Un calzado para cada superficie

ESPN Run

El calzado que utilizamos para correr es nuestro contacto con el suelo, y cada tipo de superficie tiene una zapatilla ideal. Hay varios tipos de terreno donde se puede entrenar, por eso, elige el tuyo y ten en cuenta estos consejos:

Asfalto: Además de amortiguación y flexibilidad, el calzado para el asfalto debe estar fabricado con un tejido más transpirable. Esto se debe a que en esta superficie se absorbe una gran cantidad de calor, y es importante que los pies estén bien ventilados para evitar ampollas y otros problemas.

Tierra: Para este tipo de suelos, te aconsejamos una zapatilla con suela con tacos o dibujos más agresivos, lo que garantizará más tracción y menos posibilidades de que te resbales. Recuerda que para tener mayor estabilidad y una mayor absorción de impactos, se recomienda optar por modelos con hormas más anchas y la entre suela suave.

Césped: A pesar de ser un piso más suave, es necesario optar por una zapatilla con un buen sistema de tracción y con surcos a lo largo de la suela. Como el pasto no pide mucha amortiguación, invierte en modelos que proporcionen una buena estabilidad y con tejidos impermeables, para evitar correr con los pies mojados.

Arena: Por ser un suelo blando, la arena no requiere amortiguación. Algunos runners incluso prefieren correr descalzos. Pero cuidado: correr sin zapatillas puede hacer daño y quemar tus pies. Opta por los modelos más bajos y más livianos. Si la arena está cerca del mar, optar por calzados con un buen sistema de salida de agua o drenaje.

¿Cambias tu calzado dependiendo de la superficie?