Historias de vida - Florence Griffith

Popularmente llamada Flo-Jo, Florence Griffith fue una de las más destacadas atletas femeninas de la década de 1980, llegando a ganar tres medallas de oro y una plateada en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, batiendo además las plusmarcas mundiales de 100 y 200 metros. Esta velocista norteamericana de raza negra tuvo un estilo enérgico y audaz, y se hizo famosa sobre la pista no sólo por su extraordinaria capacidad física sino también por su llamativa y poco convencional indumentaria en competencias, que incluía anillos, una cuidada manicura y peinados espectaculares.

Nació en Los Ángeles, California, el 21 de diciembre de 1959, en una familia de escasos recursos económicos. Empezó su relación con la pista desde niña, cuando ganaba pruebas de atletismo a los chicos de su edad o incluso mayores. Pese a sus prometedoras cualidades el deporte no ofrecía un porvenir que resolviera las dificultades económicas de su hogar, por lo que al terminar la secundaria lo abandonó para ponerse a trabajar y sostener a sus padres y hermanos. Sin embargo, el amor de Florence por el atletismo, que constituyó una verdadera pasión desde su juventud, logró superar todas las dificultades. Todo cambió cuando conoció a Bob Kersee, que sería su entrenador y que rápidamente vio su potencial como velocista de clase mundial. Le consiguió una beca para estudiar en la Universidad de California (UCLA), y empezaron a trabajar en serio, al mismo tiempo que Florence estudiaba psicología y economía.

Sus comienzos como atleta fueron espectaculares, con la obtención de una medalla de plata en la final olímpica de los 200 metros lisos en 1984, durante los juegos celebrados nada menos que en su ciudad, Los Ángeles. Cuatro años después, en los Juegos Olímpicos de Seúl, tuvo lugar su consagración definitiva al ganar, batiendo todas las marcas de velocidad, las medallas de oro en los 100, 200 y 4x100 metros lisos, y la de plata en los 4x400.

Sin embargo, los triunfos de Florence Griffith no estuvieron exentos de polémica. Después de los Juegos de 1984 se casó con el también atleta Al Joyner, campeón olímpico de triple salto y hermano de la atleta Jackie Joyner-Kersee (a su vez casada con Bob Kersee, entrenador de Florence), y temporalmente se apartó del atletismo. Parecía que esto era casi una retirada, sin embargo al año siguiente Flo-Jo volvió a las pistas para participar en los campeonatos mundiales de atletismo de Roma. Durante el año de retirada, el físico de Florence experimentó un extraordinario desarrollo muscular que muchos comentaristas relacionaron con el consumo, nunca demostrado, de sustancias ilegales.

Poco después de los Juegos Olímpicos, con 29 años y en la cúspide de su carrera, anunció su retirada definitiva de las pistas. Convertida en el ídolo mediático del momento, se dedicó a la publicidad, promocionando toda clase de productos. Tuvo su propia línea de ropa e incluso sacaron una muñeca llamada Flo-Jo. Pero en la mañana del 21 de septiembre de 1998 fue hallada muerta en su hogar en the Canyon Crest, un vecindario de Mission Viejo, a la temprana edad de 38 años. Tras la autopsia quedó demostrado que la muerte de Florence Griffith tuvo lugar por asfixia durante un episodio epiléptico, y en ningún caso tuvo que ver, como algunas fuentes indicaron, con un infarto producido por consumo de anabolizantes.

Sus competencias más destacadas:
• Mundiales de Helsinki 1983 - 4ª en 200 m (22,46)
• Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 - 2ª en 200 m (22,04)
• Mundiales de Roma 1987 - 2ª en 200 m (21,96), 1ª en 4x100 m (41,58)
• Juegos Olímpicos de Seúl 1988 - 1ª en 100 m (10,54w), 1ª en 200 m (21,34), 1ª en 4x100 m (41'98), 2ª en 4x400 m (3:15,51)

Marcas personales:
• 100 metros - 10,49 (Indianápolis, 1988). Récord del Mundo
• 200 metros - 21,34 (Seúl, 1988). Récord del Mundo
• 400 metros - 50,89 (Los Ángeles, 1985)

Récords mundiales:
100 metros: 10,49 (Indianápolis, 16 Jul 1988)
200 metros: 21,56 (Semifinal Seúl, 29 Sep 29 1988) / 21,34 (Final Seúl, 29 Sep 29 1988)