Alimentos funcionales: el mijo

ESPN Run

A pesar de no ser unos de los alimentos más tradicionales, el mijo, al igual que la quínoa y el amaranto, están siendo redescubiertos en occidente. Esto se debe a la asociación a la nueva cocina naturista y a la gran cantidad de proteínas y nutrientes que contienen.

Este grano es excepcionalmente rico en hierro, magnesio, proteínas, y vitaminas B1, B2 y B9. La proteína presente en el mijo es la más similar a la del maíz, y al igual que la avena, tiene un elevado contenido graso en comparación a otros cereales. Por todo esto, es un alimento muy recomendable en casos de debilidad física, fatiga, anemia, astenia y falta de ánimo.

Además favorece la regeneración celular y por tanto se considera excelente para fortalecer la salud de la piel, los cabellos, las uñas y los dientes. Por su alto contenido en magnesio, el mijo se considera un cereal muy apropiado para los deportistas, que con el sudor pierden muchos minerales.

También combate el agotamiento, permite la recuperación tras el esfuerzo físico, alivia los calambres musculares y fortalece los músculos. El mijo resulta igualmente eficaz para defenderse del estrés, de la irritabilidad nerviosa y además reduce la intensidad y frecuencia de las migrañas. Se encuentra, además, entre los pocos cereales sin gluten, lo que resulta interesante para las personas celíacas. Además es considerado como una alternativa al arroz o la pasta debido a su alto índice proteico.

Cómo consumirlo:

El mijo es un grano de cocción rápida y muy fácil de cocinar. Al ser muy pequeño, antes de cocinarlo, es preciso lavarlo y escurrirlo bien. Luego se tuesta en una sartén, para inmediatamente después cocerlo en agua caliente. Ahí se espera a que hierva, y se lo deja a fuego suave unos 20 minutos o hasta que adquiera una textura esponjosa.

Se puede consumir en el queso blanco para tostadas, gelatinas, yogur, licuados, galletitas, barras de cereal. Además puede incluirse en ensaladas, con verduras y hortalizas, también es un buen ingrediente para pizzas, hamburguesas vegetales y sopas de verduras, entre otras opciones.

¿Incorporas el mijo en tus comidas?