Voladoras: las zapatillas para competir

ESPN Run

Es muy común que a la hora de adquirir un calzado para correr, prestemos especial atención a su amortiguación. Esto está bien, ya que las características de la mediasuela de la zapatilla no sólo nos otorgarán mayor comodidad al correr, sino que además nos ayudará a cuidar nuestras articulaciones de dolorosas lesiones.

Ocurre que también hay otro tipo de calzado para el cual "menos es más". Estamos hablando de la categoría "racer", también conocidas como "voladoras". Son zapatillas bajas, con muy poca mediasuela, y livianas como una pluma. El ahorro es de 150 gramos en promedio respecto a una zapatilla de entrenamiento. Según diversos estudios, esta reducción se traduce en una mejora en el tiempo de carrera de entre el 1 y el 2%. Esto equivale a entre 27 y 54 segundos en un runner que emplee 45 minutos para correr un 10k, lo que no es para nada despreciable si entrenamos duro para mejorar nuestras marcas personales.

Pero cuidado, que quede claro que las zapatillas voladoras son para utilizar en casos puntuales y por ciertos corredores. Sólo deben estar en los pies de runners de peso medio a liviano (no más de 75 u 80 kg). Deben ser utilizadas durante competencias cortas y rápidas, o trabajos de velocidad en pista. Esto tiene que ver principalmente con el cuidado de tus articulaciones, ya que están diseñadas para ser reactivas y por lo tanto tienen muy poca amortiguación. Además, al tener características minimalistas, carecen de refuerzos y por lo tanto duran entre la mitad y la tercera parte de un calzado para entrenamientos.

Por eso, en caso de que tu peso corporal lo permita, y en el caso de que busques velocidad en tus carreras cortas, lo ideal será: 1) Tener un calzado de entrenamientos para hacer muchos kilómetros en la semana 2) Contar con un segundo calzado de tipo racer, para las competencias veloces.

¿Sueles utilizar calzado de tipo racer?