Ron Washington, un Ranger muy 'Bravo' y muy querido en Texas

play
Memo Celis: "Los Astros están enfrentando a lanzadores que estudiaron" (1:47)

Nuestro experto analiza los resultados de los dos juegos de la serie y asegura que la clave está en los pitcheos. (1:47)

ARLINGTON -- Ron Washington está de vuelta en la ciudad donde se convirtió en leyenda beisbolera y, tal vez, hasta urbana.

Ahora viste otro uniforme, pero su colorida personalidad y fama como uno de los mejores en su trabajo perduran.

El manager más exitoso en la historia de los Texas Rangers, el que los llevó a dos Series Mundiales consecutivas, está de regreso en Arlington para la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, pero ahora como coach de tercera base de los Atlanta Braves.

“Cuando me despedí de los (Oakland) Athletics para venir a dirigir a los Rangers, Eric Chávez (ex tercea base de los Athletics) me dijo que nunca cambiara”, recordó Washington en videoconferencia. “Y eso he hecho, he tratado de seguir siendo el mismo”.

Durante alrededor de 25 años como entrenador en las Grandes Ligas, Washington se ha forjado la fama de ser uno de los mejores preparadores defensivos para jugadores de cuadro en la Gran Carpa. Su pasión por el beisbol es contagiosa y su manera de expresarse ante todos, incluida la prensa, es bastante informal en lenguaje y formas. No se guarda nada.

“Trato de expresarme con todos a mi alrededor de la misma manera, ya sea un pitcher preguntándome algo, los jardineros o mis compañeros entrenadores. Sólo trato de retratar exactamente lo que soy”, añadió el coach de 68 años.

“Wash“, como es conocido en las Mayores, se estrenó en 2007 como piloto de los Rangers hasta 2014, cuando cuando decidió renunciar poco antes del final de la temporada por algunos problemas personales.

Washington dijo que jamás imaginó que disputaría la primera Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el nuevo estadio de los Rangers, exactamente frente al “viejo” parque de pelota donde consumó sus mejores éxitos.

“Siempre amaré Texas. Siempre amaré el ambiente familiar que creamos aquí. El éxito que tuvimos jamás se olvidará. Todos los amigos que hice siempre estarán aquí”, destacó.

Washington aseguró que ve similitudes entre los actuales Braves y los Rangers que dirigió en carácter, capacidad, talento, juventud y deseos de salir adelante.

“Estoy muy contento de estar rodeado de gente humilde, que quiere trabajar, que me aprecia y que todos los días llega al parque de pelota con ganas de aprender y triunfar”, dijo en relación a los Braves. “Soy bendecido de que estamos dándole la vuelta a las cosas, como se las dimos con Texas.

“Estos muchachos se toman tan en serio su negocio, como nos lo tomamos cuando estuve aquí en Texas. Estos Braves son jóvenes, les importa el equipo y juegan unos para otros”, agregó.

Freddie Freeman, primera base de los Braves, aseguró sentirse afortunado de estar cerca de Washington.

“Cuando supe que (Ron) venía con nosotros, estaba motivado por su prestigio como coach. Ahora tengo oro en el guante gracias a él”, enfatizó Freeman.