Doroteo Guamuch Flores, el héroe de Guatemala

Días atrás hablamos sobre la historia del Maratón de Boston, y allí surgió el nombre de un atleta guatemalteco: Doroteo Guamuch Flores, también conocido como Mateo Flores, quien fue el primer latinoamericano en ganar esta prestigiosa competencia. Flores nació en la aldea Cotió, en Mixco, municipio del Departamento de Guatemala y era hijo de don Lureano Guamuch y María Flores, quienes trabajaban como agricultores y repartiendo leche a los vecinos de la localidad.

La carrera de Guamuch abarcó 16 años, y se extendió desde 1941 hasta 1957. Participó y ganó el oro en la categoría de medio maratón en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1950 disputados en Guatemala, y ya se había acreditado la plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1946 en Barranquilla, Colombia, en las modalidades de medio maratón y cinco mil metros llanos.

Su mayor éxito fue el primer lugar obtenido en el Maratón de Boston, Massachusetts, en Estados Unidos. Como consecuencia de esta proeza, el gobierno de Guatemala decidió bautizar al Estadio de la Revolución con su nombre. Flores recorrió los 42 kilómetros en dos horas, 31 minutos y 53 segundos, casi cinco minutos menos que el segundo lugar. En la competencia también participaron los guatemaltecos Humberto Velásquez, quien terminó en el tercer lugar, y Guillermo Rojas, quien finalizó vigésimo séptimo.

En los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1954, en México, obtuvo el segundo lugar en los diez mil metros y el primero en la categoría de cinco mil metros y en el maratón. Y en los II Juegos Panamericanos de 1955, obtuvo la medalla de oro en maratón, convirtiéndose en el primer medallista panamericano de Guatemala. Y a nivel local, en Guatemala, triunfó seis veces en el medio maratón Max Tott entre 1943 y 1953.

Sobre su cambio de nombre, una versión dice que Guamuch Flores habría tenido que migrar Mateo Flores para competir en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1946 en Barranquilla, Colombia, su apellido paterno (Guamuch) era impresentable para inscribirse en las competencias según las características

racistas de la época. Sin embargo, en vida Guamuch Flores afirmó que la situación no fue así, sino que el cambio de nombre se debió a la imprecisión de un cronista deportivo estadounidense que no pudo escribir correctamente su nombre luego de ganar el maratón en Boston. En un obituario para el atleta el columnista Michael Grossi del Boston Globe mencionó que los periodistas no entendían su primer nombre y por ello lo apodaron Mateo.

Desafortunadamente tuvo que retirarse del atletismo en 1957, debido a un accidente en motocicleta donde se lesionó la rodilla cuando un perro se le atravesó por enfrente y eso ocasionó una caída cuando viajaba su hija y su hijo, quienes afortunadamente salieron ilesos.

En 1995, su salud se deterioró por un trastorno en un pulmón. Guamuch Flores falleció tras una larga enfermedad el 11 de agosto de 2011, a sus 89 años de edad.