Volver a correr requiere de una adaptación

ESPN Run

Cuando hablamos de la importancia de realizar un entrenamiento progresivo nos estamos refiriendo al principio de la adaptación. Esto significa que tu cuerpo necesita acostumbrarse a que realices actividad física. Es imposible que tu organismo se sienta cómodo si pasas de ser una persona sedentaria a alguien que entrena todos los días a la semana. El principal problema de hacer este cambio brusco en la rutina es que ni tu mente ni tus músculos responderán de buena manera.

El principio de adaptación se basa principalmente en que cuando sufrimos el estrés o desgaste del ejercicio físico, luego de recuperarse nuestro cuerpo se adapta y se hace más eficiente. Es como aprender una nueva habilidad: al principio es difícil, pero con el tiempo se convierte en algo más natural y simple al realizarlo. Entonces, una vez que te adaptas a determinado esfuerzo, se necesita de un esfuerzo adicional para seguir progresando. Esto no solo sucede con el deporte el general, sino que aplica además para todas las disciplinas y por separado. ¿Qué queremos decir? Si eres un corredor avanzado y quieres empezar a hacer ciclismo, tu cuerpo no está adaptado al ciclismo por ser un corredor. Al realizar otra actividad trabajas otros músculos y esto significa que ellos también tendrán que acostumbrarse o adaptarse a los nuevos estímulos. De la misma manera, el haber estado entrenando durante meses solamente fuerza muscular y trabajos de técnica te ayudarán muchísimo a la hora de volver a correr. Pero eso no implica que no necesites unas semanas de adaptación a esta actividad.

Para poder respetar la adaptación al ejercicio es muy importante ser progresivos en los entrenamientos. De esta forma el cuerpo adquiere los cambios y las exigencias de a poco y sin sufrir demasiado estrés. Por lo contrario, si el cuerpo sufre demasiado estrés en poco tiempo pueden aparecer lesiones o daños en el músculo, esto no permite mejorar ni progreso en los entrenamientos. Por esta razón los entrenadores arman un determinado plan de trabajo para los corredores que recién empiezan, y otros para los avanzados y que ya tienen continuidad. Los planes de entrenamiento respetan siempre la misma dinámica: se entrena de mejor a mayor hasta cumplir el objetivo deseado.

¿Cómo planificas tu vuelta a la actividad?