¿Por qué la serie de Astros ante los Dodgers sigue siendo algo importante?

play
Temporada 2020: El oeste de las Grandes Ligas con los mismos protagonistas (2:57)

Enrique Rojas analiza las Divisiones Oeste de cada liga, y dice que los Dodgers y los Astros son los amplios favoritos. (2:57)

Antes de que la pandemia de coronavirus pusiera el mundo de cabeza en marzo, la historia más importante de la temporada baja en el béisbol era el resultado del robo de señas de los Houston Astros. La Serie Mundial que los Astros le ganaron a los Los Angeles Dodgers en 2017 estuvo muy contaminada por un elaborado esquema que Houston utilizó esa temporada para informar a los bateadores sobre el tipo de lanzamiento que harían los rivales. La reacción violenta, tanto de los fanáticos como de los jugadores, fue fuerte y enojada, y los Dodgers tuvieron tantos motivos para estar molestos como cualquiera.

Esta semana, los equipos se reúnen nuevamente, enfrentándose el martes y el miércoles en Houston. (También están programados para jugar el 12 y 13 de septiembre en Los Ángeles). Si bien el alboroto y el drama aparentemente han disminuido hasta cierto punto, aún se trata de una historia intrigante y un enfrentamiento jugoso entre dos de los mejores equipos de béisbol.

Les preguntamos a algunos de nuestros escritores y reporteros de béisbol las preguntas clave sobre la serie y las emociones involucradas en ambos equipos.

¿Por qué es tan importante que los Dodgers jueguen contra los Astros esta semana?

Alden González: Porque cuando Cody Bellinger se reportó a los entrenamientos primaverales, dijo que José Altuve le había "robado" el MVP a Aaron Judge, que el equipo completo "nos robó el anillo de campeones" y que "había perdido el respeto" por los Astros. Porque el torpedero de los Astros Carlos Correa respondió y reprendió a Bellinger por hablar imprudentemente. Porque el cerrador de los Dodgers Kenley Jansen dijo públicamente que sospechaba sobre el slider que Alex Bregman le conectó para un cuadrangular ante él en el Juego 4 de la Serie Mundial de 2017 y catalogó el robo de señas como algo "peor que los esteroides". Porque Justin Turner estaba tan enfurecido con el dueño de los Astros, Jim Crane, alegando que las prácticas de robo de señales de su equipo "no afectaron el juego". Nunca había visto a un equipo condenar públicamente a otro, y no pensé que los vería a ambos en el mismo campo este año.

¿Cuánto les importa a los jugadores de los Dodgers enfrentarse a Houston?

González: Bellinger, quien ha sido más crítico con los Astros que nadie, se le preguntó acerca de eso recientemente y básicamente se encogió de hombros, diciendo que el escándalo "se siente como que pasó hace mucho tiempo" y que está "emocionado de jugar" dadas las circunstancias. Otros han expresado pensamientos similares. Algunos, jugadores y fanáticos de los Astros, en particular, probablemente se burlarían de eso, señalando que los Dodgers hablaron duro solo cuando no parecía que verían a los Astros todo el año. Justo, tal vez. Pero la triste realidad de una pandemia y la temporada poco ortodoxa que se ha puesto en marcha ciertamente ha diluido la furia (y todo lo demás). También está este punto, expresado con mayor frecuencia por Justin Turner: nada de lo que los Dodgers hagan de ahora en adelante, ya sea ganar un montón de campeonatos o golpear a los Astros hasta someterlos, borrará lo que sienten que les fue quitado hace 33 meses. Esta serie no curará eso.

David Schoenfield: Antes de que la pandemia convirtiera el 2020 en una pesadilla, esto parecía una historia mucho más grande, pero recuerden que, según el calendario original de 162 juegos, los Astros estaban programados para jugar contra los equipos del Este de la Liga Nacional en los partidos interligas, por lo que no habrían jugado contra los Dodgers de todos modos. Sin importar los resentimientos y las frustraciones en enero, cuando el informe del comisionado llevó a tres mánagers (AJ Hinch de Houston, Alex Cora de Boston y Carlos Beltrán de los Mets) a perder sus trabajos: "Es difícil sentir que se lo ganaron", dijo Turner como los Astros, algo que se siente que se dijo hace mucho tiempo. Como sugirió Alden, no puedes reescribir la historia o curar esas viejas heridas.

¿Crees que veremos represalias en el campo de los Dodgers esta semana, o de otros equipos en general, contra los bateadores de los Astros esta temporada?

Bradford Doolittle: Lo dudo. Siempre hay chicos incondicionales por ahí que no pueden renunciar a los rencores. Pero hay muchas circunstancias atenuantes sobre esta temporada. Los equipos solo tienen 60 juegos para lograr sus objetivos. La mente de todos se siente abrumada por la espada de Damocles que la pandemia del COVID-19 tiene colgando sobre ellos todos los días de la temporada. Las peleas no son algo inteligente para hacer en esta temporada, si es que alguna vez lo han sido. No es que los equipos hayan olvidado o perdonado, es más que el contexto actual lo ha transfigurado todo.

Sam Miller: Lo que está en juego este año, los protocolos por la pandemia que unen a los jugadores en un estado de inquietud cautelosa, hace que sea un poco más tonto intentar herir a tu oponente por un pecado cometido hace tres años. En el otro lado de la ecuación está esto: un lanzador probablemente puede golpear a un Astro sin preocuparse demasiado de que el bateador arremeta contra él o comience una pelea, ya que las peleas requieren tocarse y toda esta temporada hay puestos cartelones de NO TOCARSE en todas partes.

GonzÁlez: Ross Stripling dejó entrever ese pensamiento durante los entrenamientos de primavera, diciendo que "se inclinaría hacia el sí". Por desgracia, Stripling no está programado para abrir por los Dodgers (será Walker Buehler seguido de Dustin May, dos hombres que no estaban en el roster en la Serie Mundial del 2017). Otro abridor, Alex Wood, hizo un punto astuto cuando se le preguntó sobre las represalias contra los bateadores de los Astros. "Alguien tomará la justicia en sus propias manos, y van a ser suspendidos por más juegos que cualquiera de esos muchachos por el mayor escándalo de trampa en 100 años", dijo. "Será bastante irónico cuando eso suceda".

Schoenfield: Oigan, después de perder los dos últimos juegos de su serie de cuatro juegos contra los humildes Gigantes, los Dodgers solo deben preocuparse por obtener una victoria. Además, a pesar de la ira justificada por la trampa de los Astros en 2017, no olvidemos que los Dodgers batearon solo .203 en esa Serie Mundial. Y el cerrador Kenley Jansen, quien tuvo una derrota y un salvamento desperdiciado en un juego que los Dodgers perderían, era básicamente un lanzador de un solo pitcheo en ese momento, por lo que los Astros no tuvieron que robar sus señas. En otras palabras, los Dodgers no pueden simplemente señalar a los Astros por perder la serie. De todos modos tuvieron sus posibilidades.

¿Cuánto cambian las consecuencias para los Astros por su robo de señas el hecho de jugar una temporada sin fanáticos?

Doolittle: Ha puesto sus ansiedades al mismo nivel que las de los demás. Siempre y cuando puedan compartimentar sus cuentas de medios sociales o, mejor aún, ignorarlas por completo, pueden concentrarse en los sonidos huecos de los juegos sin fanáticos y no en las burlas interminables y los golpes simulados de botes de basura que seguramente habrían marcado su temporada. Esto creo que disminuye las consecuencias para ellos. Después de esta temporada, seguramente la mayoría de nosotros habrá seguido adelante, aunque algunos fanáticos no lo harán. Algunos fanáticos todavía no se han recuperado de Pete Rose o Don Denkinger o Fred Merkle, por amor de Dios. Pero las verdaderas consecuencias para los Astros de aquí en adelante es probable que sean el efecto que tendrá el escándalo en la forma en que sean contextualizados en el paisaje histórico.

Miller: El inicio retrasado de la temporada ya había resuelto el problema hasta cierto punto. Muchas de nuestras emociones son activadas y desactivadas por los ciclos de noticias, y el ciclo de noticias sobre los Astros expiró principalmente con el COVID-19. Eso es aún más cierto sin oportunidades de abucheos esta temporada. Mientras los Astros tengan personal clave del 2017 en el equipo, tendrán que lidiar con bromas y críticas y, finalmente, con algunos abucheos. Todavía escucho la palabra Spygate varias veces al año, y ni siquiera sigo el fútbol, pero el 2017 probablemente se esté moviendo a la sección de historia de la librería.

González: Digámoslo de esta manera: Originalmente, debido a que los Dodgers no estaban programados para jugar contra los Astros este año, un popular grupo de fanáticos en Los Ángeles, Pantone 294, estaba planeando un viaje masivo 30 millas al sur, hasta el Angel Stadium, para asegurarse de que esos jugadores de los Astros fueran abucheados adecuadamente. Ahora imagine cómo se habría sentido el medio ambiente el 12 de septiembre, cuando los Astros están programados para visitar el Dodger Stadium, si existiéramos en algún universo alternativo donde los fanáticos pudieran reunirse en masa. Hubiera sido épico. En cambio, tendremos unos pocos miles de fanáticos en fotos en cartón espeluznantes y un sonido ambiental de tono bajo generado por computadora que es casi indistinguible en persona. Boo.

¿Qué tendrían que hacer los Astros en el campo este año para validarse más allá del escándalo de robo de señas?

Doolittle: Simplemente batear como los Astros. Mi principal sentimiento sobre las fechorías de Houston siempre ha sido que la parte más trágica de sus esquemas es que ciertamente eran innecesarias y probablemente no tan impactantes. Fue como asaltar un banco para obtener una bolsa de mano gratis. Siempre y cuando los bateadores se desempeñen como siempre lo hayan hecho, y eviten cualquier caída profesional inusual en un lapso de varios años, sus números del 2017-18 pueden aceptarse al pie de la letra.

Schoenfield: Sí. En 2019, cuando aparentemente no sucedía nada, los Astros lideraron a la Liga Americana en promedio de bateo, OBP y porcentaje de slugging. Según una medida, las carreras ponderadas creadas de FanGraphs, tuvieron el segundo mejor equipo ofensivo de la historia, solo detrás de los Yankees de Ruth y Gehrig en 1927. Entonces, sí, sigue bateando y los rumores se irán. Aún mejor, gana otra Serie Mundial.

Miller: Gana la división, lidera la liga en anotaciones, llega a la Serie Mundial. De mi nota He aquí como lo pongo esta semana: "Los Astros de 2017 fueron uno de los mejores y más talentosos equipos de todos los tiempos, y ganaron la Serie Mundial. La segunda mitad de esa frase siempre estará contaminada. Pero hasta cierto punto, todavía están luchando para justificar la primera mitad". Bradford, Dave, Alden y yo sabemos que los Astros de 2018 y 2019 fueron lo suficientemente buenos (sin botes de basura) como para demostrar que son de élite. Pero es diferente cuando lo haces después de haber estado expuesto, y una vez que todos prestan más atención.

Gonzalez: Correcto o incorrecto, este es un escándalo que esos jugadores de los Astros tendrán que aguantar por el resto de sus carreras. Pienso que siempre habrá un segmento de fanáticos que se mantendrán escépticos a cualquier cosa que tipos como Bregman, Correa, Altuve y George Springer logren de ahora en adelante, a pesar de que son jugadores increíblemente talentosos por derecho propio y sería una locura intentar algo fuera de las líneas nunca más. Esta es su cruz para llevar.

¿Sería una victoria de la Serie Mundial 2020 de los Dodgers tan significativa como si hubieran derrotado a los Astros en 2017?

Doolittle: Dado el inmenso desafío de derrotar la aleatoriedad, sobrevivir a un campo de playoffs ampliado y evitar la amenaza omnipresente de la pandemia: ganar una Serie Mundial esta temporada será especial para el equipo que gane eso. De esta manera, mis sentimientos sobre el tema han evolucionado. Sin embargo, todavía hay una cualidad de manzanas contra naranjas para la temporada que es inevitable. Despejar los obstáculos de 2020 para ganarlo todo es especial, pero sigue siendo un desafío diferente al que suele representar una temporada de béisbol. Entonces, ¿será tan significativo? Sí, creo que lo será. ¿Será lo mismo? Para nada.

Miller: La respuesta es probablemente "ni siquiera cerca". Esa serie fue un enfrentamiento de titanes absolutos, quizás la Serie Mundial más llena de talento que se haya jugado. Este año, con su breve calendario, sin logros estadísticos significativos y equipos que cancelan juegos en medio de brotes virales, simplemente no es capaz de producir titanes. Dicho esto, hay dos cosas que podrían probarme que estoy equivocado. Una es que la postemporada, en cuatro rondas, pondrá a prueba a los favoritos como nunca lo ha hecho la postemporada en la historia. Si los Dodgers "tienen suerte" en jugar contra cuatro grandes equipos y vencerlos a todos, los convertirá en uno de los mejores campeones de la historia, de una manera única. La otra es que todavía existe la pequeña posibilidad, disminuyéndose rápidamente con cada prueba positiva en un camerino de las Grandes Ligas, de que esta postemporada de béisbol se convierta en un evento nacional masivo y que el equipo que gane la Serie Mundial ocupe un lugar en la tradición cultural que el béisbol no ha producido desde... ¿quizás la década de 1950? Pero eso es poco probable.

Schoenfield: Si los Dodgers son el último equipo en pie, le puedes decir a Clayton Kershaw que su anillo de la Serie Mundial no tiene sentido.

González: Con eso en mente, esto es lo que dijo Kershaw cuando se le preguntó si un campeonato se sentiría menospreciado este año: "Creo que estar sentado afuera y solo escuchar sobre la temporada de 60 juegos, lo diferente que es, cómo una temporada sin fanáticos y todo esto se verá diferente, es realmente cierto. No será como cualquier cosa que hayamos hecho. Pero al mismo tiempo, todos estamos pasando por un nivel de juego exacto, y todos estamos pasando exactamente por la misma postemporada. Y quien gane después de esto, será diferente, será un campeón diferente, pero todavía serás un campeón. Pero decir que merece un asterisco o cosas así, no creo que sea justo. Creo que debe haber una categoría completamente diferente para lo que es esta temporada. Pero al final del día, siento que si ganar esta temporada, sigue siendo bastante bueno pase lo que pase ".