Baja producción ofensiva de Willy Adames, aunque en mal momento, no debe causar pánico

Willy Adames pasa por su peor momento ofensivo del año durante la Serie Mundial. Ronald Martínez - Getty Images

El campocorto Willy Adames atraviesa uno de sus peores momentos ofensivos de la temporada, pero eso no debe causar alarma, según indica el asistente del gerente general de los Tigres del Licey, Carlos José Lugo

Una de las bajas ofensivas más importantes que está sufriendo Tampa Bay Rays en la Serie Mundial y por buena parte de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, es la ausencia de bateadores que puedan dar la cara por el equipo y apoyar al cubano Randy Arozarena.

Lo que hizo especial a la ofensiva de Tampa Bay Rays a lo largo de la temporada regular fue la aparición de múltiples héroes en determinados momentos. Esto los llevó a tener el mejor récord de la Liga Americana y a alcanzar la Serie Mundial. Sin embargo, la historia de la postemporada ha sido distinta, y salvo algunas excepciones, a los Rays se les ha complicado bastante anotar carreras. Bateadores que fueron vitales, hoy están en medio de bajas ofensivas, siendo uno de los casos más notorios, el campocorto dominicano Willy Adames.

Adames ha sido un bateador con una ofensiva por encima del promedio durante sus tres temporadas en las Grandes Ligas. Proporcionalmente a la cantidad de partidos que disputó durante la serie regular 2020, su poder mostró un aumento considerable, conectando ocho vuelacercas en 54 partidos, casi alcanzando lo que logró hacer en su temporada de novato y, realizando una proyección a 162 partidos (la temporada normal de MLB), con grandes posibilidades de superar su marca personal de 20 jonrones.

Durante la temporada regular el dominicano bateó para un promedio de .259, con un OPS de .813, el más alto de su carrera. Remolcó 23 vueltas y anotó 29 veces. Sin embargo, la postemporada ha sido una historia completamente distinta para el dominicano, convirtiéndose en una desventaja competitiva para Tampa Bay dados sus pobres resultados. En 19 partidos de postemporada, Adames batea para .149, cortesía de ocho hits en 55 turnos. Su OPS es de .504 y tan solo ha remolcado cuatro carreras, tres de ellas durante la Serie de Campeonato.

Ante esta realidad, Carlos José Lugo, asistente del Gerente General de Tigres del Licey y la persona que llevó al joven campocorto al equipo, aclaró a ESPN que aunque en mal momento, los resultados ofensivos de Adames en postemporada deben ser vistos con mucho cuidado.

“Lo debajo que él (Adames) ha estado en la postemporada no es algo anormal en una muestra de 65-75 apariciones al plato que es lo que ha tenido en estos playoffs, contra parte del mejor picheo de las Grandes Ligas. No es algo anormal que un bateador tenga un slump ofensivo en un tramo como ese y batee poco. Tampoco es anormal que la proporción de ponches aumente durante esa cantidad de turnos, pero si llama la atención que sus ponches aumentaron durante esta temporada, fue la proporción más alta de su carrera”, señaló Carlos José Lugo.

“Esa clase de slumps suelen ocurrir mucho en temporadas de seis meses, lo que pasa es que si no ocurre al principio uno no se da cuenta, pero si ocurre en medio de la temporada, pasa desapercibido porque ya hay un cúmulo de apariciones y eso no se nota tanto. Como estamos en postemporada y se comienza desde cero, prácticamente, ahí sí llama la atención”.

Lugo declaró que en sentido general, Adames ha sido un jugador ofensivo por encima del promedio en los años que tiene en las Grandes Ligas. Además señaló que su poder aumentó a la mejor proporción de su carrera, pero eso fue acompañado por un aumento en los ponches, también siendo la mayor proporción para el dominicano en las Grandes Ligas.

“Lo que le ha pasado (a Adames) en playoffs es algo que le puede pasar hasta al mejor bateador de Grandes Ligas. En un tramo de 75-80 apariciones al plato cualquiera puede tener un slump pronunciado. Del mismo modo, puede ocurrir lo contrario y un bateador tener un promedio de .350 o un slugging de .600 con pocos turnos. La muestra es muy pequeña. La moreleja es que por lo que ocurra en la postemporada no se puede hacer una evaluación del talento del jugador”, concluyó Lugo.