Fallan los Astros en el primer juego

HOUSTON -- Dusty Baker intentó minimizar errores propios de sus Houston Astros y darle crédito a los aciertos de los Atlanta Braves, que ganaron el primer juego de la Serie Mundial casi desde el primer inning.

La victoria 6-2 de Atlanta sobre Houston en realidad fue una combinación de bateo y motivación contra un muy mal pitcheo en los primeros tres innings, ocasionado por el nervio que provoca el debut en un Clásico de Otoño.

“Fue mi primera Serie Mundial“, dijo el abridor de los Astros Framber Valdez. “No voy a decirles que no sentí presión o que tampoco sentí tensión. Hice todo lo posible por reducir mis nervios, bajar la adrenalina que sentía. Pero no me fue bien“.

Todavía no terminaba de sentarse la gente en el Minute Maid Park, cuando Valdez permitió en su tercer lanzamiento cuadrangular a Jorge Soler, en su primer turno desde que salió lastimado en el segundo juego de la Serie de Campeonato contra Los Angeles Dodgers.

Cuando Valdez terminó su trabajo, mucho antes de lo que sus aficionados hubieran pensando, en particular por la gran demostración que dio en su segunda salida de la Serie de Campeonato, ya había permitido ocho imparables, incluidos dos jonrones, para cinco carreras, sin poder sacar un out de la tercera entrada.

“Es un shock cuando vienes de una gran salida como la que tuvo y después el primer bateador que enfrentas te saca la pelota del parque“, dijo el manager Dusty Baker. “Tuvimos que competir en contra desde el principio“.

Sí fue complicado para los Astros, que cuando tomaron el bate por vez primera ya perdían 2-0 y para la tercera entrada era ese 5-0. Fue similar a la primera apertura contra los Boston Red Sox que tuvo en estos playoffs Valdez, aunque la gran diferencia fue esta vez el bullpen calmó la ofensiva de los Braves.

Entre cinco relevistas sólo permitieron una carrera. Pero la gente en el estadio se quedó esperando la respuesta en los momentos más oportunos del equipo que mejor ha jugado con el bate en toda la temporada.

“Tuvimos bases llenas en el primer inning“, mencionó Baker. “(Ozzie) Albies hizo una gran jugada porque si la bola pasa, se pone 2-2 con corredor en tercera y quién sabe que hubiera pasado. Ese fue un ejemplo de la manera en que también su defensa jugó al máximo nivel desde temprano“.

Los Astros batearon un hit en nueve oportunidades con corredores en posición de anotar y dejaron nueve peloteros en las bases. Así es difícil ganarle a un equipo que está tan enrrachado como el campeón de la Liga Nacional.

“Durante toda la postemporada hemos tenido un número de hits con dos outs“, dijo el manager. “Esa fue la diferencia en realidad en el partido. No tuvimos esta vez hits con dos outs. La pelota simplemente no rebotó de nuestro lado esta noche. Botó del de ellos“.

Los Astros son un equipo que está en su tercera Serie Mundial en cinco años y ha estado en situaciones similares en repetidas ocasiones. Jamás han ganado el primero del Clásico de Otoño en sus cuatro presentaciones (2005, 2017, 2019 y 2021).

Están conscientes de que hay mucha serie por disputarse contra Atlanta aún. Pero también reconocen que deben ganar este miércoles para llegar a Atlanta empatados o será complicado con los tres juegos allá tratar de coronarse.

De hecho, ya las probabilidades atentan contra ellos, a pesar de que sólo han jugado un partido. 15 de los últimos 18 equipos y 20 de 23 que ganaron el Juego 1 se coronaron en la Serie Mundial.

“Todavía creo en este equipo y en que esta alineación remontará“, dijo el jardinero Michael Brantley. “Sólo es un partido. Ellos jugaron realmente bien y nosotros no. Mañana vamos a ponernos los pantalones, los zapatos y vamos a salir a jugar otra vez“.

Pero para ganarle a unos Braves en el que los nueve jugadores que abrieron en su alineación conectaron al menos un equipo van a necesitar mejor pitcheo del mexicano José Urquidy y también mejor bateo del núcleo de jugadores estelares.

José Altuve, Alex Bregman y Carlos Correa salieron sin imparables en 12 turnos combinados. Brantley pegó tres hits; Gurriel, 2, y Yordan Álvarez un triple.

“Mañana sólo hay que enfocarnos en el Juego 2“, consideró Brantley. “Eso sabe hacer bien este equipo. Sólo es mentalmente un partido a la vez siempre. Perdimos esta noche, pero ya vemos hacia delante. Mañana regresamos, jugamos un mejor partido y espero que ganemos“.