Pedro Martínez: "Yo soy producto de una oportunidad"

Pedro Martínez fue el segundo dominicano en entrar al Salón de la Fama. Boston Globe

Pedro Martínez, lanzador dominicano y miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, confensó que tuvo que afrontar muchas dificultades para tener la oportunidad de llegar a las Grandes Ligas

El lanzador dominicano y miembro del Salón de la Fama, Pedro Martínez, tuvo una conversación con The Players’ Tribune en la que habló sobre su llegada a las Grandes Ligas y la promesa que hizo antes de establecerse como uno de los más importantes lanzadores de las últimas de décadas.

“Cuando tenía 12 o 13 años, jugué béisbol de las Pequeñas Ligas y me equipo tenía la oportunidad de jugar en la Serie Mundial de las Pequeñas Ligas en Puerto Rico. Necesitaba 420 pesos (dominicanos) para que yo pudiera ir a jugar. Cuando se lo mencioné a mi familia la primera vez, me dijeron que no había posibilidad”, inició Martínez diciendo en el video colgado en las redes sociales de The Players’ Tribune.

“Eso me dolió mucho, nunca lo olvidé y esa fue la razón principal por la que cuando llegué a las Grandes Ligas mantuve una promesa en mi corazón. Dije que si algún día lograba establecerme nunca permitiría que un niño no tenga el apoyo necesario para lograr una posibilidad (para triunfar en el béisbol), ya que yo soy producto de una oportunidad”.

“Solamente me puedo imaginar la presión que mis padres tuvieron para mantener a una familia de ocho mientras ganaban el salario mínimo, tuvimos momentos difíciles. Me molestaba no tener la oportunidad de hacer algunas cosas y por eso me peleaba mucho en la calle. Mi hermano Ramón sabía que yo era un “cabeza caliente” y recuerdo que me dijo que, si me portaba bien, estudiaba y dejaba de pelearme en la calle, él mismo me llevaría a la academia para que viera a los otros peloteros que jugaban con él. Esa era la primera academia de béisbol del país”.

Es importante recalcar que Ramón Martínez, hermano de Pedro, fue un lanzador dominicano de Grandes Ligas que tuvo una carrera relativamente buena durante 14 años, jugando durante once temporadas con Los Angeles Dodgers.

Martínez continuó recordando lo que significó para él tener la oportunidad de acompañar a su hermano a la academia de béisbol. “Me mantuve con la idea de que, si me portaba bien, podría acompañar a mi hermano y ver los lugares de trabajo, lo que él hacía y como debía comportarme para que todo funcionara. Recuerdo que pensé que esa era la puerta abierta que necesitaba”.

“Con los años me di cuenta de que era una bendición el simple hecho de tener la oportunidad de ganar o perder un juego en Grandes Ligas con 60 mil fanáticos coreando mi nombre. Eso me hizo pensar en que 15 años antes, no tenía ni 50 centavos para tomar el autobús y ahí estaba yo, ganando dinero. Solamente quiero aconsejar a todos los jugadores latinos que crean y trabajen, que miren mi ejemplo. Yo lo logré, a pesar de que todo el mundo pensaba que era muy pequeño, que no era lo suficientemente bueno para hacerlo, ese es mi mayor orgullo, poder ser un modelo a seguir para todos los jugadores latinos que han llegado después de mí”.

Pedro Martínez tuvo una exitosa carrera de 18 años en las Grandes Ligas, obteniendo tres premios Cy Young y un anillo de Serie Mundial durante la temporada 2004 junto a Boston Red Sox.