La bicicleta elíptica, una opción

ESPN Run

Oportunamente ya hablamos de los múltiples beneficios que otorgan los entrenamientos cruzados, que son aquellas sesiones en las que ponemos en práctica otras disciplinas diferentes a nuestro deporte principal. Generalmente, en el caso del running los entrenamientos cruzados más comunes son la natación, el ciclismo, spinning, los trabajos con pesas, y el yoga. Pero en los últimos años también han ganados muchos adeptos las sesiones con bicicletas elípticas, máquinas capaces de acompañar la preparación de los corredores, al permitir estímulos diferentes a los del running. En otras palabras, este tipo de entrenamientos trabajan otros músculos o lo hacen de otra manera o intensidad.

Normalmente para los corredores una de las grandes preocupaciones son los efectos de los impactos en articulaciones y músculos. Por ello, es recomendable combinar el running con otros ejercicios indoor u outdoor de bajo impacto, con los que continuemos fortaleciendo y mejorando nuestras capacidades sin sobrecargar las zonas de mayor riesgo de lesión. En este sentido, la elíptica es un buen complemento al cumplir con esta cualidad: permite ejercitarnos la mayoría de los músculos que entrenamos al correr, pero en este caso sin presentar impacto.

Además, la posibilidad de controlar la inclinación de la plataforma, las agarraderas para los brazos y las diferentes velocidades permiten un entrenamiento equilibrado y en cierta medida similar al que realizamos al correr. Por lo tanto, entrenar con una máquina elíptica es ejecutar un ejercicio estático que combina los movimientos del esquí de fondo, del running y del step (subir escaleras).

En síntesis, los principales beneficios de complementar tu running con sesiones de bicicleta elíptica son:

• Mediante las agarraderas de los brazos, ejercitar los músculos de la parte superior del cuerpo, lo que permite emplear más masa muscular en el entrenamiento.

• Trabajar la fuerza en las piernas de una manera muy similar a la que se necesita para correr.

• Aumentan la condición física general.

• Trabajan la coordinación de movimientos

• Ideal para trabajos de rehabilitación de lesiones, o inclusive para prevenirlas, especialmente las de rodillas y tobillos debido al bajo impacto sobre estas zonas.

• Permite obtener beneficios cardiovasculares comparables con el running.

• Complemento ideal para los corredores, en forma de entrenamiento cruzado

Por último, ten en cuenta que el entrenamiento en elíptica requiere menos esfuerzo que correr, porque la persona no se mueve con su propio peso, el cual ocasiona el constante y repetitivo impacto en el suelo. Esto significa que si eres runner no bastará con entrenar en estas máquinas para luego salir a correr a todo tu potencial. Lo ideal es utilizarlas en sesiones una o dos veces por semana, siempre como complemento de tus entrenamientos de running, que en este caso es tu deporte principal.

¿Utilizas la bicicleta elíptica en tus entrenamientos?