4 opciones para beber menos refrescos industrializados

Formas de reemplazar las bebidas no saludables poco a poco. Freepik

Como ya hemos visto en otros posteos, los jugos industrializados en general tienen poco de saludables. A pesar de que muchos se promocionan como bebidas naturales están lejos de serlo y por lo contrario contienen mucha cantidad de azúcar agregada y productos artificiales que no harán demasiado bien a tu salud. Al igual que ocurre con las bebidas gaseosas, tampoco terminan siendo una opción sana las versiones "diet" o sin azúcar, ya que están endulzadas con edulcorantes artificiales que cuando se consumen regularmente tienen efectos secundarios adversos, como la interferencia sobre la flora intestinal, lo que termina dañando muchas funciones de nuestro organismo. Por todo esto, lo mejor es en lo posible evitar estas bebidas, que perfectamente pueden ser reemplazadas por otras. Para darte algunas ideas, listamos algunas:

1. Agua saborizada naturalmente. Prueba cortando en trozos alguna de tus frutas u hortalizas favoritas y sumergiéndolas en una jarra con agua fresca. Esto, además de vitaminas y minerales aportará un toque de sabor que convertirán a esta bebida en una excelente opción para refrescarte en momentos de antojos. Manzanas verdes o rojas, fresas o frutillas, naranjas, mandarinas, uvas, pepinos o inclusive hojas de menta son las favoritas de mucha gente, y al probarlas seguramente entenderás las razones. Eso sí: no olvides lavar bien los vegetales antes de cortarlos y mezclarlos con el agua. Además, al no tener conservantes deberías dejar esta bebida en el refrigerador, y no consumirla luego de pasado un día. Si te quedó sin consumirla y se te pasó el tiempo, mejor tirarla y preparar una fresca y nueva.

2. Café. Aunque para mucha gente es extraño, en varios países es costumbre tomar el café sin ningún endulzante. Como sabemos, es una bebida que tiene propiedades energizantes a nivel sistema nervioso central, por lo que ayudará a llegar a los entrenamientos bien arriba. 3. Té helado sin endulzar. Al tener un sabor mejor que el agua simple, es perfecto para beber en las pausas durante el día. Y si le puedes exprimir un limón, gozarás de las propiedades antioxidantes del té, así como un poco de vitamina C. 4. Leche. Este alimento natural es bajo en calorías (aproximadamente 100 kcal por taza), y aporta cantidades interesantes de proteínas de alto valor biológico, además de micronutrientes como calcio, potasio y vitamina D tan necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Comienza incorporando estas opciones para ir reemplazando paulatinamente las bebidas industrializadas, y con el tiempo irás incorporándolas como hábitos diarios, ayudando a mejorar tu salud, y seguramente rindiendo más como runner.

¿Sos de tomar muchos refrescos industrializados?, seguí nuestros consejos para empezar a tener una alimentación mas saludable.