Llegó la nueva regla de entradas extras en MLB, y ¡sorpresa!, es gloriosa

Douglas P. DeFelice/Getty Images

Desde hace par de años que estaba claro que las Grandes Ligas y su comisionado, Rob Manfred, se encaminaban a una inevitable introducción de la extraña regla en entradas adicionales, y desde este espacio dejamos muy en claro nuestra oposición a la misma. "La solución de comenzar con un corredor en 2B sin outs es la idea más aburrida para terminar los juegos que se te puede ocurrir", escribimos.

Solo se necesitó cinco juegos, cubriendo seis entradas adicionales, para ver cuán equivocado estaba. Las nuevas reglas, introducidas temporalmente para esta temporada anómala, funcionan. En lugar de forzar estrategias rutinarias en la parte final de los partidos, poner a un corredor en segunda base para comenzar cada media entrada ha creado más variedad. El béisbol más emocionante jugado esta semana ha llegado en esas seis entradas, que, ¡en solo dos horas totales de béisbol!, han incluido:

Un grand slam para dejar tendido al rival.

Una rara jugada de selección 3-5 para evitar que anotara la carrera de la ventaja.

Un novato trayendo al plato una carrera con un doble en el primer lanzamiento que vio en su carrera en las Grandes Ligas.

Esto:

Solo un toque de sacrificio.

Un ponche en el intento de un toque de sacrificio.

Un corredor que representaba la carrera de la ventaja que fue atrapado en intento de robo de la tercera base, y esa decisión luego fue anulada.

El campeón de jonrones Pete Alonso en el plato representando la carrera del empate, abajo por tres carreras.

Un corrido en las bases que involucró a Shohei Ohtani como la posible carrera de la ventaja.

Dos lanzamientos salvajes que movieron la carrera ganadora a la tercera base (y dos bloqueos para salvar el juego en lanzamientos imposibles de bloquear).

Dos bateadores golpeados.

Ocho bateadores en el plato con el cuadro interior adentro.

Esta alineación defensiva:

Un boleto con 12 pitcheos.

Múltiples jugadas cerradas en el plato.

Y la improbabilidad definitiva en el béisbol: Un triple para dejar tendido al rival.

Hubo entradas sin anotaciones, entradas de una carrera, una entrada de dos carreras, una entrada de tres carreras y una entrada de cuatro carreras. Todo eso en solo cinco juegos y 46 apariciones en el plato, de las cuales el 70% representó la carrera del empate o la ventaja en posición de anotar. Esta variedad no era lo que yo esperaba. Cuando se implementó una versión de esta regla en el Clásico Mundial de Béisbol, y cuando se establecieron reglas similares en ligas independientes, ese corredor en segundo lugar desencadenó una rutina de estrategias aburridas y preprogramadas. Según escribimos:

Y en las mayores, podemos ver que en tales incidentes que ocurren naturalmente, corredores en segunda, sin outs, entradas extras, el siguiente bateador suele recibir boletos o intenta un toque en la mitad del tiempo. Un buen número de los resultados restantes son el primo aburrido del toque de sacrificio: el rodado hacia el lado derecho para mover el corredor.

Si el objetivo es terminar los juegos de béisbol más rápido, está bien, funciona lo suficientemente bien. Pero si el objetivo es terminar los juegos de béisbol más rápido y para que el deporte sea más emocionante/memorable/interesante, es un desastre. Piensen en todas las formas interesantes de terminar un juego de béisbol que no son toques de sacrificio seguidos de elevados de sacrificio. Piensen en lo decepcionante que es que la solución del béisbol para el béisbol "aburrido" es crear un festival de elevados de sacrificio y boletos en la 10ª.

Piensa en todas esas formas interesantes. Y luego nos damos cuenta de que, en cinco juegos, vimos un montón de ellos. Esos resultados preprogramados simplemente no han sucedido.

Juego 1: Los Angels no tocaron en la parte superior de la 10ª. Su primer bateador conectó una línea a la primera base, lo que llevó a una jugada defensiva agresiva para sacar de out al corredor más adelantado. Luego los Angels luego llenaron las bases con un hit y un boleto, pero no anotaron. Los A's, comenzando con la carrera ganadora en segundo lugar, tampoco tocaron para mover el corredor. Finalmente, un lanzamiento descontrolado movió al corredor a tercera, y después de que los Atléticos llenaron las bases, Matt Olson conectó cuadrangular.

Juego 2: Los Bravos no tocaron en la parte superior de la 10ª. En cambio, un sencillo remolcó la carrera de la ventaja y ellos agregaron dos carreras más luego de eso. Los Mets, que necesitaban tres anotaciones, no tenían más remedio que tener una gran entrada en la parte baja, por lo que no tocaron. Se las arreglaron para poner en el plato a Alonso representando la carrera del empate, y fue golpeado por un lanzamiento para llenar las bases. Pero los Mets no pudieron ganarlo.

Juego 3: Los Royals sí tocaron, de forma exitosa, y lograron traer la carrera al plato con un elevado de sacrificio. Cleveland, en necesidad de empatar, no tocó, y Bradley Zimmer fue golpeado por un lanzamiento para poner las carreras de la victoria en primera y segunda sin outs. Por Cleveland venía a batear la parte gruesa de su alineación: César Hernández -- quien intentó un toque, y luego cambió de parecer, y luego venían José Ramírez y Francisco Lindor. Los tres se poncharon.

Juego 4: Los Blue Jays no tocaron, pero luego de que un elevado corto para el primer out fallara en mover el corredor, este se robó la tercera base. (Fue inicialmente cantado out y hasta salió del terreno; la decisión fue revertida y tuvo que volver.) Anotó con un elevado de sacrificio, con un elevado muy corto, el elevado de sacrificio más suave que se ha visto en lo que va de temporada, que logró vencer un tiro débil al plato. Los Rays, en necesidad de empatar, no tocaron en la parte baja de la 10ª. En cambio, José Martínez logró un boleto en un turno de nueve lanzamientos para llegar a base como la posible carrera de la victoria, y Kevin Kiermaier conectó triple para traer al plato ambas anotaciones y dejar tendido al rival.

Juego 5: Los Brewers no tocaron, no movieron el corredor con el primer out, pero este sí logró avanzar con un lanzamiento salvaje. Con el cuadro adentro, Justin Smoak se ponchó, y los Brewers no lograron anotar. Los Pirates intentaron tocar en la parte baja de la entrada, pero Jarrod Dyson no pudo lograrlo. Ningún equipo anotó y el juego llegó a la entrada 11, aproximadamente una cuarta parte de lo que se espera que lleguen los juegos de entradas extras. Entonces los Brewers tampoco tocaron en la entrada 11 y lograron un doble para abrir el episodio y traer al plato la carrera de la ventaja. Los Pirates, con su mejor bateador en el plato, no tocaron en la parte baja de la entrada. Josh Bell llevó el corredor a tercera base con un rodado. El cuadro vino adentro; los siguientes dos bateadores de los Pirates se poncharon.

El béisbol tiene 24 de lo que llamamos estados en las bases: bases vacías sin outs, bases vacías con un out, corredor en primera sin outs, y así sucesivamente, hasta llegar a las bases llenas y dos outs. Si el escenario de entradas extra fuera a desencadenar una rutina predecible, esperaríamos ver los mismos estados de base repetidos una y otra vez: un corredor en segundo lugar sin nadie fuera sería seguido por un corredor en tercera base con un out (toque de sacrificio), y luego las bases se vacían con uno o dos outs (por hit o elevado de sacrificio). Habrá una pequeña variedad en función de qué tan bien la ofensiva haya ejecutado esa secuencia, pero los resultados del juego se canalizarán en unos pocos caminos predeterminados.

Eso no es lo que ha sucedido. En solo cinco juegos, en solo seis entradas, ya vimos 19 de esos 24 estados en las bases en acción:

En parte, la variedad refleja las actitudes de los diferentes equipos. Los Royals tocaron, lo que parece ser su carácter. Los Atléticos no tocaron, lo que refleja su carácter. Pero una vez que estos escenarios pasaron de las abstracciones a la vida real, se hizo evidente de inmediato cuánta variedad producen las situaciones mismas. Por los Angels venía a batear la parte baja de su alineación; por los A's venía la parte gruesa. Eso hace una gran diferencia. Los Azulejos colocaron un corredor emergente en segunda base; los Rays tuvieron un receptor corriendo en la intermedia. Los Mets enfrentaron a un relevista que había ponchado 13 bateadores por cada nueve entradas el año pasado; los Braves se midieron a un relevista que ponchó 6½ por cada nueve. En su 10ª entrada, los Pirates tuvieron un primer bate que había conectado 38 sacrificios y 21 jonrones en su carrera; en la entrada 11, ellos tuvieron un primer bate sin sacrificios en su carrera, pero que conectó 37 bambinazos el año pasado.

La conclusión es que un toque no es automático ni indefendible. Habrá algunos toques, un montón de situaciones en las que no se tocará, y una discusión genuina que se tendrá sobre esto cada vez.

En general, esta configuración no suprime la variedad estratégica, sino que la aumenta. Y la estrategia de las entradas extras no comienza al dar inicio las entradas adicionales. Los Brewers comenzaron la décima entrada con el receptor lento Omar Narváez como su corredor en segunda base. Narváez estaba en ese lugar porque fue el out final de la novena entrada, un out que hizo porque fue colocado como bateador emergente. ¿Valió la pena esa decisión? Los Brewers obtuvieron el mejor bateador en la novena, pero el peor corredor en la décima, y, dado que Narváez fue su último receptor, fue el único jugador en la alineación que no pudieron reemplazar con un corredor emergente. Entonces, los mánagers ahora tienen que pensar en quién va a ser el out final de la novena entrada.

Más lejos: Narváez probablemente fue convocado como bateador emergente porque los Cerveceros sabían con confianza que el juego, a pesar de estar empatado, terminaría muy pronto. Los equipos históricamente han detestado reemplazar su receptor inicial si no necesitan hacerlo, porque no quieren una lesión en el reemplazo para dejarlos sin un receptor, y no saben cuánto tiempo puede durar un juego de entrada extras. Tal vez una entrada, tal vez 10. Ahora lo saben: no 10. Los bancos y los bullpens pueden vaciarse mucho antes, porque el final está a punto de llegar rápidamente.

De hecho, la estrategia para estos juegos comienza antes de que comiencen los juegos, cuando se construyen los rosters. Incluso cuando los rosters se reduzcan de 30 a 26, los equipos aún pueden concluir que la posibilidad de entradas adicionales justifica un corredor emergente a tiempo completo que realmente pueda marcar la diferencia desde la segunda base. Estos cinco juegos trajeron cuatro corredores emergentes, y con mejores opciones de corredores emergentes probablemente habrían traído más. Los equipos saben que el juego está por terminar. Saben que pueden colocar un corredor emergente por casi cualquier jugador en la alineación, incluso una superestrella, ya que es poco probable que el lugar del jugador vuelva a tener otra oportunidad de bateo. Y, sabiendo que la amenaza de un juego de 13, 16 o 20 entradas ya no se cierne sobre ellos, los equipos podrían sacrificar un poco de profundidad redundante (relevista largo, por ejemplo) por las ventajas tácticas de la velocidad que marca la diferencia. Por otra parte, es posible que no.

Estas dos horas de béisbol fueron variadas, entretenidas, constantemente tensas y maduras para el debate y las dudas. Y el miércoles por la noche produjo dos nuevos juegos de entradas extras, cada uno un clásico en su propio estilo: los Nationals llenaron las bases sin outs en la décima, luego se dieron los primeros dos outs mediante ponches, antes de explotar para anotar cuatro carreras. Luego, los Astros y los Dodgers intercambiaron ceros, luego unos, luego ceros nuevamente, haciendo swing todo el tiempo, hasta que los Dodgers finalmente ganaron en la 13ª entrada con un jonrón de dos carreras.

Todavía hay dos razones por las que una persona podría seguir odiando estos cambios: Se elimina la leve posibilidad de un verdaderamente memorable maratón de béisbol, donde veamos a un lanzador jugando en la primera base en la entrada 21 o tus hijos despertándose para verte a tí viendo un partido en la entrada 37. Y esas circunstancias fueron diferentes. Y es que esto es diferente. Se cambia el deporte que muchos aman. Y yo mismo me he suscrito a esas posiciones en el pasado.

Pero tengo que admitir: fue divertido ver terminar estos juegos. El año pasado, a principios de la temporada, los Dodgers y los Diamondbacks jugaron entradas adicionales y les llevó más de seis horas terminar el juego. Me perdí ese final. Si no te lo perdiste, entonces tienes uno de ventaja sobre mí. Pero hay muchas más personas que lo echaron de menos que los que lo vieron. En el viejo mundo, probablemente no me habría quedado despierto para ver a los Cerveceros y los Piratas ir hasta la entrada 11 esta semana, sabiendo que probablemente no llegaría al final de todos modos. Pero bajo estas nuevas reglas, hay una garantía implícita de que se te recompensará si les das otros 20, tal vez 40, quizás 60 minutos más. Y, efectivamente, 20 minutos después, después de ver a Eric Sogard hacer swing y conectar un doble a la esquina del izquierdo para traer al plato la carrera de la ventaja; luego de ver a Christian Yelich poncharse con corredores en las esquinas y un out; luego de ver a Bell batear representando la posible carrera de la victoria; luego de ver a David Phelps ponchar a Erik Gonzalez con la carrera del empate en tercera y un out; luego de escuchar a los narradores discutir la posibilidad remota de que ese corredor en tercera se robara el plato; luego de ver el out final, yo lo quería.