El impacto duradero de Hank Aaron en el deporte se mide en más que jonrones

play
Hank Aaron: una leyenda del béisbol dentro y fuera del terreno (5:24)

Tim Kurkjian repasa la vida y obra de Hammering Hank, el Rey del Cuadrangular dentro del diamante, y una leyenda fuera del mismo. (5:24)

Henry Aaron, quien surgió de las profundidades de la pobreza sureña para convertirse en una de las figuras más destacadas de la historia del béisbol y en un símbolo agridulce de la intolerancia y el triunfo raciales estadounidenses, falleció hoy. Tenía 86 años.

Cuando se retiró en 1976 después de una carrera de 23 años en las Grandes Ligas con los Bravos de la Liga Nacional (pasó de 1954 a 1965 en Milwaukee, 1966-74 en Atlanta) antes de jugar sus dos últimas temporadas con los Cerveceros de Milwaukee de la Liga Americana, Aaron había acumulado asombrosos números ofensivos, manteniendo los récords de por vida de la mayoría de jonrones (755), impulsadas (2,297), total de bases (6,856), juegos jugados (3,298), turnos al bate (12,364) y apariciones al plato (13,941). Fue segundo detrás de Ty Cobb en hits (3,771), aunque ostentaba el récord de la Liga Nacional.

Sigue siendo el líder de por vida en total de bases y carreras impulsadas y es tercero en hits detrás de Pete Rose y Cobb. Fue el primer jugador en la historia del béisbol en acumular 500 jonrones y 3,000 hits en su carrera y el último jugador en la historia en ser promovido de las Ligas Negras a las Grandes Ligas. Aaron apareció en un récord de 24 Juegos de Estrellas, ganó títulos de bateo en 1956 y 1959, lideró la liga en jonrones en cuatro ocasiones, fue nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1957 y apareció dos veces en la Serie Mundial, ganando el título en 1957 cuando los Bravos vencieron a los New York Yankees en siete juegos .

Aaron fue un jugador magnífico cuya carrera fue paralela a jugadores más carismáticos y espectaculares como Willie Mays y Mickey Mantle, cuya brillantez a menudo eclipsó su estilo prolífico pero trabajador, pero fue su búsqueda de tres años del récord de por vida de Babe Ruth de 714 jonrones que lo elevó a una figura nacional perdurable. El récord de cuadrangulares, que llegó en la cuarta entrada frente al zurdo de los Los Ángeles Dodgers, Al Downing, el 8 de abril de 1974, en el Atlanta-Fulton County Stadium, brindó una de las imágenes más duraderas del deporte y también uno de sus momentos más conmovedores.

Durante años, Aaron había recibido miles de cartas, muchas de ellas racistas, y muchas de las cuales contenían amenazas de muerte contra él y su familia. La imagen de él rodeando la segunda base escoltado por dos fanáticos blancos jubilosos que habían saltado al campo se convirtió en una de las más icónicas de los deportes. Menos conocido fue, cuando Aaron rodeó las bases, su guardaespaldas, Calvin Wardlaw, se sentó en las gradas, con la mano en secreto en su revólver decidiendo en un instante si los dos jóvenes fanáticos eran hostiles en su intención y si les dispararía.

A lo largo de los años, Aaron sería elogiado por su tranquila determinación y dignidad ante tales amenazas. Cenaría con jefes de estado internacionales y todos los presidentes en funciones, desde Gerald Ford hasta Barack Obama, pero la respuesta negativa de muchos de sus compatriotas fue una cicatriz que llevaría por el resto de su vida.

"Se suponía que iba a ser el mayor triunfo de mi vida, pero nunca se me permitió disfrutarlo. No podía esperar a que terminara", dijo una vez. "La única razón por la que algunas personas no querían que tuviera éxito era porque era un hombre negro".

Aaron mantuvo el récord durante 33 años hasta que Barry Bonds lo superó el 7 de agosto de 2007, y aunque actualmente es el segundo en la lista de todos los tiempos, detrás de los 762 jonrones de Bonds, la mancha de la era de los esteroides deja a Aaron en la mente de muchas personas como el campeón legítimo de jonrones del béisbol.

Henry Louis Aaron nació el 5 de febrero de 1934, el tercero de ocho hijos de Herbert y Stella Aaron, en Mobile, Alabama. Cuando Aaron tenía 8 años, la familia se mudó a Toulminville, en las afueras de Mobile, a una casa construida por Herbert Aaron hecha de madera sobrante de un barco. Cuando era niño, Henry recordaba más de una ocasión en que su madre hacía que los niños se escondieran debajo de sus camas mientras el Ku Klux Klan marchaba por la calle.

La leyenda de Aaron siempre se centró en el béisbol. Estaba, dijo el fallecido cazatalentos Ed Scott, que lo descubrió una vez, "destinado" a ser un gran jugador de béisbol. Pero los límites de la vida como una persona negra que vive en Estados Unidos, especialmente en el lado profundo del sur del país, nunca estuvieron muy lejos. Cuando era joven, Aaron recordó haberle dicho a su padre que quería ser piloto, su padre respondió que no era posible porque no había "pilotos de color". Le dijo a su hermano mayor, Herbert Jr., que luego sería jugador de béisbol y jugaría en la Serie Mundial, a lo que su hermano dijo: "Tampoco hay jugadores de béisbol de color en las grandes ligas".

Fue en 1948, cuando Aaron tenía 14 años, Jackie Robinson visitó Mobile y Aaron vio su futuro. Aaron diría más tarde que Robinson era el modelo que seguiría. El mensaje de Robinson fue estudiar y recibir una educación primero, y luego pensar en el béisbol en segundo lugar.

Aaron nunca siguió el consejo de Robinson. Había faltado a la escuela ese día para ver hablar a Robinson y, finalmente, sería expulsado de Central High en Mobile por absentismo escolar y transferido a la escuela Josephine Allen, una pequeña escuela privada cercana.

"No había un plan de respaldo", dijo una vez Aaron. "Era béisbol o nada. Tenía que funcionar".

En 1952, Aaron firmó con los Indianapolis Clowns de las Ligas Negras y, su talento obvio para los cazatalentos de las grandes ligas que buscan los vestigios finales de las ligas negras, duró menos de un mes. El propietario de los Boston Braves, Lou Perini, fichó a Aaron, y su dinámico ascenso comenzó, desde un año en Eau Claire, Wisconsin, hasta la promoción a Jacksonville de la notoriamente racista Liga del Atlántico Sur en 1953. Sin cámaras ni interés de los medios de comunicación nacionales, fue Aaron, junto con sus compañeros Félix Mantilla y Joe Andrews, quienes integraron la hostil Sally League, y quien finalmente ganó el MVP.

Aaron hizo su debut con los Bravos cuando tenía 20 años en 1954, impactando inmediatamente a un equipo joven de los Bravos en ascenso que terminó cuarto en la votación para los honores de Novato del Año detrás de Wally Moon de Cincinnati. Él y el tercera base Eddie Mathews se combinaron para convertirse en los mejores compañeros de slugging en la historia del béisbol durante los próximos seis años, y los Bravos de Milwaukee, a solo dos años de mudarse al Medio Oeste desde Boston, se convertirían en una de las franquicias más poderosas en la historia de la Liga Nacional.

El impacto de Aaron fue inmediato, pero eso no lo aisló de las actitudes raciales a menudo duras de sus compañeros de equipo y de la prensa deportiva que hicieron que Aaron se mostrara reticente a hablar y resentido con los principales medios de comunicación. Absorbió los insultos de algunos compañeros de equipo, sobre todo del inicialista Joe Adcock, y la prensa más de una vez se refirió a él en forma impresa como "Stepinfetchit". A diferencia de otras estrellas negras como Jackie Robinson, Roy Campanella, Willie Mays y Ernie Banks, Aaron no se vio beneficiado por la ventaja de jugar en una ciudad más grande y sofisticada.

Sin embargo, ascendió rápidamente, ganando el banderín de 1957 para los Bravos el 23 de septiembre, conectando un jonrón en la 11ª entrada ante Billy Muffett de Cincinnati y bateando para .393 en la Serie Mundial. Semanas después, ganó su único premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Los Bravos sufrieron amargas derrotas, perdiendo el banderín de 1956 ante los Dodgers de Brooklyn en el último día de la temporada, la Serie de 1958 ante los Yankees en siete juegos después de llevar tres juegos a uno y el banderín de 1959 ante los Dodgers de Los Ángeles en una serie de desempate de tres partidos. Aaron reflexionaría más tarde que esas derrotas al final de la temporada evitaron que Milwaukee fuera recordado como uno de los mejores equipos de todos los tiempos.

El 1959 fue cuando Aaron produjo quizás su mejor temporada, ganando su segundo título de bateo con un promedio de .355, 223 hits, 46 dobles, 39 jonrones, 123 carreras impulsadas y 400 bases totales, pero terminó tercero en la votación de JMV por detrás de Banks y Mathews, continuando con lo que sería una tendencia de producción ofensiva masiva sin mucho reconocimiento.

Aaron siempre fue conocido como un peligroso bateador de línea, cuyas legendarias muñecas rápidas creaban suficiente torque para batear también jonrones. Antes de cumplir 30 años, estaba adelantado al ritmo para romper la marca de hits de todos los tiempos de Cobb, pero antes de la temporada 1963, con los Bravos sufriendo de un núcleo envejecido y menos estrellas, Aaron hizo un esfuerzo consciente para conectar más jonrones. Durante la década de 1960, la narrativa aceptada era que era Mays quien tenía la mejor oportunidad de romper el récord de Ruth, pero eso comenzó a cambiar drásticamente hacia Aaron. Para 1970, cuando el equipo se mudó a Atlanta en 1966, estaba claro que Aaron, y no Mays, tenía la mejor oportunidad de desafiar el récord de jonrones de todos los tiempos.

Por primera vez en una carrera eclipsada por Mays, Mantle y Banks, la atención nacional se centró en Henry Aaron. Desconfiado del Sur y sus prácticas raciales, Aaron se había mostrado reacio a que los Bravos se mudaran de Milwaukee a Atlanta y fue franco sobre su deseo de no regresar a la región de sus raíces, temores que fueron mitigados por su participación en el movimiento de derechos civiles y amistades con el orden político negro de Atlanta. Su vida personal también había cambiado, divorciándose de su esposa Barbara, con quién estuvo por 18 años, pero Aaron sorprendió a sus compañeros de equipo con su enfoque. Aaron respondió conectando 203 jonrones entre sus 35 y 39 años, incluyendo 47 en 1971. En 1972, Aaron firmó el contrato más rico en la historia del béisbol: tres años, $600,000. Aaron se volvió a casar en 1973, terminó la temporada de 1973 con 713 jonrones, uno menos que Ruth, y estuvo obsesionado todo el invierno con la posibilidad de que lo asesinaran antes de que comenzara la temporada de 1974.

Cuando finalmente cayó el récord, Aaron terminó la temporada con los Bravos pero la persecución de Ruth lo había agotado. Tenía 40 años, pero quería seguir jugando. Los Bravos lo cambiaron a los Cerveceros de Milwaukee después de la temporada de 1974, reuniéndolo con la ciudad en la que comenzó su carrera y con su amigo Bud Selig.

Dos temporadas deficientes con los Cerveceros fueron el indicativo de que era hora de retirarse. Como miembro de los Cerveceros, el jonrón 755, el último de Aaron, llegó el 20 de julio frente a Dick Drago de los Angelinos de California.

Aaron fue elegido para el Salón de la Fama en 1982, en 406 de 415 votaciones. Su porcentaje de inducción de 97.83 fue el segundo más alto de la historia, solo detrás de Ty Cobb, y hoy es el noveno de todos los tiempos. Durante años en el retiro, Aaron se sintió desconectado del juego, amargado tanto por sentir que el juego no lo apreciaba a él o a sus logros como por el lento y a menudo estancado progreso del béisbol en la contratación de minorías. Había integrado en una oficina central en el béisbol cuando los Bravos lo convirtieron en el primer director afroamericano de fincas en la historia del béisbol. Se había enfrentado con el béisbol en la década de 1980, especialmente durante el escándalo de Al Campanis, que subrayó su creencia de que el béisbol no se tomaba en serio la promoción de afroamericanos a puestos gerenciales o de oficina.

No fue hasta mediados de la década de 1990 y la promoción de Bud Selig a comisionado de béisbol cuando Aaron regresó al juego. Había sido un ejecutivo de los Bravos desde que Ted Turner lo contrató en 1977, pero fue bajo Selig que el béisbol hizo un esfuerzo consciente para celebrar a Aaron, a quien sentía que había sido subestimado. En 1999, el 25 aniversario de Aaron rompiendo el récord de Ruth, Selig creó el Premio Hank Aaron dedicado a honrar al mejor jugador ofensivo de cada liga.