Primera carrera en China tras la pandemia

Run

Parece que en China poco a poco vuelven a la normalidad. Ya han abierto algunos museos, industrias y poco a poco la gente vuelve a practicar deporte. Con medidas de seguridad y algo de miedo, sin dudas.

De hecho, el pasado 22 de marzo, con la idea de promover de nuevo el deporte y de volver, por fin a la normalidad, se llevó a cabo la primera carrera del país en Chengdu, en Sichuan. La Panda Mini Marathon, una prueba que solía tener a unos 20000 corredores, en esta ocasión solo recibió 1000 corredores.

Pero la idea no era la de celebrar un gran evento, sino de devolver la confianza a los corredores y resto de personas en esas tierras.

La carrera se llevó a cabo con todas las medidas de precaución que podamos pensar. Se solicitaron certificados de salud, se comprobó la temperatura de los participantes antes de correr y todos (o casi) llevaron mascarillas de protección.

En teoría también debían de mantener la distancia de seguridad de 1,5m pero como es de imaginar, esto fue imposible. Simplemente no se tocaban entre ellos. La última medida instaurada por los organizadores fue asegurarse de que no saliesen todos de golpe. Para ello dividió a los corredores en 10 grupos que salieron distanciados con dos minutos.

Una muestra de que en alguna parte del mundo se le va escapando al coronavirus y que hay esperanza al final del túnel. Las medidas adoptadas en China fueron muy drásticas, pero al final y tras mucho sufrimiento, por fin pueden salir a la calle y disfrutar de algo que nosotros tanto añoramos estos días. Correr.