Se queja Reddick de los aficionados de Yankees

play
Yuli Gurriel: 'Los obligamos a desesperarse' (0:34)

El cubano de Astros resaltó la clave de tomar ventaja temprano en el Juego 3 de la Serie de Campeonato ante Yankees. (0:34)

NUEVA YORK -- Fanáticos molestos de los New York Yankees arrojaron diferentes objetos al terreno de juego, en respuesta a marcaciones de umpires que consideraron en contra de su equipo o para presionar en la defensa a los Houston Astros.

La primera vez fue cuando Edwin Encarnación había llegado a primera base con sencillo dentro del cuadro, que fue anulado, cuando la repetición de los umpires mostró que Yuli Gurriel, de los Astros, alcanzó a tocarlo antes.

Inmediato después de ese out, llegó el segunda base Gleyber Torres para conectar su cuadrangular con la única carrera de los neoyorquinos en el Juego 3 de la Serie de Campeoanto de la Liga Americana, que perdieron el martes 4-1 ante los Astros.

Los fanáticos celebraron el jonrón de torres lanzando basura al jardín derecho, que custodiaba por los Astros Josh Reddick.

“No hay lugar en este deporte para ese tipo de cosas”, dijo Reddick en el clubhouse de los Astros al finalizar el partido. “Era una protesta por una marcación que bien pudo ir para el otro lado, pero no hay lugar para esto en el béisbol”.

“Yo creo que ví como siete u ocho botellas de agua en el jardín”, agregó. “Dos pelotas fueron lanzadas entre el jardín central y el izquierdo. Es preocupante. No creo que la gente siquiera se dé cuenta de qué tan peligroso puede ser que le pegues a alguien en la cabeza cuando no ve que viene el pelotazo. Pueden lastimar a un jugador”.