Se acabó el camino de Sammy Sosa hacia Cooperstown, por ahora...

Sammy Sosa no recibió el llamado al Salón de la Fama. George Gojkovich - Getty Images

El dominicano no pudo reunir los votos suficientes para alcanzar la inmortalidad luego de 10 años en la boleta de votación

Una de las historias que no puede pasar por desapercibida con la revelación de los votos para Cooperstown en la boleta de 2022, es el final del camino hacia el Salón de la Fama por esta vía para Samuel “Sammy” Sosa.

Sosa, quien junto a Mark McGwire prácticamente salvaron el béisbol en los años posteriores a la huelga de jugadores de 1994 terminó su décimo año en la boleta de votaciones con 18.5 por ciento, lo que implica que no obtuvo el mínimo necesario para entrar a Cooperstown y por tratarse de su décima aparición en la misma, su nombre no regresará para el próximo año.

"El Bambino del Caribe" jugó 2354 partidos durante su carrera de 18 temporadas en las Grandes Ligas. Disparó 2408 imparables, de los cuales 609 fueron cuadrangulares, convirtiéndose en el primer latino en superar la marca de los 600 vuelacercas. Remolcó 1667 carreras y anotó en 1475 ocasiones. Ostenta un promedio de bateo de .273, con un porcentaje de embasarse (OBP) de .344 y un slugging (SLG) de .534, buenos para un OPS de .878. Adicionalmente, alcanzó un total de 4,704 bases totales, mientras que negoció 929 transferencias y se ponchó en 2306 turnos.

Adicionalmente, ganó el premio al Jugador Más Valioso en 1998, así como seis Bates de Plata y obtuvo siete invitaciones al Juego de Estrellas.

Sin embargo, su salida de la boleta de votación no implica el final del camino del dominicano hacia Cooperstown por completo. Sosa todavía tiene oportunidad de entrar al Salón de la Fama a través del Comité de Veteranos. Dicho comité revisa los casos divididos en cuatro grupos dependiendo la era en que el jugador estuvo en Grandes Ligas, en el caso de Sosa, sus posibilidades quedarán en las manos del Comité del Juego Actual, el cual revisa a todos los candidatos que jugaron desde 1988 a la fecha.

Dicho comité se estará reuniendo en este año durante el mes de diciembre y ofrece una ventaja importante (o desventaje dependiendo de cómo se vea) para las personas cuyos casos son conocidos ahí, solo se permiten diez votantes, en lugar de los casi 400 que tienen decisión sobre la boleta de elección.

Esto asegura que en caso de que el caso de Sosa sea conocido por segunda vez en once meses. El dominicano necesitaría tres cuartas partes de los votos para entrar, si ese es el caso. De lo contrario, tendrá que esperar a la próxima ocasión en que dicho comité se reúna, dentro de cinco años según las reglas establecidas por el Salón de la Fama de Cooperstown.

Sosa tiene los números para la inmortalidad, sin duda, sin embargo, las sospechas de uso de esteroides, el ser suspendido por utilizar un bate con corcho dentro y su trato con la prensa, ha afectado la imagen del “Bambino del Caribe”. Solo el tiempo dirá si Sosa será miembro de Cooperstown eventualmente.