MLB y MLBPA no logran llegar a un nuevo acuerdo laboral; 1er. cierre patronal desde 1990

La MLB bloqueó a sus jugadores este día, certificando el primer paro laboral en más de un cuarto de siglo

ESTADOS UNIDOS -- Las Grandes Ligas bloquearon a sus jugadores la madrugada del jueves, certificando el primer paro laboral en más de un cuarto de siglo después de meses de conversaciones que arrojaron poco progreso hacia un nuevo contrato laboral, dijeron a ESPN fuentes familiarizadas con la situación.

El tan esperado cierre patronal, que la liga le dijo al sindicato de jugadores que iniciaría una vez que expirara el acuerdo de negociación colectiva anterior después de las 11:59 p.m., tiempo del Este del miércoles, pone fin al frenesí de transacciones que llevó a su imposición y envía a la industria a un periodo oscuro.

Durante un cierre patronal, que es una herramienta de relaciones laborales utilizada por la gerencia para evitar que los empleados trabajen hasta que se llegue a un acuerdo, los oficiales del equipo y los jugadores no pueden comunicarse de ninguna manera. La agencia libre de Grandes Ligas y los intercambios de jugadores terminan de inmediato.

En tres días de negociación esta semana, el sindicato y la liga intercambiaron propuestas que, como las anteriores, dejaron al otro lado desconcertado e ilustraron el abismo entre las partes. Las discusiones finales entre líderes de ambos lados duraron siete minutos.

La paz laboral se correspondió con un inmenso crecimiento en los ingresos del juego desde que una huelga de jugadores acabó con la Serie Mundial de 1994 y se prolongó hasta 1995. Durante los siguientes 26 años, el sindicato y la liga negociaron con éxito cinco convenios colectivos sin un paro laboral.

Ahora, el beisbol enfrenta su noveno paro laboral y su cuarto patronal (el primero desde 1990) sin un camino obvio hacia un acuerdo. En todo el juego, los jugadores, propietarios y ejecutivos se sintieron alentados por los días previos al cierre patronal, en el que los equipos gastaron más de 1.400 millones de dólares en contratos de agentes libres.

El pánico no acompañó de inmediato a la decisión de bloquear. Los próximos 90 días, dijeron las fuentes, servirán como una pista más realista para un acuerdo al vencimiento que cubría las temporadas 2017-21. Los tres cierres patronales anteriores no resultaron en la pérdida de ningún partido de la temporada regular, y si la liga y el sindicato quieren que ocurra lo mismo en 2022, lo último que puede pasar es llegar a un arreglo a principios de marzo.

La esperanza de un acuerdo de última hora se desvaneció rápidamente, según las fuentes. En una propuesta, el sindicato mantuvo su deseo de que los jugadores lleguen a la agencia libre más rápidamente y de que el arbitraje salarial se produzca después de la segunda temporada de un jugador en lugar de su tercera.

La propuesta anterior de MLB había hecho poco para disipar las preocupaciones expresadas por el sindicato sobre las restricciones artificiales en la agencia libre.

Los jugadores se movieron hacia el deseo de MLB de una postemporada ampliada con una propuesta para pasar de 10 equipos a 12, aunque no cumplió con el plan de 14 equipos que la liga había ofrecido. Si bien MLB no se opone fundamentalmente a pagar a los jugadores al principio de sus carreras, su deseo de hacerlo mientras mantiene los salarios planos sigue siendo un punto de fricción problemático en medio de las discusiones que siguen a los años de crecimiento de los ingresos de la industria y un salario promedio que se mantuvo estable.

Mientras tanto, este es el retroceso reciente más cercano a las formas de las viejas relaciones laborales del béisbol, en las que las partes lucharon consistentemente, con paros laborales en 1972 (huelga), 1973 (cierre patronal), 1976 (cierre patronal), 1980 (huelga) y 1981 (huelga). El tiempo dirá si su época laboral presagia algo diferente.