Lesiones: síndrome de dolor patelofemoral

ESPN Run

Entre los runners, las rodillas suelen ser una de las partes más afectadas y que más lesiones presentan. Una de ellas es el síndrome de dolor patelofemoral, que es una afección localizada alrededor de la rodilla y en la parte frontal de la rótula. El dolor ocurre con el tiempo y puede empeorar al sentarse, o al hacer movimientos como subir y bajar escaleras, correr o saltar. Respecto a las causas, entre los runners una de las más comunes es la sobrecarga, debido a que deportes que implican correr o saltar suponen una tensión repetitiva sobre la articulación de la rodilla, lo que puede provocar irritación debajo de la rótula. Pero también puede aparecer debido a desequilibrios o debilidad muscular. En estos casos el dolor patelofemoral puede producirse cuando los músculos alrededor de la cadera y la rodilla no mantienen la rótula correctamente alineada. En este sentido, el movimiento hacia adentro de la rodilla cuando te pones en cuclillas puede estar asociado con el dolor patelofemoral.

El síndrome de dolor patelofemoral ocurre cuando los nervios detectan dolor en los tejidos blandos y el hueso alrededor de la rótula. Estos tejidos blandos incluyen los tendones, la almohadilla grasa debajo de la rótula y el tejido sinovial que reviste la articulación de la rodilla. En algunos casos de dolor patelofemoral, se presenta una afección llamada condromalacia rotuliana. La condromalacia rotuliana es el ablandamiento y degradación del cartílago articular que está en la parte interna de la rótula. Cabe aclarar aquí que no hay nervios en el cartílago articular, por lo que el daño al mismo cartílago no puede provocar dolor directamente. Sin embargo, sí puede provocar inflamación de la sinovia y dolor en el hueso subyacente.

Este síndrome es una de las lesiones que tienen que ver con la edad. Si bien no es excluyente, comúnmente el síndrome de dolor patelofemoral afecta a adolescentes y adultos jóvenes, a diferencia de problemas de rodilla en los grupos de más edad por lo general son provocados por la artritis. También el sexo juega su rol: estudios han demostrado que las mujeres tienen el doble de posibilidades que los hombres de padecer dolor patelofemoral, y esto se debe a que la anotomía en ambos casos es diferente. Las caderas más anchas por naturaleza en las mujeres tienen como objetivo preparar a su cuerpo para los embarazos y partos, y esto hace que el ángulo en que se unen los huesos en la articulación de la rodilla termine siendo mayor al de los hombres. Otra causa común suele ser el uso de calzado inadecuado, o bien que ya ha perdido sus propiedades de amortiguación.

Hay que tener en cuenta que si bien ciertas veces no podemos evitar los dolores de rodilla, ciertas medidas pueden ayudar a prevenirlo. Entre ellas las más destacadas son las relacionadas con la técnica y la fuerza muscular. Los cuádriceps y abductores de las caderas fuertes ayudan a mantener la rodilla en equilibrio durante la actividad, pero evita ponerte en cuclillas durante el levantamiento de pesas. También, como ocurre al momento de prevenir muchas lesiones, es clave tener una buena técnica al correr y mantener una postura correcta. Otro factor importante es evitar el sobrepeso, ya que cada kilogramo de más que tengamos supone un esfuerzo extra para nuestras rodillas en cada paso que damos al correr. Tampoco olvides comenzar todos tus entrenamientos y competencias con una buena entrada en calor previa. Ejercicios suaves de calentamiento por un período no menor a 5 minutos, incluyendo movilidad y estiramientos activos nos ayudarán a dejar listo a nuestro cuerpo de cara a los minutos intensos que se vienen. Y por último, recuerda la importancia de utilizar un buen calzado al correr. Asegúrate de que te ajuste bien y que te brinden una buena absorción de impacto. Y si tienes pie plano, considera usar plantillas para el calzado.

¿Tenés en cuenta las medidas para prevenir estos dolores?