Consejos para volver a correr

ESPN Run

Luego de la pausa obligada por el confinamiento, en muchos lugares ya se permite la práctica del running, mientras en otros si bien hay que esperar un poco más, seguramente es cuestión de algunos días. Sea cual sea el caso, volver a correr después de un período sin hacerlo requiere de ciertos cuidados tendientes a evitar lesiones propias de la falta de entrenamiento y de exigencia a nuestro cuerpo. Sucede que tanto nuestra capacidad cardiorrespiratoria como las de nuestros músculos y tendones se ha visto en mayor o menor medida afectada por la falta de continuidad, y es por eso que lo primero a tener en cuenta es el que el volumen tanto de las sesiones como del acumulado en las primeras semanas debe ser bajo. Idealmente, cada sesión de running durante el primer mes de tu regreso debería moverse entre los 30 y 50 minutos, y siempre con intensidades bajas. Esto significa que durante las primeras 3 a 4 semanas deberás olvidarte de los cambios de ritmo y series de velocidad. Para eso ya habrá tiempo, y si te pones a pensar no falta tanto. Un mes pasa rápido, y más aún si podemos hacer sesiones de rodajes suaves y a velocidad crucero, de esos que se disfrutan mucho. Ahí deberás hacer el foco ahora, y con el aliciente de que por el momento no asoman competencias en el horizonte, así que... ¿para qué forzar las cosas?

Otro punto importante es el de la hidratación. Ten en cuenta que aún en épocas de bajas temperatura esto es fundamental, ya que el balance hídrico y los correctos niveles de líquido en el cuerpo son fundamentales para que nuestro organismo pueda realizar de la mejor manera la tarea de construir y reconstituir tejidos dañados. Nuestros músculos, y especialmente los tendones, necesitan una ayuda extra en estas primeras semanas, y podremos dársela bebiendo regularmente agua durante todo el día. No esperes a los momentos de los entrenamientos para beber pequeños sorbos, divide el consumo de agua durante toda la jornada y de esa manera tus células siempre tendrán la cantidad de agua que necesitan para hacer su trabajo. Y eso si, cuando salgas a correr recuerda llevar tu propia botella con agua o bebida deportiva, evitando beber de las canillas o fuentes públicas ya que podrían ser un foco de contagio.

¿Tenés en cuenta estos consejos para la vuelta?