Marathon du Medoc

El ganador del maratón no recibe un premio en dinero, sino su peso en botellas de vino. Getty Images

Burdeos-- El running, el turismo y la diversión pueden ser un excelente maridaje, y quizás haya pocas competencias en el mundo que lo pongan de manifiesto mejor que el Marathon du Medoc, en Francia. La carrera, de 42 kilómetros y 195 metros se ha ganado el mote de “el maratón más lento del mundo”, y el motivo es simple: a lo largo de su recorrido los atletas atraviesan 30 chateaux y sus viñedos para degustar, mientras corren, sus excelencias culinarias: ostras, carne, quesos, helados y por supuesto… sus vinos. Con todo esto, lo más importante no es llegar primero sino disfrutar de cada uno de sus kilómetros y sus atractivos.

Pero en el Marathon du Medoc el gusto no sólo está en el paladar, sino también en la belleza de los paisajes del norte de Burdeos, un entorno incomparable plagado de antiguos castillos vinícolas.

La competencia anual se corre a principios de cada mes de septiembre y ya es todo un clásico que ya lleva 29 ediciones ininterrumpidas. Su debut fue en 1984 cuando un grupo de amigos atletas pensaron en hacer una competencia distinta. En aquel entonces participaron cerca de 500 corredores, y con el correr de los años el éxito de convocatoria fue tal que hoy la capacidad de la prueba se ve colmada con muchos meses de anticipación, quedando atletas en la lista de espera por alguna baja.

Los que logran anotarse saben que, además de llegar entrenados a la largada, deberán cumplir con otro requisito disfrazarse de lo que sea menos de atletas. Además, otro dato curioso es que el ganador del maratón no recibe un premio en dinero, sino su peso en botellas de vino.

Si quieres correr estos 42k en donde los tiempos son lo de menos y disfrutar de una verdadera fiesta de diferentes nacionalidades y culturas, visita la web oficial de la competencia: http://www.marathondumedoc.com