No te olvides de tus brazos

ESPN RUN

Para un corredor las piernas no son lo único importante. Hay muchos grupos musculares que no precisamente están en la parte inferior del cuerpo y que también te permiten correr correctamente, pero que cuando no están ejercitados correctamente se convierten en un problema.

Si ya corriste competencias de largas distancias como un maratón, sabrás que especialmente en la parte final de la carrera suelen puede aparecer molestias en el tren superior. La causa puede deberse a la debilidad o poca flexibilidad en esta zona. Afortunadamente la solución es muy fácil y puedes ponerla en práctica en tus entrenamientos. Sigue estos consejos:

1) Refuerza el tren superior. Trabaja con peso libre o máquinas tus hombros, trapecio y bíceps principalmente. Realiza series de 12 a 15 repeticiones por cada ejercicio.

2) Mejorá la postura. Trata de correr con el cuerpo erguido. Eleva el pecho, sin sacarlo hacia adelante, manteniendo el torso y las caderas en la misma línea vertical. Lleva las manos relajadas, semi cerradas y sin tensiones, a una altura intermedia entre el pecho y la cintura. Recuerda siempre que el desplazamiento de tus brazos debe ser hacia adelante y atrás y no cruzado delante de tu cuerpo.

3) Trabajá la flexibilidad. Cuando te cansas, aunque no te des cuenta, tiendes a inclinarte hacia adelante, y esto ocurre por lo general por falta de flexibilidad. Para trabajarla, ponte a la altura de una puerta con los antebrazos apoyados sobre su marco, los codos deben ir a la altura de los hombros y adelanta el pecho hasta que notes la tensión. Mantén 30 segundos.

Procura llevar estos tres puntos como una rutina, y verás los resultados rápidamente.

¿Incluyes el entrenamiento de brazos en tus rutinas?