¿Qué es el enjuague bucal con hidratos de carbono?

ESPN Run

Los hidratos de carbono son el combustible principal que utiliza nuestro cuerpo a la hora de correr. Y cuando nuestros entrenamientos o carreras exceden una determinada duración, las reservas de estos nutrientes comienzan a vaciarse, por lo que es necesario adoptar estrategias de nutrición en medio del ejercicio. Desafortunadamente, para muchas personas la ingesta de hidratos de carbono, aunque sea en pequeña cantidad puede producir molestias gastrointestinales. Especialmente para estos casos, una solución muy práctica es el enjuague oral durante 10 segundos con una solución que contenga carbohidratos (como puede ser, glucosa más fructosa), pero sin beberlas sino escupiendo la bebida. La utilización de una baja concentración del 6% al 6,4% de glucosa o maltodextrina parcialmente hidrolizada es el carbohidrato más utilizado, siendo esta último incolora e insípida cuando se disuelve en agua.

Esta práctica ha demostrado su eficacia en la mejora del rendimiento en resistencia aeróbica. Hay estudios que prueban los efectos del enjuague con hidratos sobre la contracción máxima voluntaria en estado muscular. En este sentido, en ejercicios de menos de 30 minutos no es necesario aportar hidratos, mientras que entre 30 y 60 minutos se recomienda el enjuague oral. Y si el ejercicio ya dura entre 1 y 2 horas, la recomendación es tomar hasta 30 gramos de hidratos por hora, cantidades que van subiendo en los entrenamientos o carreras de ultrafondo. En otras palabras, el sólo hecho de enjuagarse la boca con una bebida con carbohidratos podría ser eficaz para pruebas de duración más cortas, sugiriendo beneficios similares a la ingesta de estos nutrientes. Esto sucede porque este tipo de estrategia estimular los receptores sensoriales de la boca con una consecuente activación de las regiones cerebrales relacionadas con la recompensa, la motivación y la regulación de la actividad motora. Esto sería interesante además porque nos ahorraría el riesgo de posibles problemas estomacales que se relacionan con la ingesta de carbohidratos, especialmente en carreras o entrenamientos de corta duración.

¿Conocías esta posibilidad?