Cómo funciona la quema de grasas

ESPN Run

Durante períodos en los que la cantidad de entrenamientos bajan es muy común que muchos runners suban de peso, y allí es importante controlar las cosas a tiempo. Para poder quitarse esos kilos de más, es clave entender cómo funciona el mecanismo de oxidación de grasas por parte de nuestro organismo. Veamos que sucede con la realización de cada ejercicio de carácter aeróbico, es decir los entrenamientos de más suaves, aquellos en los que podemos hablar con otra persona y nuestras pulsaciones cardíacas no se elevan a cerca de sus valores máximos.

En estos casos nuestro organismo, en primer término, obtiene la energía a través de la llamada "quema de grasas", que en realidad técnicamente es una oxidación de ácidos grasos libres provenientes de la degradación de las reservas de triglicéridos (lipólisis). Como verás, ocurre algo diferente a lo que pasa cuando hacemos ejercicios más exigentes, en donde nuestro cuerpo recurre mayormente a los hidratos de carbono almacenados en nuestro cuerpo en forma de glucógeno para usarlo como combustible.

Cabe aclarar que en los dos casos mencionados no utilizamos con exclusividad las grasas o los carbohidratos como combustible, sino que recurrimos a los dos, solo que con diferentes prioridades. Esta transición de un sustrato energético a otro no tiene un punto determinado y no sucede de forma repentina, sino de forma gradual y progresiva. Y desde luego depende de la duración e intensidad del entrenamiento que estemos haciendo. A lo largo de un ejercicio mantenido, la utilización de un tipo de "combustible" (sustrato) va tomando más protagonismo hasta que uno solapa al anterior. Por lo tanto, es difícil establecer y determinar un tiempo de duración de la utilización de los sustratos para su degradación. En definitiva, depende de una multitud de factores como la dieta que llevamos, el nivel de entrenamiento personal, el tipo de ejercicios que estemos haciendo, etc.

Entonces te preguntarás: ¿qué tipo de ejercicios me sirven más a la hora de quemar grasas? La primera respuesta está en los ejercicios de baja intensidad y mayor duración, como correr suave (o inclusive caminar) o pedalear, es decir los llamados "cardio". No obstante, será clave combinar e intercalar este tipo de trabajos con otros de mayor intensidad, como por ejemplo entrenamientos de fuerza o tonificación muscular, ya que estos contribuirán a acelerar el metabolismo. Así, entre ambos entrenamientos y sumando una alimentación equilibrada y sana, lograremos nuestro cometido.

¿Cómo controlas la quema de grasas?