Historias de vida: Eilish McColgan: atletismo en su sangre

ESPN Run

Eilish McColgan nació en Dundee, Escocia, el 25 de noviembre de 1990. Esta atleta británica de 29 años de edad se especializa en las pruebas de 10.000, 5.000 y 3.000 metros. Pero quizás lo más llamativo de su historia es que desde hace unas temporadas sus entrenamientos se centran en el objetivo competir en los Juegos Olímpicos de Tokio, que acontecerá justo 30 años después de que su madre Liz McColgan lograra el oro en los campeonatos mundiales, en el mismo lugar.

La carrera deportiva de Eilish comenzó a brillar en la temporada 2006, cuando aún con 15 años ganó la medalla de plata los 1.500 metros durante el Campeonato Escocés de Atletismo, y una de bronce en el Campeonato Internacional de Escuelas Sub-17. Al año siguiente ocupó el quinto lugar en el Scottish Senior Championships a 1500 metros, y logró el bronce en la misma prueba de los Campeonatos de Atletismo Indoor de Escocia en 2008. Luego de eso fue seleccionada para los Juegos Commonwealth de la Juventud 2008 en India, pero no pudo asistir ya que sufrió una dura lesión en una rodilla, que le llevó un año y medio para recuperarse. Debido lesiones, también se perdió el Campeonato Mundial de 2011 celebrado en Daegu, Corea del Sur. No obstante, lejos de rendirse siguió su preparación y meses más tarde ocupó el cuarto lugar en los 1500 metros del Campeonato Indoor de Reino Unido 2011 y ganó la medalla de plata en los 5000 metros en el Campeonato Outdoor de ese país. Poco más tarde, en la misma temporada obtuvo la medalla de oro en los 1500 metros del Campeonato de Atletismo Universitario de Escocia. Por aquel momento aún cursaba sus estudios en Contabilidad y Matemáticas en la Universidad de Dundee.

Su éxitos se sucedieron en la temporada 2012, en la que Eilish con aún 21 años confirmó su calificación para los Juegos Olímpicos de Londres al ganar las pruebas selectivas británicas en los 3000 metros con obstáculos. Luego de eso, decidió no competir en el Campeonato Europeo de Atletismo 2012 en Helsinki, Finlandia, para focalizarse en su debut olímpico. En 2016 tendría sus segundos Juegos, en Río, donde llegó a la final de los 5000 metros femeninos, y en 2018 obtendría la medalla de plata en los 5000 metros del Campeonato Europeo de Atletismo en Berlín.

Todo esto es parte de la historia. Pero una anécdota ocurrida hace unos años marcaría a fuego su próximo objetivo. Era el año 2015 y Eilish, con 25 años, estaba en Tokio para una conferencia sobre antidopaje, y durante un rato libre salió a correr por un parque local. "Allí un hombre me paró y me preguntó si tenía algún tipo de relación con Liz McColgan", cuenta. "¡Fue de locos! Viajé a Tokio completamente sola. Nadie de mi familia estaba conmigo. Salí a correr un día y alguien reconoció mi estilo por el de mi madre". Cabe señalar que en 1991, exactamente 30 años antes de los próximos Juegos Olímpicos, Liz McColgan (ahora McColgan-Nuttall) regresó a casa con un tiempo de 31:14.31, con el que

ganó el oro en la carrera de 10.000 metros en el Mundial de Tokio. La técnica de Liz era inconfundible y aún es recordada en la ciudad, mezclando sus largas zancadas con poderosos movimientos de brazos y hombros. Eilish, que nació en noviembre de 1990, tenía menos de un año cuando tuvo lugar aquel Campeonato del Mundo. "Tokio es una ciudad que está en los corazones de mi familia", asegura. Ahora, tres décadas después, Eilish se está preparando para volver al lugar de la mayor victoria de su madre para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio. Y lo hará en la misma prueba de la que fue el testigo del triunfo de su madre, los 10.000 metros, en lo que será su tercer Juego.