Se cumplen 30 años de la histórica actuación de José Rijo en 1990

José Rijo es el unico lanzador dominicano con un MVP de Serie Mundial. Getty Images

En contra de todos los pronósticos, el derecho de Cincinnati venció en dos ocasiones al poderoso equipo de Oakland para guiar a los Reds a la corona.

Este fin de semana se cumplieron 30 años del inicio de la Serie Mundial de 1990 y la gran actuación del lanzador dominicano José Rijo, que le ayudó a ganar el premio al Jugador Más Valioso de la final, luego de dominar a aquel poderoso equipo de Oakland en la victoria de Cincinnati.

El dominio del popular derecho de los Reds en esa postemporada y, en especial, en la serie ante los Athletics, todavía es recordada con agrado por fanáticos dominicanos que pudieron vivir las hazañas del nativo de San Cristóbal.

El 16 de octubre de 1990 iniciaba la Serie Mundial entre Oakland y Cincinnati en el Riverfront Stadium, entonces la casa de los Reds. Rijo, señalado para lanzar el primer juego, enfrentaría una alineación de ensueño que presentaba el representante de la Liga Americana.

Encabezados por tres superestrellas como Rickey Henderson, José Canseco y Mark McGwire, los A´s también contaban con otros bateadores sólidos como Willie McGee, Carney Lansford y Willie Randolph, además de que traían al estelar Dave Stewart al montículo.

La línea de José Rijo a simple vista no luce extraordinaria, siete hits permitidos, dos transferencias y cinco ponches en siete entradas. Pero el simple hecho de mantener a Oakland sin carreras y dar el sorpresivo primer triunfo a Cincinnati fue un logro enorme.

Rijo logró dos grandes outs a McGwire durante el partido, incluyendo un elevado a la segunda base con dos outs y las bases llenas que apagó un intento de rally del conjunto californiano.

La segunda victoria del dominicano llegó en el cuarto juego, con la serie 3-0 y buscando la corona.

En ese partido la labor de Rijo fue más dominante, al completar 8.1 episodios de una carrera, dos hits y nueve ponches. De hecho, permitió una carrera en el primer episodio y pudo frenar el ataque contrario hasta que su equipo anotó dos vueltas en la parte alta de la octava entrada.

Durante esa postemporada de 1990, José Rijo puso récord de 3-0, con efectividad de 2.33 y se convirtió en el primer y único lanzador dominicano en ganar el Jugador Más Valioso de una Serie Mundial.