Más sesiones y ejercicios para mejorar como runners

Qué hacer en tus entrenamientos para rendir al máximo. Freepik

En un posteo anterior hablamos de la importancia para todo runner de incluir en las rutinas semanales determinados ejercicios y sesiones que, de forma casi silenciosa, nos ayudan a mejorar nuestro rendimiento y a evitar lesiones. Y tal lo prometido, hoy veremos otros ejemplos para que pongas en práctica.

Dribbling

Parecido al skipping que vimos anteriormente, el dribbling funciona bien para quien tiene problemas con torceduras o esguinces durante la actividad física. Esto se debe a que es un ejercicio sirve para fortalecer la movilidad del tobillo. Para hacerlo, basta mantener los pies en el suelo y levantar solamente los talones, en movimiento o no, además de mover lateralmente los brazos. La idea es que, manteniendo ambas puntas de los pies siempre apoyadas en el piso, alternes entre cada pierna como si estuvieses tratando de correr.

Hopserlauf (correr saltando)

El hopserlauf es uno de los ejercicios de running que más vemos si observamos las entradas en calor de los runners y maratonistas profesionales. Consiste en dar un pequeño salto concentránonos en mover la posición de la cadera. Para realizarlo, el corredor debe levantar los brazos y las piernas de forma alternada, además de dar un pequeño salto con esa elevación. En otras palabras es como correr rebotando exageradamente y tomando dos tiempos para cada zancada, levantando excesivamente las rodillas y los codos.

Tempo Run

Y finalmente, para quien está preparándose para una carrera el Tempo Run es una de las sesiones de running ideales, que no debería faltar en las rutinas. Consiste en esfuerzos más largos, que pueden durar de 20 minutos a más de una hora, con la intensidad más alta posible pero que sea posible de sostener. A pesar de no ser un entrenamiento de los más agradables, su eficacia es garantizada. Un Tempo Run es difícil porque, de seguro, es una sesión complicada inclusive mentalmente hablando. No obstante es perfecto para construir habilidades tanto fisiológicas como psicológicas para los runners, permitiéndoles concentrarse mejor en el ritmo, la intensidad, la técnica y en la capacidad de conciliar todo esto especialmente durante los momentos más difíciles de una competencia.

Ahora que tenés esta información, ¿Qué esperás para incluir todos estos ejercicios a tu rutina?