Valentina Yegórova: Maratonista de oro

ESPN Run

Otra de las atletas que marcaron a fuego la historia del maratón es la rusa Valentina Yegórova, una de las pocas mujeres en conseguir más de una medalla olímpica en esta disciplina.

Valentina nació el 16 de febrero de 1964 en Cheboksary, Rusia, y desde temprana edad se dedicó al atletismo, para años más tarde volcarse a las largas distancias. Su primer gran resultado fue a sus 26 años, cuando consiguió la medalla de plata en los Campeonatos de Europa de Split en 1990, donde solo fue batida por la portuguesa Rosa Mota. En la maratón de Londres de 1991 finalizó en tercera posición, tras la portuguesa Mota y la estadounidense Francie Larrieu-Smith. Pero sin dudas el mayor éxito de su carrera deportiva fue la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, donde debido al desmembramiento de la Unión Soviética y la crisis geopolítica generada por este hecho participó representando al Equipo Unificado, logrando la victoria con 2h 32:41. En aquella memorable competencia Yegórova mantuvo un intenso duelo hasta los últimos metros con la japonesa Yuko Arimori, que finalmente arribó segunda con 2h 32:49, mientras que tercera fue la neozelandesa Lorraine Moller con 2h 33:59.

En las temporadas 1993 y 1994 Valentina logró la victoria en la prestigiosa Maratón de Tokio, una prueba en la que también fue segunda en las ediciones de 1991 y 1995. También brilló en la Maratón de Boston de 1994, donde finalizó en segunda posición tras la alemana Uta Pippig, e hizo la mejor marca de su vida con 2h 23:33 que fue en ese entonces además el récord de Rusia.

En 1995 se proclamó en Montbéliard-Belfort, Francia, campeona mundial de Medio maratón con 1h 09:58, y un año más tarde volvió a subirse al podio en sus segundos Juegos Olímpicos, los de Atlanta 1996. Allí Valentina tuvo una excelente actuación, ganando la medalla de plata con 2h 28:05, solo por detrás de la inalcanzable etíope Fatuma Roba que hizo 2h 26:05. Por su parte la japonesa Arimori, medallista de plata en 1992, se llevó aquí el bronce con 2h 28:39

Su último éxito importante fue el triunfo en la Maratón de Nagano de 1999, a sus 35 años de edad, con una marca de 2:28:41. Más tarde ocupó el puesto 11 en la maratón de Nagoya 2001, con un crono 2:28:40. Luego de eso, y tras una década completa plagada de éxitos, se alejó del alto rendimiento deportivo, dejando un legado imborrable para el deporte mundial.