El pulgar es la medida

ESPN Run

El talle adecuado para una zapatilla de correr es una de las cuestiones que más desvelan a los corredores. Sucede que cuando corremos nuestro cuerpo, y en especial nuestros pies, se comportan de una forma muy diferente a lo que lo hacen cuando estamos sentados, de pie, o inclusive caminando. Por un lado, cuando los entrenamientos o carreras se prolongan en el tiempo la acción de la gravedad suele hacer que nuestros pies se hinchen producto de la acumulación de líquidos. Puede parecer algo imperceptible a simple vista, pero si el calzado que llevamos es demasiado apretado, lo sentiremos y de una forma muy desagradable. Entonces, ¿la solución es usar calzado que nos quede mucho más grande? Tampoco, porque de hacerlo estaremos solucionando un problema y dando todas las condiciones para que aparezca otro. Si las zapatillas nos quedan muy flojas nuestros pies se moverán mucho dentro de ellas con cada zancada, y es casi un hecho que sufriremos la aparición de ampollas o lastimaduras por roces.

¿Dónde está entonces la solución? En el pulgar. El ancho del dedo más grueso de tu mano es la medida justa para saber cuánto espacio debe haber entre la punta de tus pies y el borde interno de tu calzado. Con esto te garantizarás la luz suficiente como para que tus dedos no toquen la puntera en cada zancada, y que el calzado ajuste perfectamente impidiendo que el pie se deslice internamente. Por eso a la hora de elegir tus próximas zapatillas de correr, cálzatelas y de pie ubica el dedo pulgar de la mano perpendicularmente, a lo ancho de los dedos de tus pies. Presiona hacia abajo la papellada de la zapatilla y si notas que el dedo entra justo en el espacio entre la punta de tus uñas y la puntara del calzado, habrás dado con el talle correcto.

¿Qué talle usas en tus zapatillas de running?