Chi Sox: Yasmani Grandal asegura que no se interpuso intencionalmente en tiro de Yuli Gurriel

CHICAGO - El receptor de los Chicago White Sox, Yasmani Grandal, afirmó que no se interpuso intencionalmente en un tiro del primera base de los Houston Astros, Yuli Gurriel, al receptor Martín Maldonado, mientras corría hacia la primera base durante un momento clave en la cuarta entrada del Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Americana el domingo por la noche.

"Ojalá pudiera decirles que fue una jugada a normal", dijo Grandal después de la victoria de los White Sox por 12-6 para evitar la eliminación en la serie al mejor de cinco. "Ni siquiera sabía que estaba corriendo tan lejos dentro de la línea. En realidad, solo estaba tratando de llegar a primera".

Los Sox iban ganando 7-6 con corredores en primera y tercera y sin outs cuando Grandal le pegó un roletazo a Gurriel, quien intentó sacar out en el plato a Luis Robert.

Mientras el receptor de los Sox corría hacia la primera mientras estaba en el césped a la izquierda de la línea, fue golpeado por la pelota que llegaba al plato donde esperaba para recibir Maldonado. La bola se desvió lejos del receptor de los Astros, lo que permitió que Robert anotara y la entrada continuara sin que los Astros consiguieran un out. Houston reclamó interferencia.

"Traté de argumentar que se interpuso en el camino", dijo el mánager de los Astros, Dusty Baker.

La interferencia se llamaría solo si Grandal se interpusiera intencionalmente en el camino del tiro. Los seis árbitros se juntaron en el césped del cuadro y finalmente declararon que no había ninguna intención.

"Decidimos que no hubo interferencia porque en esa jugada, donde la pelota se batea al cuadro y luego regresa al plato, esa línea de 45 pies ni siquiera entra en juego", dijo el jefe de equipo de arbitraje Tom Hallion. "El bateador estableció su camino a la base cuando salió de la caja de bateo y comenzó a correr. No se desvió. No tiró el hombro. No hizo nada intencional para ser golpeado con esa pelota".

La jugada es diferente a si el lanzamiento fuera a primera para llegar a Grandal. Entonces estaría sujeto a interferencias sin intención, pero el tiro al plato no es diferente a uno a cualquier otra base. Si golpea al corredor, es una bola viva y no se llama interferencia.

"Estaba argumentando el hecho de que, especialmente él, siendo un receptor, sabe lo que está haciendo", dijo Baker. "Quiero decir, esa fue una jugada inteligente de su parte, y esa fue la explicación que me dieron de que no vieron nada malo en la jugada".

El mánager de los White Sox, Tony La Russa, insistió en que la pelota golpeó a Grandal accidentalmente y no intencionalmente.

"No hay forma de que pudiera hacer eso a propósito", dijo La Russa. "Les garantizo que no hubo ninguna intención de interferir con esa jugada. Puedo garantizarlo".

Los Sox anotaron otra carrera en la entrada y luego agregaron tres más en la octava para convertirse en el primer equipo en anotar al menos 10 carreras en un juego de playoffs y ponchar al menos a 15 bateadores en el mismo partido. Houston se ponchó un total de 16 veces durante la noche, pero el juego aún estaba en duda cuando ocurrió la jugada de Grandal, lo que ayudó a mantener viva la serie para el equipo local.

"Me toma mucho tiempo llegar allí [primera base], así que cuando golpeo la pelota, miro hacia abajo", dijo Grandal. "Cuando miro hacia arriba, veo que la pelota viene directamente hacia mí. Trato de apartarme y me golpea".