Bellinger y Betts hicieron realidad lo que parecía imposible en J3 de serie de campeonato

LOS ÁNGELES -- Faltando cinco outs para terminar el juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, las probabilidades de salir airosos para los Los Ángeles Dodgers oscilaban entre “pocas y ninguna”. Sin embargo, Cody Bellinger y Mookie Betts, principalmente, convirtieron en realidad lo que parecía imposible.

Bellinger bateó un jonrón de tres carreras con un out para empatar la pizarra 5-5 y Betts agregó un doble que produjo la ventaja después de dos outs, en la octava entrada, para guiar a Los Ángeles a una dramática victoria 6-5 sobre los Atlanta Braves, el martes, ante 51,307 aficionados en el Dodger Stadium.

Con el rally de cuatro carreras, los Dodgers pasaron de caer en el profundo y oscuro agujero del 0-3 que solamente un equipo ha podido recuperarse en la historia de la postemporada, a tener la oportunidad de buscar el empate en el juego 4.

Cuando Bellinger conectó una recta alta del relevista Luke Jackson para empatar el marcador, el legendario parque de Chávez Ravine eruptcionó como un volcán. Y la fiesta siguió después que Betts impulsó a Chris Taylor con la ventaja y luego cuando el cerrador Kenley Jansen ponchó a los tres bateadores de Atlanta en la novena entrada para preservar la victoria.

“Fue un gran éxito, obviamente, empatar el juego, pero luego tener otro corredor de bases y aprovechar ese impulso y tomar la delantera y no dejar que el tipo de impulso que creamos disminuya y lo convierta en un nuevo juego de pelota”, dijo el manager Dave Roberts.

“Los aficionados toda la noche, nos alimentamos de esa energía. Fue lo más fuerte que escuché en el Dodger Stadium después de ese jonrón y fueron ruidosos y enérgicos durante todo el juego”, agregó el capataz.

Con la serie 2-0 a favor de Atlanta (ambos triunfos en la novena entrada en choques que los Dodgers comenzaron ganando), Betts comenzó el juego 3 negociando pasaporte y Corey Seager siguió con cuadrangular ante el abridor Charlie Morton.

Y aunque amenazaron muchas veces, Los Dodgers no pudieron volver a pisar el plato por los próximos seis episodios e incluso lucieron casi noqueados después que los Braves anotaron cuatro carreras contra el abridor Walker Buehler en la cuarta entrada. Buehler solamente laboró 3.2 entradas, su salida más corta en 15 apariciones de playoffs.

Entrando a la octava entrada, el cuerpo monticular del manager Brian Snitker lideraba la postemporada en promedio de carreras limpias y, más asombroso, hasta el partido anterior, había dejado a sus rivales en un promedio de bateo de .098 con corredores en posición anotadora, el más bajo de todos los tiempos.

Los Dodgers tenían 0-81 en partidos en los que entraban a la octava entrada perdiendo por tres o más carreras y habían pasado 138 encuentros (desde el juego 4 de la Serie Divisional entre Chicago Cubs y San Francisco Giants en 2016) desde la última vez que un club logró recuperarse en esa situación en la postemporada.

¿Quieren más estadísticas en contra de las probabilidades de los Dodgers?

Bellinger, quien bateó .165 en la temporada regular, bateaba .097 (72-7) sin jonrón y 37 ponches con pitcheos en la parte alta de la zona de strike. El Jugador Más Valioso de la Liga Nacional del 2019 es el único toletero desde al menos el 2008 que batea un jonrón en los playoffs contra una recta de 95+ millas por hora de al menos cuatro pies por encima del plato.

El de Bellinger es el primero de postemporada y el quinto jonrón de todo el año que se logra ante un lanzamiento por encima de cuatro pies de altura del plato.

“No es un lanzamiento para el bateador en ese lugar, pero en el momento en que lo vi, traté de ponerle el bate y continuar pasando el bastón”, dijo Bellinger, quien batea .292 con seis impulsadas en la postemporada.

“Estaba tratando de lanzar una bola rápida hacia arriba y lejos”, dijo Jackson. “De hecho, lo lancé mejor de lo que pensé. Fuera de mi mano, estaba como, Oh, eso es una bola. Está muy alta. Y no, no era demasiado alto. Fue, ya sabes, un buen bateador hizo un buen buen swing y eso fue muy notable”, agregó.

“Sí, puro placer. En el momento es ruidoso. Realmente no escuchas nada y realmente no ves nada. Al dar la vuelta por la segunda base, vi a los muchachos en el dugout dándome la celebración, así que comencé a disfrutarlo”, dijo Bellinger.

“Pero estoy, ya sabes, en pura alegría, y me alegro de haber empatado el juego para darnos una oportunidad”, agregó.

Los Dodgers batearon de 5-3 con corredores en posición anotadora en la octava entrada, después de irse de 20-2 durante la serie. Ahora intentarán convertirse en el tercer campeón defensor que gana una serie de playoffs, tras estar 0-2. Los New York Yankees del 2001 lo hicieron en la Serie Divisional ante los Oakland Athletics y los de 1978 frente a los Dodgers en la Serie Mundial.

El miércoles, el zurdo mexicano Julio Urías abrirá por los Dodgers, mientras que los Braves tendrán un día de bullpen.

“Tenemos el talento para hacer las jugadas, anotar carreras y todo lo demás”, dijo Jansen, quien ha conseguido 12 ponches en 15 outs, sin boletos y dos hits en seis apariciones en la actual postemporada.

“Creemos en nosotros. Somos los campeones y pensamos que tenemos una buena oportunidad de repetir. Así nos sentimos”, agregó.

“Estarán listos para jugar. Se van a preparar como siempre. Hemos perdido partidos difíciles antes, nos hemos recuperado y hemos hecho cosas realmente buenas”, dijo Snitker, cuyo equipo no pudo retener una ventaja 3-1 ante los Dodgers en la final de liga del año pasado.

“Como dije antes, tienes que hacer lanzamientos y jugadas y todo eso y simplemente no sucedió hoy”, dijo Snitker.