Gail Devers, una luchadora incansable

ESPN Run

Nacida en Seattle, Estados Unidos, el 19 de noviembre de 1966 Gail Devers ha sido una de las atletas más destacadas de finales del siglo pasado, especializándose en pruebas de velocidad y vallas. En la pista se proclamó dos veces campeona olímpica de los 100 metros llanos, en Barcelona 1992 y Atlanta 1996, además de ganar un buen número de medallas en campeonatos mundiales.

Su primera participación internacional importante fueron los Juegos Panamericanos de Indianápolis 1987, donde ganó el oro en los 100 metros llanos y los relevos 4×100 metros. Al año siguiente se clasificó para disputar los 100 m vallas en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, donde fue eliminada en semifinales. Pese a todo acabó el año sexta en el ranking mundial de esta prueba con 12,61. En los años siguientes se vio aquejada por una grave y extraña enfermedad llamada "Mal de Graves", que a punto estuvo de costarle la amputación de sus dos pies. Tuvo que someterse a terapia radiológica, y no reapareció hasta 1991. En los Campeonatos del Mundo de Tokio de ese año ganó la medalla de plata en los 100 metros con vallas.

Pero su consagración llegaría unos meses después, durante los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Allí se clasificó para disputar tanto los 100 metros llanos como los 100 metros con vallas, aunque la mayoría consideraba que sus mayores opciones estaban en esta última prueba. Sin embargo, sorprendió a todos ganando el oro en los 100 metros llanos haciendo su mejor marca personal (10,82). Intentó hacer el doblete ganando también en los 100 metros con vallas, algo que solo había conseguido la legendaria holandesa Fanny Blankers-Koen en 1948. Devers a punto estuvo de lograrlo, pero un tropiezo justo en la última valla cuando iba primera en la final, dio al traste con sus opciones y arrastrándose como pudo hasta la meta acabó en 5º posición. Además, la lesión provocada hizo que no pudiera participar en los relevos 4×100 metros donde probablemente hubiera ganado otra medalla de oro.

Pese a ser la vigente campeona, no era la favorita para ganar el título en los 100 metes llanos en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Sin embargo demostró su gran capacidad competitiva y se impuso en la final de la prueba con un tiempo relativamente discreto de 10,94. Se convertía así en la segunda mujer de la historia en ganar dos títulos olímpicos en los 100 metros llanos, tras su compatriota Wyomia Tyus que lo había logrado en Tokio 64 y México 68. Como le pasó en Barcelona, tampoco pudo aquí hacer el doblete en lisos y vallas, ya que solo fue cuarta en la final de los 100 metros con vallas con 12,66. Eso sí, ganó otra medalla de oro en los relevos 4×100 metros, en un equipo que formaban por este orden por Chryste Gaines, Gail Devers, Inger Miller y Gwen Torrence.

Aunque muchos pronosticaban su retirada, Gail continuó entrenándose. En los mundiales de Edmonton 2001 ganó la medalla de plata en los 100 metros con vallas. Y a principios de 2003 ganó por primera vez el título mundial indoor de 60 metros con vallas. Ya a principios de 2004 ganó por tercera vez el título mundial indoor de los 60 metros llanos con una marca de 7,08. Conseguía también la plata en las 60 vallas con una marca de 7,83. Devers lograba así convertirse en la heroína americana del atletismo.

Ya con 37 años, y luego se pasar casi desapercibida por Sydney 2000, participó en sus quintos y últimos Juegos Olímpicos, en Atenas 2004, en la prueba de los 100 metros llanos, siendo eliminada en las semifinales. También participó en los 100 con vallas, pero no llegó a pasar ninguno de los obstáculos porque sufrió una lesión. Era la segunda atleta de Estados Unidos que participaba en cinco Juegos Olímpicos, tras Willye White.

Tras no competir durante todo el 2005, todos pensaron que ya se había retirado. Sin embargo, retornó de forma sorpresiva a principios de 2006 para participar en los 60 con vallas de los Millrose Games de Nueva York, donde fue 4ª. Sin embargo, y para sorpresa del mundo del atletismo, en el año 2007 reapareció en la 100 edición de los "Millrose Games", imponiendo su fuerza en los 60 con vallas y proclamándose campeona. Además, estableció la que fuera en su momento mejor marca mundial del año con 7,86, más adelante le fue robada por la sueca Kallur.

Además de sus triunfos en competiciones internacionales, también hay que destacar sus diez títulos de campeona de Estados Unidos al aire libre en 100 metros con vallas entre 1991 y 2004, y dos títulos en 100 metros llanos en 1993 y 1994.

En 1999 creó la Gail Devers Foundation, una organización de carácter benéfico dedicada a promover el acceso a la educación, la salud y el deporte para niños con pocos recursos. Su historia fue motivo para un telefilm titulado Run for the Dream: The Gail Devers Story' (1996) que recoge su enfermedad y como consiguió superarla para volver a triunfar en el atletismo.