores tomaran más reducciones salariales.

"No, tengo que recibir mi dinero. No voy a jugar a menos que obtenga el mío, ¿de acuerdo?", dijo Snell mientras respondía preguntas en su canal de Twitch. "Y así es como es. Lamento que ustedes piensen de manera diferente, pero el riesgo es muchísimo mayor, y la cantidad de dinero que gano es mucho menor. ¿Por qué pensaría en hacer eso?"

Snell está listo para jugar ahora, sin embargo, y cuando los Rays regresaron la semana pasada para comenzar a entrenar en Tropicana Field, se retractó un poco de sus comentarios en mayo. "Lo único que no me gustó con lo que dije fue eso de que 'Tengo que conseguir el mío'. Eso fue bastante malo", dijo. "Todo lo demás que dije antes fue bastante correcto. Pero justo como lo comencé, pude ver cómo podría enojar a la gente, así que yo me disculparía por eso. Todo después de eso fue bastante acertado con lo que estamos haciendo ahora".

Algunos compañeros de equipo también expresaron su preocupación inicial por el deseo de Morton de jugar durante pandemia, pero Morton dijo a los periodistas hace un par de días que estaba listo para comenzar. "Si hay un montón de personas que están sacrificando su tiempo y esfuerzo y su seguridad para hacer esto posible, siento que debería intentarlo", dijo.

El desarrollo tardío en la carrera de Morton ha sido impresionante. Cuando firmó con los Astros en 2017, lo cambiaron de tirar su sinker a tirar a más rectas de cuatro costuras en la zona. No solo comenzó a lanzar con más fuerza, sino que también entró en la fase más duradera de su carrera, con temporadas consecutivas de 30 aperturas, que incluyen números de 16-6 con efectividad de 3.05 y 240 ponches en 194.2 entradas el año pasado.

Está en el último año de su contrato de dos años (hay una opción para 2021), y consideró retirarse después de esta temporada, pero ese futuro sigue suspendido. "Una parte de mí realmente no quiere terminar mi carrera de esta manera, si pudiera evitarlo. Realmente no quiero salir por [la pandemia]", dijo el hombre de 36 años. Por ahora, su enfoque estará en los próximos 60 juegos.

Dada la edad de Morton y los problemas de salud del año pasado para Snell y Glasnow, la temporada corta debería ser un beneficio para esos tres. Los Rays no tendrán que preocuparse por monitorear las entradas y la carga de trabajo para ellos, como lo tendrían que hacer en 162 juegos. Eso aumenta las posibilidades del equipo de vencer a los Yankees en la división.

Esas probabilidades aumentan si Glasnow hace lo que hizo el año pasado, cuando tuvo una efectividad de 1.86 en ocho aperturas antes de perderse casi cuatro meses debido a una lesión en el antebrazo. Regresó a tiempo para lanzar en la postemporada, aunque fue el lanzador perdedor en el decisivo Juego 5, cuando los Astros notaron que estaba dejando ver sus lanzamientos y lo lograron batear para hacerle cuatro carreras en la parte inferior de la primera entrada para lograr la victoria 6-1.

Alguna vez fue un cotizado prospecto con los Piratas, pero Glasnow nunca pudo cumplir las expectativas con los Pirates antes de que los Rays se lo robaran a él y a Austin Meadows en el intercambio de 2018 por Chris Archer. Glasnow es un lanzador intimidante con 6 pies y 8 pulgadas, atlético, con una recta de 97 mph y una curva dominante. Dominó con solo esos dos lanzamientos en 2019, aunque estaba trabajando en una recta de dedos separados en marzo. Buena suerte si ese lanzamiento se convierte en parte de su arsenal.

He aquí por qué estoy escogiendo los Rays. Los campeones recientes de la Serie Mundial han tenido fuertes tríos de abridores:

• Nationals 2019: Stephen Strasburg, Max Scherzer y Patrick Corbin tuvieron marca de 43-20 y efectividad de 3.18. Los tres lanzaron algunas entradas clave en relevo en la postemporada para ayudar a cubrir el delgado bullpen de Washington, con Corbin lanzando tres entradas en blanco en relevo de Scherzer en el Juego 7 de la Serie Mundial.

• Red Sox 2018: Chris Sale, David Price y Nathan Eovaldi jugaron para 31-14 con 2.95 de efectividad. Eovaldi fue adquirido durante la temporada, y Sale no estuvo al 100 por ciento en la postemporada, pero los tres abrieron y lanzaron en relevo durante la corrida de playoffs.

• Astros 2017: Justin Verlander, Dallas Keuchel y Morton. Verlander tuvo marca de 5-0 con una efectividad de 1.06 en sus cinco aperturas con Houston, y Keuchel y Morton tuvieron una marca combinada de 28-12 con una efectividad de 3.26. Cuando los relevistas de Houston tuvieron problemas en la postemporada, Morton vino al rescate y cerró el Juego 7 contra los Dodgers con cuatro entradas en relevo.

• Cubs 2016: Jon Lester, Jake Arrieta y Kyle Hendricks tuvieron marca de 53-21 con efectividad de 2.56, y Lester relevó a Hendricks en el Juego 7 de la Serie Mundial.

Morton, Snell y Glasnow tienen ventajas similares para la Serie Mundial, y cualquiera de ellos podría ser el abridor del Juego 1 para cuando llegue la postemporada.

Además, no podemos pasar por alto el lado de las cosas del jugador de posición. Meadows tuvo un gran avance en 2019, bateando .291 con 33 jonrones. Él y el campocorto Willy Adames podrían ser los únicos jugadores a tiempo completo, pero Neander lo ve como algo bueno. Hay competencia por el tiempo de juego, y el manager Kevin Cash mezclará y combinará con comités o dará más énfasis a la defensiva a veces (Kevin Kiermaier y Manuel Margot le dan a los Rays dos jardineros centrales defensivos élite). Neander me dijo que el equipo tenía ideas para sacarle más provecho a Renfroe, quien conectó 33 jonrones para los Padres pero bateó solo .208 contra los derechos. En el peor de los casos, él y su compañero recién llegado José Martínez le dan al equipo dos bateadores que pueden batear mucho contra los zurdos.

Ni siquiera mencioné los bíceps de Yandy Díaz o el favorito de los fanáticos Ji-Man Choi o el Todos Estrellas en 2019 Brandon Lowe o el toletero japonés Yoshitomo Tsutsugo, que podrían figurar en el medio de la alineación. Este es un equipo divertido.

Los Rays pueden ganarlo todo. Esperemos que tengan la oportunidad de hacerlo.