No todo es correr y correr

ESPN Run

El running cautiva día a día a más adeptos, esto es una muy buena noticia. No obstante, no hay que perder de vista que también puede llevar a que muchos corredores realicen su propia rutina y organicen sus días de descanso. Y la realidad es que un entrenamiento mal planificado puede llevar a problemas muy costosos como lesiones, estancamiento y cansancio extremo. En líneas generales, este tipo de corredores que no son supervisados por ningún profesional caen en el error de no respetar los llamados “entrenamientos invisibles”. Se les llama así a los períodos de descanso, la correcta nutrición e hidratación, la adaptación al entrenamiento, los estiramientos, masajes deportivos, los ejercicios de técnica de carrera, el entrenamiento cruzado, etc.

Lo primero que cualquier corredor debería tener como base de todo es la planificación. Tener un plan es fundamental para llevar una continuidad en el ejercicio y realizar un entrenamiento progresivo en función a los objetivos. Esto también demarcará los tiempos de recuperación, que es una parte fundamental de los procesos de entrenamiento. En este sentido cabe señalar que para respetar el descanso hay una serie de pautas que debemos tener en cuenta, como dormir en promedio ocho horas diarias, no realizar entrenamientos exigentes como series de velocidad o rodajes largos dos días seguidos, no entrenar si no se descansó la noche anterior, o respetar los días de ejercicios indicados por el entrenador.

Otro punto clave para cualquier runner está en los estiramientos, que son fundamentales para evitar lesiones y dolores musculares el día después de haber entrenado. Y por último la alimentación saludable es otro de los pilares principales para lograr un buen rendimiento. Lo aconsejable es que tengas una consulta con un nutricionista para que evalúe cómo deben ser tus ingestas diarias según tu peso y la actividad física que realizas.

¿Cómo planificas tus entrenamientos?