Astros optimistas y sin susto por jugar en Fenway

BOSTON -- Dusty Baker prefiere enfocarse en todos los aspectos positivos más que en los negativos antes de que sus Houston Astros viajen este domingo a Boston para el tercer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Red Sox.

El mánager de los Astros reconoció que estar ocho carreras abajo antes de sacar siquiera dos outs en la segunda entrada y con el lanzador abridor lesionado antes de llegar al tercer inning, jamás será el comienzo de partido que alguien imaginó y menos en un escenario como la antesala de la Serie Mundial.

Pero que hay demasiadas cosas en sus Astros para afincar la base de que pueden competir en todos aspectos contra los Red Sox.

"Creo que estamos bastante parejos", consideró Baker. "Por eso estamos aquí. Por eso estamos los dos equipos en el Final Four. Estos son dos equipos que no van a renunciar. Ellos tomaron el liderato hoy temprano. Pero seguimos compitiendo y esto está lejos de terminar".

Entre el optimismo se encuentra la manera en que los Astros cerraron el juego, a pesar de la desventaja y siempre batallando de atrás, como por ejemplo los dos cuadrangulares que conectaron en el último inning: el primero de Yuli Gurriel y el segundo de Jason Castro.

"Tenemos que ir a Boston y apretar el pie hacia delante y tratar de hacer todo lo que podamos para ganar partidos alla", dijo Gurriel, quien produjo tres carreras el sábado. "Sabemos que estamos en un periodo un poco complicado por las lesiones que hemos sufrido en el staff de pitcheo, pero tenemos que hacer nuestro trabajo".

"Tenemos que salir al terreno de juego y tratar de poner todas las carreras que podamos", agregó. "Y este equipo puede batear bajo cualquier circunstancia".

Los Astros ya estaban abajo 9-0 en la cuarta entrada y de cualquier manera se las ingeniaron para seguir bateando sin agachar la cabeza. Pegaron ocho hits, cantidad que pudo ser suficiente contra buena parte de los equipos, incluyendo Red Sox, salvo cuando la desventaja era tan grande.

"Nunca mostraron debilidad mental", destacó el pitcher relevista de Houston Jake Odorizzi. "Los muchachos siguieron con la cabeza en alto, motivados y compitiendo en todo momento. Así es este equipo. Ha pasado por todo y ha soportado de todo dentro y fuera del terreno de juego".

Odorizzi fue el primero de cuatro relevistas que tuvieron que sacar 24 outs, ya que el abridor Luis García apenas completó una entrada antes de salir lastimado de la rodilla. Se desconoce si podrá continuar en la serie.

Sólo Odorizzi permitió carreras; cuatro con siete hits en las cuatro entradas que relevó. Blake Taylor, Yimi García y Ryne Stanek se combinaron para lanzar pelota de dos hits en los últimos cuatro innings.

Pero después de que tuvieron que utilizar a siete relevistas en el primero de la serie, cuando el abridor Framber Valdez apenas sacó dos entradas y dos tercios, y de que el estelar Lance McCullers Jr. está fuera por lesión de antebrazo al menos el resto de la Serie de Campeonato, los Astros tendrán que comenzar a ser creativos.

El lunes abrirán el tercer juego con Jose Urquidy, quien no ha lanzado en toda la postemporada. Y a partir de él tendrán que comenzar a imaginar sus mejores combinaciones para el cuarto y quinto partido.

"Habíamos tratado de evitar usar a Odorizzi el primer par de partidos", explicó Baker. "Por eso usamos a todos en el Juego 1. Habíamos planeado que fuera el abridor del Juego 4. Pero cada vez que tenemos un plan, algo sucede...".

"Vamos a encontrar maneras de salir adelante", garantizó. "Por lo pronto, tenemos un formidable grupo de muchachos en el que vamos a depender y confiar el lunes, Urquidy. Y de ahí vamos a partir".