¿Cómo beneficia a Gary Sánchez la oportunidad de jugar con Toros del Este?

Mark Brown/Getty Images

Jugar en el béisbol invernal dominicano con Toros del Este, puede ayudar al receptor de New York Yankees, Gary Sánchez, a realizar los ajustes necesarios para mejorar varios aspectos de su juego

Lino Rivera, dirigente de los campeones del béisbol invernal dominicano y del Caribe, Toros del Este, confirmó hace unos días que el receptor de los New York Yankees, Gary Sánchez, participará en el próximo torneo. Rivera reveló que el cátcher se incorporará al conjunto en el mes de diciembre, lo que quiere decir que no iniciará la temporada con los Toros.

La pregunta obligatoria una vez Sánchez llegue al equipo será en qué le beneficia participar en el béisbol invernal a un receptor establecido en las Grandes Ligas que ha sido invitado dos veces al Juego de Estrellas y ha ganado el premio Bate de Plata. Luego de un 2020 para el olvido, la preparación para la próxima temporada será fundamental para el joven receptor por lo que hace todo el sentido que inicie la misma con Toros del Este.

A nivel ofensivo, Sánchez bateó para un promedio de .147, tuvo un porcentaje de embasarse (OBP) de .253 y un slugging (SLG) de .365 en 49 partidos disputados. Se ponchó en 64 ocasiones en 156 turnos oficiales, es decir, alrededor de 36 por ciento de sus turnos. El único punto destacable es que de sus 23 hits, 14 fueron extrabases, incluidos 10 cuadrangulares.

Esto indica que Gary Sánchez se mantendrá realizando ajustes en su mecánica como bateador a lo largo de su participación con los Toros.

En el aspecto del manejo de los lanzadores, Sánchez ha tenido problemas desde su debut. A causa de esto, los Yankees prefirieron darle las salidas de Gerrit Cole a Kyle Higashioka debido a la habilidad de este último de llevar a los lanzadores, así como por su capacidad de “framing” (convertir lanzamientos en strikes). Esto se vio reflejado en la postemporada, donde los “Bombarderos del Bronx” le dieron más participación a Higashioka que a Sánchez detrás del home.

La defensa de Sánchez ha sido otro tema duramente criticado en los últimos años, acentuado por sus problemas ofensivos. En el 2019, tuvo un DRS (carreras salvadas mediante defensa) de -2, le robaron 36 bases y solo atrapó a 11 corredores. Cometió siete “passed balls” y su “framing” fue de -6.8. Dichas métricas defensivas no mejoraron los 41 partidos que jugó como receptor en el 2020.

Todo esto quiere decir que Sánchez necesita más entradas jugando como receptor para mejorar ambos aspectos de su juego, si quiere mantenerse como receptor en Grandes Ligas. Trabajando de forma constante en una liga donde los lanzamientos rompientes son utilizados de forma constante y no se ven tantos pitchers que tiren de manera constante lanzamientos sobre las 95 millas por horas, el receptor podrá mejorar la forma en que maneja su trabajo con los lanzadores y por supuesto, su nivel defensivo.

Es de suma importancia destacar que jugar béisbol invernal no debe verse como una cura a todos los males que afectan el juego de Sánchez, pero sí le da la oportunidad de ver más entradas y trabajar esos aspectos en que ha ido fallando.