Para MLB, efectuar el Juego de Estrellas 2021 en Georgia simplemente no valía la pena

play
Juego de Estrellas MLB 2021 no será en Atlanta (1:23)

El comisionado Rob Manfred decidió mover el Clásico de Mitad de Verano en respuesta a una nueva ley de votación del estado de Georgia que, según los críticos, limita injustamente el acceso a las urnas, especialmente para las personas de color. (1:23)

La venganza y la reacción violenta siempre han sido la respuesta estadounidense a la derrota, especialmente en el caso de los derechos civiles. A pesar de la confusión, la desorientación y la indignación resultantes, el proyecto de ley de votación de Georgia, promulgado el mes pasado, fue claramente una respuesta a la derrota, al igual que lo fue el ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos. Siempre se ha esperado que los deportes proporcionen una forma de talco para mitigar los efectos de la reacción violenta, la ilusión de que los juegos reflejan una cierta unidad nacional a través de sus desviaciones: el Super Bowl, el Final Four, la Serie Mundial. Mi equipo, tu equipo, nuestro país.

A través de la lente de la educación cívica y los valores, el deporte como industria no ha manejado las dificultades particularmente bien. El siglo XX fue el siglo del deporte, y en él, los juegos han tolerado con entusiasmo el racismo, la homofobia, la guerra, el sexismo, el abuso sexual, la brutalidad policial, la violencia doméstica, el uso de drogas para mejorar el rendimiento, el nacionalismo y, en el caso de los deportes universitarios, explotación de los deportistas durante décadas. Los juegos, y quienes los dirigen, sin embargo, siempre han estado motivados por dos preocupaciones principales: reaccionar dentro del estado de ánimo general del país y, especialmente, responder a las inquietudes de los socios corporativos. Tyreek Hill no hizo daño a los negocios, Ray Rice sí. El notorio proyecto de ley antiinmigración de Arizona, promulgado en 2010, era una ley atroz, pero Bud Selig y el béisbol no tenían la intención de trasladar los entrenamientos de primavera para expresar su disgusto. La eliminación del Juego de Estrellas de las Grandes Ligas de Georgia la semana pasada es solo el último ejemplo de una liga que mitiga el daño a su imagen a través de ese marco; dio la casualidad de que el control de daños y hacer lo correcto en este caso resultó ser lo mismo.

Para que el béisbol hubiera efectuado el Juego de Estrellas en Atlanta, al mismo tiempo que honraba al fallecido Henry Aaron, sin una denuncia significativa real de la nueva ley, habría significado un riesgo innecesario. Se habría expuesto a la vergüenza de realizar su fiesta de mitad de temporada en un estado que buscaba una vez más privar agresivamente del derecho al voto y reprimir los votos negros. Lo habría hecho pocos meses después de su histórica inclusión de las estadísticas de los jugadores de la Liga Negra en los libros de récords convencionales. Y lo habría hecho después de manifestar su compromiso de dejar de ser un observador pasivo de los masivos trastornos sociales de la nación.

Si se hubiera mantenido en Georgia, el comisionado de béisbol Rob Manfred y su deporte siempre habrían sido recordados como el deporte que premió la ficción de Georgia, de que las elecciones de 2020 y su posterior segunda vuelta senatorial fueron robadas, y que el ataque mortal al Capitolio de los EE.UU fue justificado. Pocas, si es que hay alguna, corporaciones importantes en Estados Unidos, ni siquiera tangencialmente, quieren estar asociadas con las narrativas desacreditadoras y corrosivas de las elecciones de 2020, especialmente si se considera que fue precisamente ese tipo de retórica la que incitó a la violencia el 6 de enero. Al pedir a todas las empresas estadounidenses que se opongan a las leyes que restringirían los derechos de los votantes negros, 72 ejecutivos de negocios negros también estaban hablando efectivamente con el béisbol, presionando al juego para que hiciera una declaración. La sólida relación de Georgia con Hollywood también está bajo presión. Para ellos, hacer negocios con el gobernador de Georgia, Brian Kemp, simplemente no valía la pena.

Desde un punto de vista corporativo, el dolor de cabeza no valió más la pena que para la NFL apoyar el derecho de protesta protegido constitucionalmente de Colin Kaepernick. En ese caso, la NFL y sus equipos sacrificaron ostensibles valores estadounidenses; ningún equipo que fichara a Kaepernick fue coherente con el estado de ánimo de la corriente popular principal. El propietario de los New York Giants, John Mara, y el propietario de los Baltimore Ravens, Steve Bisciotti, dijeron que temían que la contratación de Kaepernick perjudicara sus resultados, financieramente y con su relación con los fanáticos, no porque Kaepernick fuera legal o moralmente incorrecto, sino simplemente porque arrodillarse era muy impopular. Entonces, cedieron y lo mantuvieron fuera del fútbol. En este caso, el mundo que sigue al asesinato de George Floyd es diferente del patriotismo aplastante de la Primera Enmienda de Estados Unidos posterior al 11 de septiembre, y MLB calculó que era mejor aceptar las críticas a corto plazo en lugar de usar la hipocresía a largo plazo de honrar a Henry Aaron mientras su estado se volvía reaccionario a gran escala.

Los eventos de la semana equivalen a una lección de educación cívica. El propósito de la presión es provocar una acción, una concesión. A medida que aumentó la retórica en este país --que está retrocediendo hasta Jim Crow, Reconstruction, Antebellum-- también debe tenerse en cuenta que fue la presión política lo que llevó a los Braves a Atlanta en primer lugar. Después de que Bill Bartholomay comprara a los Bravos de Milwaukee a Lou Perini con la intención de trasladarlos a Atlanta para la temporada de 1965, los jugadores negros de Milwaukee, Henry Aaron y Lee Maye en particular, expresaron su disgusto. "Sabía lo que había allí y no quería volver", me dijo Henry sobre la segregación hace años, repitiendo su posición de 1964. "Era feliz en Milwaukee". Bartholomay quería ser el hombre que abrió el sur profundo a los deportes profesionales, pero las rígidas leyes Jim Crow y la segregación de la región lo hacían imposible. El Juego de Estrellas de la AFL de 1965 se trasladó de New Orleans porque los jugadores negros no podían encontrar alojamiento ni transporte adecuados. Ese juego se llevó a cabo en Houston. Como condición para irse de Milwaukee a Atlanta, el entonces alcalde de Atlanta, Ivan Allen Jr., garantizó que los asientos en el estadio del condado de Fulton, que pronto se construiría, estarían integrados: sin secciones de colores, sin fuentes de agua de colores o puestos de concesión separados. Los deportes que utilizan la presión económica con un fin político eran precisamente el punto, entonces y ahora.

Cincuenta y seis años después, el propósito de Manfred de sacar el juego de Atlanta fue ciertamente punitivo, claramente como un mensaje a los legisladores que aprobaron el proyecto de ley. La decisión señaló que hay consecuencias por alinearse con narrativas tóxicas, tanto atacando la legitimidad del proceso de votación como posteriormente restringiendo el acceso a él. Manfred y MLB podrían haber mantenido el juego en Atlanta y usar su considerable influencia política para enfocarse directamente en la Asamblea General de Georgia. Su decisión también fue punitiva para los trabajadores pobres, blancos y negros, los conductores de Uber y Lyft, los trabajadores del hotel y los concesionarios y propietarios de bares que necesitaban que los patrocinadores de un gran evento nacional vinieran a Atlanta y gastaran. Sin embargo, el mensaje fue para aquellos mismos votantes perjudicados por la decisión de responsabilizar a los legisladores por posiciones que podrían dañarlos en el futuro, o si se suscriben a políticas de privación de derechos (como fue el caso durante la segregación hace décadas) para repensar sus propios valores. Arrogante, sí, y los trabajadores de Georgia resultaron dañados como consecuencia, pero la arrogancia es una característica definitoria del poder.

Sin embargo, con lo que la decisión de Manfred no debe confundirse es con la expectativa de que Major League Baseball, la corporación, ahora se considere un aliado en la lucha contra la supresión de votantes. Tampoco las corporaciones que presionaron a Manfred deben ser vistas como moralmente heroicas, ya que, durante las semanas previas a la votación, la poderosa clase empresarial de Georgia permaneció mayoritariamente en silencio. Dejaron que la ley pasara y están tratando, demasiado tarde, de reposicionarse frente a la negatividad.

Por su parte, el béisbol no busca la derogación de la ley, ni se ha comprometido en este momento a utilizar su comité de acción política para postular o apoyar candidatos en contra de los legisladores republicanos que apoyaron el proyecto de ley. Manfred tampoco ha puesto condiciones públicas ni ha investigado la nueva ubicación. No hay lugar en Estados Unidos hoy que no sea problemático. Aquí no hubo epifanía. Si la posición de Manfred fuera decir que el béisbol estaba decepcionado por la legislación de Georgia y estaría activo para que se revirtiera el proyecto de ley, el deporte estaría operando con un nuevo manual de uso de la presión económica y política para garantizar que sus valores corporativos se reflejen en un estado donde se ubica una de sus franquicias. Eso no es lo que está ocurriendo. MLB está reconociendo que Georgia es una pesadilla política, una que simplemente no necesita. Eso es significativo e importante, y en este caso individual para este momento individual, quizás suficiente. Después de dos juicios políticos, una pandemia, una insurrección, un país que se desmorona, con las presiones corporativas en aumento, y la propia ley en contra de los valores de al menos algunos de los miembros del consejo ejecutivo del béisbol, Georgia simplemente no estaba''. No vale la pena el dolor. Teniendo en cuenta todos los componentes, el juego realmente no tenía muchas opciones.